Salir con un compañero de trabajo más joven

Mi jefa era una karen explotadora

2020.09.22 01:23 HisashiKomuro Mi jefa era una karen explotadora

Bueno, estuve pensando que podría compartir con ustedes por el especial de 500 subs. Recordé que tuve un amigo que fue un mendigo exigente pero sinceramente nunca ocurrió alto tan serio ni tan gracioso como para compartirlo con ustedes. Cuando estaba a punto de rendirme, recordé que mi jefa en USA era una Karen.
Asique empecemos con un poco de contexto (que en realidad no será poco pero todo será necesario para más adelante):
En el 2015 viaje a USA durante las vacaciones de la universidad para poder trabajar allá. Esto, a través de una agencia de trabajo que se encarga de este tipo de contratación de universitarios por 3 meses.
Fui a trabajar como housekeeper. Es decir, como personal de limpieza entre otras cosas de hoteles, cabañas, casas, etc. (todo esto en un resort de nieve). Dado que ese año se le considero a esa navidad como la más calurosa en 50 años, se podrán imaginar que nieve pues en realidad no había xD.
Esto generó tensión en todos los trabajadores del resort (lo cual se los puedo contar en otro video aunque no tenga mucho que ver con karens) pero también en los managers y administrativos del lugar. Muchas reservaciones se cancelaron, algunos restaurantes especialmente los más caros se vieron perjudicados y tuvieron incluso que cerrar esa temporada.
En nuestro caso, tuvimos trabajo necesario como para poder trabajar al menos 6 horas diarias los 5 días a la semana. Si se preguntan cómo es eso posible ps solo recuerden que incluso una casa sin haber sido usada, se llena de polvo. Sin embargo, esto solo duro un par de semanas y luego pasamos a trabajar menos tiempo. Durante este tiempo, nuestra jefa directa mostro un rostro bastante amigable. Nos permitió trabajar a nuestro ritmo y nos enseñó el sistema de limpieza y orden de la empresa. Así como lo leen, no se trataba solo de limpiar sino que existía la forma correcta de colocar y doblar el papel higiénico y las toallas (donde se tenia que formar un tipo de bolso donde se colocarían el shampoo, loción para la piel, etc. Realmente era todo un protocolo pero como mencione, nos permitía trabajar a nuestro ritmo.
Mis compañeras de trabajo eran señoras (todas eran madres a excepción de una) provenientes de Jamaica en su mayoría a excepción de un par de norteamericanos (me refiero a los nacidos en USA). Ellas obtuvieron el trabajo mediante un programa que tiene USA con su país para apoyarlos. Las señoras en su mayoría habían ido con anterioridad a USA a trabajar en el mismo oficio e incluso en la misma empresa por lo que sabían lo que hacían. Sin embargo, nuestro grupo era de los outsiders (ósea los que trabajan afuera de los hoteles). Nosotros estábamos a cargo de la limpieza, orden, entre otras cosas de las casas individuales que se encontraban en toda la montaña (donde está ubicado el Resort) a diferencia de otros trabajadores que se encontraban netamente en los hoteles del mismo.
Ahora veamos a los personajes
Yo: como empleado mal pagado que limpiaba casas en un resort en algún lugar de West Virginia.
Karen: jefa explotadora y ladrona que se llama realmente Kim (a veces me dará flojera y la llamaré así en la historia).
N: como compañera norteamericana bastante buena onda.
S: señoras jamaiquinas que trababan conmigo.
SK: sobrina de Karen que también era una Karen.
Andrew: como manager y jefe de Karen y por ende, mío también.
Rose: como jefa principal de todo el área y por ende jefa de todos.
Ahora sí, luego de este largo contexto, empezamos la historia.
Empezó a nevar entre mediados y finales de enero, las actividades empezaron a aumentar dado que más personas empezaban a reservar o directamente a venir al resort. Esto fue un alivio para todos ya que empezamos finalmente a trabajar un horario completo de 8/ 5 (8 horas por 5 días a la semana). Esto generó que mi jefa empezara a mostrar su verdadero rostro. Para empezar, decidió que nuestro grupo habitual de 5 miembros por casa pasara a solo 3. Ademas, empezó a darnos solo unos 15 minutos por casa (que eran de 2 pisos) en lugar del tiempo habitual de 25 o 30 min. Esto nos obligaba a prácticamente correr de un lado a otro a limpiar y a dejar muchos detalles de lado con respecto a la intensidad de la limpieza. Llego un punto que una vez tuvimos que limpiar una casa (esta si era pequeña) en 8 minutos. Seguramente te preguntarás, que puedes limpiar en 8 minutos pero francamente si tienes los insumos de limpieza a la mano y ya sabes que tienes que hacer, puedes lograr limpiar bastante. Esta fue la casa donde más presión nos puso porque literalmente los clientes ya habían llegado al resort y estaban esperando el poder ingresar a su casa alquilada. Esto en realidad no era culpa nuestra sino de una mala administración, ya que no era la primera casa que limpiábamos ese día y se pudo haber dado prioridad a esta desde el inicio en lugar de apresurarnos.
Una vez terminamos esa casa, mi jefa (Karen) nos dijo:
K: ya ven, si se lo proponen pueden trabajar aún más rápido, si seguimos así, podemos limpiar 7 casas por hora y terminar todo al medio día e irnos a casa temprano (aunque en realidad de cada 6 casas, en promedio solo en una se disponía en ayudarnos).
Literalmente todos la miramos con cara de: really nigga? Literal quería que trabajáramos más en menos tiempo lo cual significaría menos dinero en nuestra paga dado que este tipo de trabajo se paga por hora por lo que salir al medio día implicaría trabajar la mitad del tiempo y por ende la mitad del salario.
La Karen ignoro nuestras expresiones, se dirigió a su auto y fue a revisar las otras casas que tendríamos que limpiar. Nosotros entonces comentamos esto y decidimos que trabajaríamos lo mejor posible pero que no nos apresuraríamos como quería Kim (así se llama la Karen). Ella siguió intentando que acabáramos todas las casas en ese lapso de tiempo pero en realidad era virtualmente imposible a menos que evitáramos limpiar algunas cosas. El tiempo paso y finalmente desistió de aquella idea y lo más gracioso (prefiero verlo asi que enojarme ahora que lo pienso) es que una vez escuche a Karen conversando con una manager (un puesto por encima de ella pero de otra sección) que nuestro grupo trabajaba súper rápido y que en el lapso de 8 horas limpiábamos unas 23 casas mientras que los otros grupos (ósea los que trabajaban en hoteles) solo hacían 13 o 15. Es decir, la Karen era consciente que nos estaba explotando y que los números que producíamos eran de por si bastante buenos pero no, obviamente como Karen, ella quería mas y dado que su sueldo era fijo, le ayudaba mostrar ¨eficiencia¨ y permitir a la empresa el poder ahorrar, quedando bien ella aunque eso significara que nosotros recibiéramos mucho menos dinero.
Como les dije, esta Karen era mi jefa directa pero en realidad, no tenía gran relevancia en la empresa ya que solo estaba a cargo de un grupo de trabajadores en otras palabras, era jefa de grupo. Nuestro jefe de zona era también el jefe de un hotel el cual era nuestro fuerte, ahí teníamos un almacén gigante y una lavandería con lavadoras tan grandes que podrías meter a un adulto adentro. Él era un hombre joven, posiblemente de 32 o 35 años, había estudiado un MBA en California y llevaba ya un par de años en la empresa. Su nombre es Andrew. Él siempre nos recibía con una sonrisa e incluso a veces con algunos dulces. Era de esos jefes que te daban una buena impresión y que no te molestaría seguir sus órdenes. Karen lo odiaba y un par de veces la escuche hablar mal de el con su sobrina.
Esto es algo que sucedió en febrero, al haber una alza en el número de clientes y dado que ya los esclavos ósea nosotros no podíamos trabajar más rápido, decidieron aumentar el número de trabajadores (solo unos cuanto más) entre los cuales estuvo la sobrina de Karen. Podrías pensar que Karen uso sus influencias para que la contrataran pero en realidad estos trabajos no quieren de un título universitario por lo que asumo que con presentarte a la entrevista, tendrías prácticamente el trabajo en tus manos. La sobrina de Karen no era mejor que su tia, trabajaba por debajo de nuestra velocidad, se quejaba y cuando íbamos en el auto, Kim aprovechaba en hablar mal de Andrew y de la manager principal del área de housekeeping. Rose era la manager principal de todo el área de housekeeping por lo que era la jefa de todos nosotros y Kim quería su puesto. Tengo entendido que Rose había trabajado en la empresa prácticamente desde el inicio y que al parecer Andrew era el sobrino de ella por lo que Kim seguramente pensaba que Él había sido escogido por favoritismos en lugar de que por sus capacidades. Hasta donde sé, Karen nunca había estudiado más allá de secundaria por lo que no estaría en la capacidad técnica de poder manejar un hotel y a nosotros como lo haría Andrew.
Si se preguntan cómo termine en un auto con Kim y su sobrina pues en realidad es bastante simple, dado que trabajábamos limpiando las casas individuales en todo el resort, teníamos que transportar las cosas y a nosotros mismos en unas vans entonces yo siempre dormia en el camino hacia otra casa ya que el viaje podía durar unos 5 o 10 minutos. Yo tengo una habilidad (aunque puedes llamarlo debilidad también) al subir a un auto, rápidamente me quedo dormido por lo que realmente no fingía sino que me quedaba dormido. Sin embargo, algunas veces si cerraba mis ojos para descansar ya que la luz reflejada en la nieve puede llegar a fastidiar y eran en esas ocasiones cuando las escuchaba.
Si crees que esta Karen y su sobrina solo tienen mala actitud pues se equivocan, cuando Karen se iba a vigilar a los otros grupos (porque como les comente, nos dividimos en grupos de 3 y todo éramos unos 10 o 12), la sobrina de Karen nos mangoneaba como si ella estuviera a cargo cuando en realidad era la más nueva ahí. Esto solo pasaría como una simple queja pero en realidad, la sobrina de Karen en una de las habitaciones que limpiábamos encontró un anillo el cual no reporto haberlo encontrado pero fue tan estúpida de ponérselo al siguiente día y decir que se lo había regalado su novio. Algunas de las chicas vieron el anillo y la felicitaron porque se veía bastante caro. La sobrina de Karen en ese momento parecía bastante amable e incluso le ¨presto su anillo¨ a una de nuestras compañeros. A la semana después, yo pedi mis dos dias libres seguidos ya que estaba algo cansado y quería un descanso largo. Dado que normalmente tenia uno de los dias del fin de semana como dia libre, aproveche en pedir el lunes y martes de la siguiente semana como libres asique tuve 3 días fuera del trabajo.
Cuando volví, no vi a la sobrina de Karen por lo que pensé que tal vez ella habia pedido su día libre ese día. Luego de dos días al no verla, pregunte por ella ya que si bien no me caia bien, era raro que no apareciera. Además de esto, Karen no se veía del todo bien, se le notaba preocupada y algo cansada. A pesar que era una explotadora, a mí me trabaja bien (fuera del hecho que nos hacía trabajar como esclavos) ya que al ser el único hombre ahí, era yo quien cargaba las bolsas llenas de toallas, shampoo, jabón, etc. Desde la van hasta la casa y viceversa. Pensaras que unas toallas no pesan pero cuando cargas una bolsa como papa Noel con unas 24 toallas y más cosas dentro, créeme, empieza a ser pesado (especialmente cuando teníamos que sacar todas las toallas húmedas de las casas).
Pero bueno, volviendo al tema, decidi preguntarle a la única chica americana que trabajaba con nosotros que sucedía y ella me dijo:
N: no sabes?
Yo: Que cosa?
N: SK se encontró un anillo y se lo quedo pero no contaba con que los dueños sabían que lo habían olvidado en el hotel por lo que llamaron y dado que fue Rose quien atendió la solicitud, se puso a investigar y hablo con nosotras. Dado que no sabíamos nada de ese anillo y habíamos sido las únicas que entramos ahí, Rose tuvo que llamar a la policía. Resulta que el anillo valía 15 000 dólares por lo que se consideraba un robo mayor. La policía nos mostró el anillo (mediante unas fotos que los dueños le habían enviado a Rose) y nosotras lo reconocimos como el anillo que tenía SK.
Yo en ese momento no sabía de la existencia del anillo porque parece que se los mostro uno de los dias que no estuve. Y dado el valor del anillo pues todo esto sucedió bastante rápido.
Entonces N prosiguió:
N: SK fue tan estúpida de mostrárnoslo por lo que fue fácil saber que fue ella la ladrona. Sin embargo, esta estúpida no solo hizo eso sino que me inculpo. No sé qué pensaba pero seguramente creyó que si tenía una cómplice, los cargos disminuirían asique me lo dio para que lo viera. Yo estoy por casarme por lo que ella me lo presto con la excusa de que lo viera para tal vez escoger un anillo como el suyo (ósea el anillo robado) aunque en realidad creo que buscaba que el anillo tuviera más huellas en caso sucediera algo. Aunque no entiendo porque simplemente no lo oculto en lugar de mostrárnoslo a nosotras.
Yo: pero asumo que no te pusieron cargos dado que estas aquí cierto?
N: sí, claro. Pero me hicieron varias preguntas y las otras chicas testificaron todo lo que había dicho SK por lo que en realidad no tenía sentido que yo fuera su cómplice.
Yo: Entonces, está en la cárcel?
N. no, pago una fianza y bueno, está afuera pero igual recibió cargos por robo. Al parecer Karen pago la fianza que no fue barata y ps despidieron a SK obviamente. Karen está furioso por ello y creo que quería que me despidieran a mí también.
Yo: a ti?
N: si, supongo que no quería que SK se fuera sola.
Yo: sí que está loca. A Karen no le hicieron nada?
N: no, ya que ella en realidad no tenía nada que ver. Ya sabes, Karen es mala pero no es estúpida.
Yo: si, es cierto.
Luego de esto los días pasaron y Karen ps volvió a ser la Karen explotadora de siempre.
Luego de esto el tiempo trascurrió normal y llegamos a Marzo, mi último mes de trabajo en ese lugar.
Dado que la temporada de nieve estaba terminando y el Spring break estaba cerca, muchas casas y hoteles empezaron a dejar de tener clientes por lo que pasamos de limpiar cuartos a hacer la gran limpieza de primavera que consistía en hacer la limpieza más profunda posible en todos lados. Esto incluía labores como lijar las camas (al menos las que eran hechas de acero), quitarle el óxido a cualquier cosa de las casas, mover muebles, etc. Es en todo esto donde pasamos finalmente a ayudar al personal de los hoteles (que eran en su mayoría jamaiquinas). En estas limpiezas que podían durar una hora en una habitación de hotel hasta toda una mañana en una casa, charlábamos con estos otros trabajadores y resulto que ellos ganaban al día aproximadamente entre 6 a 8 dólares al día en propinas. Sé que no es mucho pero en 20 días serian aproximadamente entre 120 a 160 dólares lo cual no está nada mal.
En los tres meses que ya llevábamos trabajando ahí, habíamos encontrado dinero solo en cuatro ocasiones mientras que nuestras compañeras en el hotel nos dijeron que encontraban propinas prácticamente en todas las habitaciones. Estas propinas eran desde 4 o 5 dólares hasta 60 dólares. Esto dependía de cada familia que se alojaba asi como también del desastre que dejaban. Esto nos hizo sospechar de que alguien nos robaba. En realidad pensé que simplemente los clientes eran tacaños pero las señoras siempre comentaron que en otros hoteles o resorts podían recibir propinas prácticamente siempre pero que aquí no. Cuando conversamos mas seriamente del tema, las señoras me comentaron lo siguiente:
S: la verdad es que al inicio pensamos que eras tu quien nos robaba.
Yo: qué? Que yo me robaba las propinas?
S: si, aunque luego nos dimos que no tenía sentido ya que tu eras casi siempre el último en entrar a las casas o habitaciones.
Como les conté, yo era quien cargaba las cosas por lo que mientras ellas entraban para sacar las sabanas, toallas, etc., yo estaba trayendo las cosas de la van hacia las casas.
Yo: bueno, sí, yo casi siempre entró último y normalmente me ocupo de limpiar los baños y de aspirar los tapetes luego de que ustedes limpiaran los cuartos. Normalmente el dinero lo dejan en la mesa de la sala o de la cocina cuando esta está más cerca a la entrada.
S: si, por eso sabemos que no fuiste tú pero estamos casi seguras que fue Kim.
Yo: en serio?
S: si, ya que ella siempre ingresa primero a las casas a ¨inspeccionar¨. Mientras nosotros limpiamos la primera casa, ella suele ¨inspeccionar¨ todas las casas que tenemos programadas para el dia. Sospechamos que ella se queda con el dinero de las propinas. Ya que las únicas veces que recibimos propinas fue cuando hicimos servicio a la habitación, cuando tuvimos que limpiar una casa recién desalojada (la cual nos avisaron de improviso) y cuando tu encontraste dinero con el baño con esa nota, lo recuerdas?
Yo: si, claro. Nunca olvidare el ¨lamento el desastre¨ y los 11 dólares junto a esta nota.
S: bueno, si, ahí nos dimos cuenta que Karen no inspeccionaba la casa sino que solo buscaba en la sala y la cocina en busca de dinero y que no fue a ver al baño porque es un lugar poco común para dejar el dinero. Nunca habíamos recibido tan pocas propinas y eso que algunas de nosotras hemos hecho esto cada año por 5 años! Tu fuiste bastante considerado al compartir los 11 dólares ya que en realidad solo tu encontraste el dinero y nadie hubiera sabido que existían. En ese momento nos dimos cuenta que no podrías ser tú.
Esto pasó, la tercera semana que estuvimos trabajando cuando aún no había tanto trabajo. Hasta entonces el trato con ellas había sido bastante cordial pero ahora que lo pienso, fue por esas épocas donde empezamos a congeniar mejor.
Lamentablemente no habían pruebas para acusar a Karen ya que no habían cámaras en las casas, solo en los pasillos por lo que en realidad no había forma de demostrar que existían propinas en primer lugar y mucho menos que ella los tomaba.
El último día de mi trabajo Karen me pregunto si volvería el próximo año y que le encantaría tenerme nuevamente en sus filas.
Yo en ese momento pensé: en tus sueños, búscate otro cargador. Aunque decidí ser amable y le dije:
Yo: Lo siento Karen, en realidad el año que viene tendré cursos más pesados y puede que decida buscar un trabajo más relacionado a mis estudios en mi país.
Sinceramente tenía dolores de espalda y hombros todo el último mes. No soy la persona más atlética pero tampoco me considero una persona frágil por lo que realmente considero que había mucho peso en esas bolsas y realizar la misma acción una y otra vez pues termino agotándome. Las últimas semanas Karen al ver que estuve todo ese tiempo cargando solo las bolsas, tuvo la brillante idea de poner cada vez más cosas en una sola bolsa para que realizara menos viajes. Esto generaba mayor esfuerzo por mi parte y llego un punto donde literalmente la bolsa parecía más alta que yo (mido 1.67). En ese momento le dije delante de las señoras jamaiquinas:
Yo: y quien se supone que cargara eso? (sinceramente mis pensamientos salieron por mi boca)
Karen al darse cuenta que lo decía en serio me miro y dijo:
K: Oh cielos, pare que estuve poniendo mucho peso. Lo siento, tu sabes que yo estoy mal de la cadera y por eso no puedo cargar mucho y bueno, tu eres el único hombre aquí asique necesitamos tu ayuda.
Yo: bueno, entonces no le pongas tanto peso.
K: lo siento, lo siento. Es que mi hijo carga más peso y bueno, nunca se ha quejado.
Alguna vez escuche decir a K que su hijo media 1.86 por lo que obviamente debería poder cargar mucho más peso que yo, además de que trabaja como transportista es decir, que llevaba cosas de un lado a otro en un camión.
Luego de eso no volvió a aumentar el peso a las bolsas y supongo que quería que me llevara una buena impresión de ella para volver a ser su esclavo las vacaciones siguientes.
Finalmente volví a mi país y la empresa me ofreció volver el año siguiente con un aumento del 10% de mi salario pero negué de la forma más cordial la invitación con la excusa de que ya tenía otros planes. En realidad no los tenía pero no quería volver a ese infierno en la nieve junto a Karen.
Un par de años después, N (con quien sigo en contacto) me contó que Kim renuncio luego de haber pedido el puesto de Andrew (ya que el ascendió al puesto de Rose dos años después) y pues parece que los demás managers decidieron no recomendarla y finalmente se fue.
Al menos ya no le robara las propinas a nadie y si explotara a alguien, será a su familia ya que me enteré de que abrió su propia compañía de limpieza de casas y hoteles en las montañas aledañas junto a su familia.
Fin de la historia. Lamento que fuera súper largo, no espere escribir tanto.

Gracias a todos por leer y por suscribirse a mi canal, les comparto el link del video que hice a esta historia.
https://youtu.be/V2ucnnzfHzA
A los que no me conocen, los invito a pasarse por mi canal. Gracias por su tiempo
submitted by HisashiKomuro to padresconderecho [link] [comments]


2020.08.10 19:02 _Numen Los Dias Previos

Los Días Previos Los días previos experimenté la incontrolable sensación de que algo estaba a punto de pasar. De que algo estaba a punto de cambiar. Y era inevitable. Me encontraba caminando por las calles repletas de gente ansiosa, perturbada y muy, pero muy apurada, prestándole más atención que de costumbre a todo. Iba a paso lento, avanzando junto al ventanal de un café el otro día, y observé a través del cristal una pareja de ancianos compartiendo un pedazo de torta, lucían muy felices. Ella sostenía el tenedor, que en la punta tenía un trozo del postre, y esperaba pacientemente que su compañero abriera la boca. Tanto tardó el hombre que el trozo se cayó sobre la mesa; entonces, ambos comenzaron a reírse fervientemente. Contra mi voluntad, me arrancaron una sonrisa. Continué mi camino y el sonido de las campanas de la iglesia me invadió para luego recorrerme por dentro de pies a cabeza. Me quedé mirando el gracioso movimiento que hacía una paloma al caminar antes de espantarla y me hizo reír. Las cosas parecían ocurrir con más parsimonia, como en cámara lenta, y yo estaba más tranquilo, más... pasivo. Lo único que hacia era mirar. Últimamente me llevaba más tiempo comer. Sentarme en la mesa y terminarme todo el plato que tenía delante. Me tomaba mi tiempo para observar los colores de la comida, su textura. Pasaba minutos enteros sosteniendo la comida, oliéndola -repetidas veces- y finalmente llevándomela a la boca y degustarla. Por otra parte, ya no soportaba ver televisión; las ruidosas voces y las tramás dramáticas se me hacían insoportables. En su lugar, prefería leer. Pero a diferencia de años anteriores, esta vez si me detenía en cada palabra del texto para saborearla. También gozaba del sonido del silencio y la calidez de los rayos del sol. Ese día subí a la terraza de mi edificio y me quedé ahí por horas, solo existiendo. Veía como se alzaban los grandes edificios en el horizontes e imaginaba qué podrían estar haciendo las personitas que divisaba a la distancia, cómo serían sus vidas..., lo que me hacía pensar en la mía y en el hecho de que son contadas las veces que realmente me arriesgué en mi vida. En las que luché, en las que viví apasionadamente. A los treinta años aún se es joven -ni siquiera había llegado a la mitad de mi vida-, pero yo sentía el peso de los años sobre mi cuerpo tan fuertemente que no tenía ganas de salir a explorar el mundo o de vivir grandes aventuras a decir verdad. Tuve una adolescencia bastante trabajosa como para seguir queriendo complicarme la vida los años posteriores. No, la verdad es que no quería esforzarme por nada. Quería una vida simple, rodeada de personas simples, realizando un trabajo simple -aunque ese panorama sonara aburrido y deprimente. Alrededor de los veinte la chica con la que salía me reclamaba que nunca le compraba regalos ni la invitaba a cenar. Me gritaba a viva voz que le demostrara que la amaba, pero es que el amor tan solo se siente. Si hay que acudir a recursos materiales o a tretas sentimentales en pos de la validación del amor de la pareja ¿es entonces amor? Después de ella no volví a salir con nadie más. ¿Es triste admitir que no sentía ningún deseo, que no tenía ninguna aspiración? Me visualizaba a mi mismo en la cama, mirando el techo, pensando, replanteándome mi vida otra vez. Esa semana había agarrado la costumbre de repetir esa rutina todas las noches. No porque no estuviera cómodo donde me encontraba, si no porque... solo porque se presentaba la ocasión. Quizás estaba deprimido. La mañana siguiente tenía que dar una presentación en el trabajo y ni siquiera había empezado a prepararla. No parecía importante. Y eso me fastidiaba porque lo único que parecía relevante era remover el pasado y arrepentirme todos los días de la manera en la que habían salido las cosas y la forma en la que había desperdiciado el tiempo. ¡¿Para qué?! En mi mente siempre revoloteaba esa misma pregunta. Ante todo lo que hacía o lo que se me presentaba delante, me decía “¿para qué?”. ¿Para qué había decidido jugar a la víctima toda mi vida en lugar de tomar lo que habían hecho de mí, hacerme cargo de mi mismo y cumplir solo con mis propias expectativas de una vez? Pero todavía tenía tiempo, ¿no? Todavía podía renunciar a mi trabajo y guardar todo lo que entrara en mi mochila y salir a descubrir lo que el mundo tenía para ofrecerme, ¿no? Era joven. Tenía tiempo para empezar de nuevo. Quizás reconciliarme con el amor. Darle un giro de ciento ochenta grados a mi vida. Salí de la terraza y bajé corriendo las escaleras. Todos y cada uno de los escalones. Quería comprar una cerveza para festejar mi epifanía y el renacimiento de mi ser. Estaba tan feliz. Empujé la pesada puerta del edificio y corrí hacia el exterior. El aire fresco del atardecer alimentó mis pulmones; continué corriendo. Y entonces pasó. Una moto me levantó por los aires y al caer, cuando mi cabeza golpeó violentamente el suelo, morí de inmediato.
-Numen
submitted by _Numen to u/_Numen [link] [comments]


2020.07.19 17:33 holasoyandrick La apuesta del cementerio

La siguiente leyenda puede variar, como es normal en la mayoría de las historias populares. Los protagonistas suelen ser una chica con un vestido o un chico con una capa, pero la trama es la misma. Desde FCINCO, nos quedamos con la joven. La protagonista, cuyo nombre se desconoce, era una joven tímida. Por el trabajo de su padre, ella y su familia cambiaban constantemente de ciudad y de amigos.
En uno de esos tralados, un grupo de compañeros retó a la joven a una prueba de valentía: debía ir al cementerio de noche y clavar una nota en la última tumba del camposanto en la que decía "Yo estuve aquí". La chica, con ansias de ser una más y poder integrarse rápidamente en el grupo, aceptó el reto y esa misma noche se dispuso a cumplir su tenebrosa misión.
Aunque el cuerpo le pedía correr y abandonar el juego, la joven saltó la valla. Caminó entre el frío mármol, las siluetas de las cruces y las sombras de los ramos de flores posados encima de las tumbas.
Cuando por fin llegó a la última tumba, sus ojos estaban empañados de lágrimas y sus manos temblaban por el miedo contenido. Con una chincheta clavó la nota en la que demostraba su valentía y al levantarse para salir corriendo, algo tiró de su falda, atrapándola.
La mañana siguiente, al no tener noticias de la joven, el grupo de chicos se dirigió al camposanto. Allí encontraron su cuerpo inerte, con la falda de su vestido clavada con una chincheta a la última tumba del cementerio. Había muerto... de miedo.
submitted by holasoyandrick to eldiario [link] [comments]


2020.06.08 01:04 termitono Le rompó el brazo a padre con derecho

Sé que que está historia la había prometido hace unos días pero he tenido un fin de semana algo atareado, datos importantes de la historia, por ser alguien alto siempre me han buscado los bravucones para medir fuerzas y enseñar quien manda, desde que soy pequeño esto me sucede algo seguido, segundo dato importante como gerente de un pequeña tienda me dan una copia de las llave del sitio para abrir y demás cosas.
Esta historia es relativamente larga espero que la lean!
Era por el mes de noviembre del año pasado y estábamos algo atareados con mi compañero de trabajo sacando pedidos varios por diversos eventos que se celebran en mi país, no teníamos tiempo para perder cuando llega nuestro antagonista de la historia, PD(padre con derecho), el tipo llega y empuja a todos los clientes, y comienza a pedir pero mi compañero y yo lo ignoramos por la forma que trato a los demás clientes, el señor era de unos 45 años y de complexión delgada pero algo alto, entre los 1.75 y 1.80, el señor se molesta y solo grita que volverá más tarde, esto sucedió alrededor de las 11, y literalmente tenemos un cartel con el horario de atención que es de las 7am a las 4pm.
Por la cantidad inmensa de pedidos y todo terminamos cansando y salimos a las 4:20PM, bajamos la cortina de metal y le puse un candado, a todo esto mi compañero ya se había ido a su casa, cuando me levante después de haber puesto el candado llega corriendo y gritando el PD exigiendo que abriera de vuelta para atenderle exclusivamente a él, le respondí cortésmente que no, no podía hacer eso y procedí a ignorarlo e irme, pensé que todo había terminado pero NOOOOOO.
Una vez estaba en la parada de buses para irme logro ver qué venía PD con el ceño fruncido, pensé que vendría a gritarme cuando veo que levanta el brazo con un palo de escoba partido a la mitad, solo logro poner mi brazo para cubrirme pero obviamente esto me molestó y dolió a la vez.
Yo: que mierda le pasa señor?!
PD: Es lo que mereces por no atenderme, sabes quién soy no?!
Yo: si, un viejo ridículo altamente peligroso, váyase a la mierda antes que algo malo pase
El señor después de escuchar eso se abalanzó contra mi, logro agarrar su bazo derecho y no sé cómo me las arregle para dejarlo en el suelo.
Yo: señor por favor ya déjeme en paz, mañana se puede atender si quiere
El señor solo me escupe en la cara, me hizo enojar tanto que le patie el brazo que tenía agarrado, lo que pasó no me lo espere, su brazo se dobló en la posición contraria a la que debería de estar, en ese momento el señor soltó un grito que llamo la atención de todas las personas, lo solté y el solo lograr retorcerse del dolor y llorar, cuando me volteo estaba llegando la policía, al parecer alguien los llamo al ver la situación algo tensa, nos arrestaron a los dos, mientras está en la detención o prisión, no me acuerdo bien cómo se llama, le llamo a mi jefe contándole sobre la situación, el entiende y cuelga, ambos fuimos a juicio por desorden público, al final se optó por qué ninguno levantaría cargó contra el otro si es que queríamos salir de ahí en menos de 72 horas, una vez salimos a él lo llevaron al hospital, supongo que unos familiares, pasó el mes y llego diciembre, cuando estaba cerrando se me acerca una señora, me saluda, yo algo extrañado le devuelvo el saludo, la señora me pregunta si podemos hablar, le respondo que si, el dialogo fue algo así.
Señora: Gracias joven, el imbécil de mi esposo se lo merecía
Yo: (más confundido que otra cosa) a que se refiere señora?
Señora: desde que le rompió el brazo a mi esposo, el se calmó y ya no me pega, es más en estos momentos nos estamos divorciando
Obviamente yo me quedé estupefacto en ese momento, no sabía nada del tipo pero al parecer cuando le quebré el brazo se volvió más dócil de alguna manera, la señora saca de su bolsa una botella de champagne y me la regala, esa botella la goce como no se imaginan, pero al parecer el tipo no volverá a tener la misma movilidad en su brazo si no es con terapia intensiva
submitted by termitono to PadresConDerechos [link] [comments]


2020.04.15 07:34 el_tarolas Fuí funcionario publico y terminé dándole trabajo a una porquería de persona [Segunda Parte]

Mi sueño se cumplió, sin tener ninguna formación profesional, sin ni siquiera haber pisado nunca una Universidad, incluso sin haber terminado el bachillerato, desde el día uno de mi gestión como alcalde me convertí en el “Licenciado”. La primera vez que me extendió la mano y me dijo: Bueno días Licenciado. Estuve a punto de corregirle y decir: No, no soy licenciado, no supe que decir, quise corregirle, pero no pude, me tomó totalmente por sorpresa, tomé su mano, me tragué mis palabras y solo pude decir: bu buenos días.
Apenas era el segundo día transcurrido desde mi toma de posesión, el Cacique de pueblo fue el primero en venir a buscarme con el pretexto de felicitarme por mi triunfo, en realidad venía a cobrarme el favor. Mi primera acción como alcalde no fue resolver un problema comunitario, tampoco fue revisar las carencias del pueblo, mucho menos algo relacionado en favor de la comunidad, mi primera acción como alcalde, fue investigar aquí y haya como agilizar y resolver los asuntos del Cacique del pueblo.
Como alcalde tenía asignado un vehículo, una modesta camioneta, si bien se encontraba en buenas condiciones, no era de modelo reciente, dentro del personal administrativo y de confianza había un viejo amigo de mi padre, compañero de las borracheras cuando vivía mi padre. Diez años atrás, Arnulfo conducía borracho con su familia rumbo a Monterrey, al derrapar su camioneta se salió del camino y cayó en una zanja, su hijo menor fue el único que perdió la vida en aquel accidente, nunca más volvió a beber. Arnulfo hombre muy campechano y dicharachero, se desempeñaba como chofer, con 56 años de edad, Arnulfo estaría al servicio de mis traslados. Siempre, antes de subirme a la camioneta, lo saludaba lo más cerca posible, intentando percibir su aliento, Arnulfo con ojos de arrepentimiento y de chinga tu madre, me regresaba el saludo. Mi desconfianza hacía Arnulfo no duró mucho tiempo, comencé a llevar a mi Madre a Monterrey desde el tercer día como alcalde, tener un puesto público me habría las puertas y preferencia en los hospitales públicos y algunos privados. Al no poder ausentarme continuamente por ir a Monterrey, le encomendé a Arnulfo los traslados de mi madre siempre acompañada por 2 de mis hermanas, como yo aún no cobraba ni la primer quincena, los gastos de los traslados corrieron a cargo de municipio, me dije a mi mismo: “En cuanto cobres tu primer cheque, repondrás el dinero”, eso nunca sucedió.
Habían pasado unas cuantas semanas, estuve realizando visitas a los diferentes oficinas y corporaciones del municipio, saludando y conociendo a los diferentes funcionarios que tenían a su cargo las mimas, todos muy lambiscones por supuesto, esperando no perder su chamba, yo aún no sabía que método utilizar o como decidir a quien quitaba y mucho menos a quien ponía, todos los amigos del pueblo venían a saludarme a mi oficina, no podían ocultar su interés, en entre abrazos y felicitaciones la conversación siempre se dirigía a la pregunta: ¿Y ya sabes a quien vas a poner en la _________ de jefe?. Dentro de todas las dependencias que tenía el municipio, la última que visité fue la Casa de la Cultura, una casucha vieja, descuidada, con algunos adornos por aquí y por allá, recuerdos típicos de épocas pasadas, fotos de alcaldes, gente ilustre, personajes supuestamente importantes que yo no conocía o de los que nunca en mi vida había oído hablar, me recibió el Director de la casa la cultura en persona, me extendió su mano y me dijo: Mucho gusto en conocerle Licenciado, mi nombre es Crescencio Garza, y aquí está mi renuncia con carácter irrevocable, espero la acepte, por mi dignidad, no voy a seguir más sirviendo de títere para esa gente. Sin saber ni que, volteé la mirada hacia Arnulfo que se encontraba justo detrás de mi. – Ahora no lo entiendo señor Licenciado, pronto usted mismo se dará cuento a que me refiero –. Dejo salir un gran suspiro, se puso el sombrero, silbando comenzó a andar a paso lento calle abajo, se notaba muy sereno, quitándose un gran peso de encima. Volví a mirar a Arnulfo buscando alguna una explicación, Arnulfo impávido, respondió:
En el pueblo era un secreto a voces, todos sabíamos de las andadas de “Don Cacique”, pero a pesar de eso, lo veíamos como un miembro de la comunidad y además gracias a las aportaciones de Don Cacique había muchos cambios y progresos en el pueblo, así que todo mundo preferíamos voltear la mirada para otro lado, y pretender que no había nada de malo, -Haya él y sus negocios-.
Las palabras de Arnulfo me desconcertaron, pero había otros problemas más importantes que resolver, por lo pronto había que conseguir alguien que quisiera tomar el puesto y la dirección de la casa de la cultura, dónde podría conseguir alguien que además de tener el perfil, quisiera aventarse, tomar el puesto y además, estar dispuesto a ganar poco.
Esa noche le estuve dando vueltas al asunto, mi esposa me dijo que primo de Monterrey vendría unos días al pueblo porque tenía otro evento que había conseguido gracias a lo bien que le salió la fiesta de los XV años. Además de “Don Cacique”, ya éramos más los que nos vimos beneficiados por la dichosa fiestesita. A huevo! Grite, mi esposa tiró el café, -Pos que te pasa!- -El muchacho del video, luego te explico-
Muy temprano le llamé a mi primo para pedirle los datos del muchacho, me contó que ya no trabajaba para él, después de lo del video me dijo que se empezó a poner muy mamón: -Pues un día le hablé y le dije que el video que él editó lo pasaron en un medio local y que había gustado mucho, que habías ganado la elección, al morro ni le entusiasmó la noticia, por el contrario, me acuerdo que le prometiste chamba si quedabas, yo le hablé acá todo emocionado, y el morro muy mamón me dice: aahh órale pues que chido, de ahí se empezó a portar muy mamón, como que no le gustó que yo le haya pedido casi a huevo que te ayudara con el puto video, a los dos días me renunció-. Aún así me pasó el teléfono del morro con la advertencia de: Ahí tú sabrás, es medio mamoncito el morro, pero pues es de confianza, ahí tú vele.
Le dejé los datos del chavo a mi asistente y le pedí que se comunicara con el muchacho: -dígale que lo necesito ver lo antes posible en la Casa de la Cultura del Pueblo por favor, que es algo muy importante, y dígale que yo cumplo con mis promesas. Con las referencias que me había dado mi primo, pensé que el chavo no se iba a presentar. Acudió a la cita en la Casa de la Cultura, llegó puntual, le aventé un discurso de lo que había pasado, de que me parecía que era valioso, y le prepuse ser Director de la Casa de la Cultura, haciéndole saber que no había mucha paga pero tendría a su disposición un vehículo del municipio para sus traslados, el pueblo es chico, pero para su edad, sabiendo que acababa de terminar su carrera universitaria en proceso de titulación, era una gran oportunidad, podría comenzar a relacionarse y tomar experiencia. Pensé que se iba a entusiasmar con la propuesta, se quedó serio, ahí me acordé: Inche primo, tenía razón, este wey es mamoncito-. Aceptó no muy entusiasmado. Bueno, pues entonces te espero mañana para comenzar con el papeleo, ve con mi asistente, ella te dará los detalles.
Con los problemas de salud de mi madre, y que yo cada vez agarraba más dinero del municipio con la excusa de un día pagarlo, me olvidé por completo del asunto ese misterioso relacionado con la casa de la cultura y “Don Cacique”, me dije: Me voy a enterar por el chavo, de seguro don Cacique lo va a buscar, cuando eso suceda si la cosa es grave, va a venir corriendo a decirme lo que pasa y de esa forma me voy a enterar, y mato dos pájaros de un tiro, yo me lavo las manos y no me relaciono con el asunto, y de seguro el morro va a querer renunciar y regresarse a Monterrey, yo cumplí mi promesa, le di trabajo.
Paso una semana y no tuve noticia alguna, todo parecía transcurrir con normalidad, el chavo estaba tomando las riendas de la casa de la cultura, parecía que a pesar de su poco interés, le estaba poniendo empeño a sus actividades como director, del asunto de Don Cacique, ni una noticia. No tenía idea de lo que después vendría.
Le empecé a tomar mucha confianza a este muchacho, lo acepté como una parte de mi equipo de trabajo, muchas veces en las juntas él intervenía con comentarios y consejos, que muchas veces tomé y puse en práctica y terminaron resultando bien, incluso lo invitaba a mi casa, lo conoció mi esposa y mis hijos, no puede dejar de notar el nerviosismo con el que mi hija la mayor lo saludó, como padre entendí que mi hija ya era casi una mujer, pero algo muy claro tenía, no podía involucrar a mi familia con mi trabajo. En un lapso de 3 meses, el chavo ya estaba bien integrado, su actitud había cambiado mucho, ya no era el serio mamón, se desenvolvía muy bien, podría decir que era un miembro importante de mi gabinete, pero había una cosa que aún me intrigaba, ninguna noticia de “Don Cacique”. Al sexto mes un día por la mañana noté a Arnulfo muy serio, con cara de asustado, los ojos un poco rojos. Arnulfo no me digas que ya volviste a tomar? No mames Arnulfo, tantos años sobrio para que los eches a perder así no mas? -Como cree Licenciado, lo que pasa es que anoche no dormí. Estuvimos en la casa de la cultura hasta muy tarde, a Don Cacique se lo ocurrió mandar traer unas muchachas de Monterrey, me llamó entrada la noche y tuve que ir por ellas, ya usted sabe que a “Don Cacique” no se le puede decir que no. -¿En la casa de la cultura?, no mames Arnulfo, como que en la Casa de la Cultura?
En putiza me fui a buscar a este cabrón, para pedirle explicaciones, al no encontrarlo ahí, me fui directo a la casa donde estaba hospedado, tampoco estaba ahí, Arnulfo me dice: Licenciado, ¿no me diga que usted no lo sabe?, ¿No me diga que no se ha dado cuenta? -Cuenta de que Arnulfo?- -El muchacho ya no vive ahí, vive en la hacienda, aquella de “Don Cacique”, y yo que usted me andaba con cuidado, mejor sosiéguese, y ya que venga este muchacho lo ve con más serenidad.
Ya decidido a despedirlo, esta iba a ser su último día como Director de la Casa de la Cultura y su última noche en el pueblo. No llegó solo, iba acompañado de gente de Don Cacique: Mira muchacho, no sé en que te metiste, pero esto se acabó. Me interrumpió uno de los hombres de don Cacique. -Aquí no se ha terminado nada, por el contrario, Don Cacique tiene muchos planes para el muchacho, apenas va comenzando, mejor váyase para su casa, y hacemos de cuenta que no pasó nada.
No me quedó de otra que hacerme de la vista gorda, voltear a otro lado, mi prioridad en ese momento era la salud de mi madre. Durante todo el año siguiente, este chavo no solo cambió su actitud, cambio totalmente su vestir, tenía largos periodos de ausencia, al cobijo de “Don Casique” vivía la vida de los excesos, fiestas, prostitutas de la mejores, alcohol, drogas, muchas drogas, Arnulfo me contaba como el chavo se metía una inmensa cantidad cocaína, mariguana, crack, todo lo que llegaba a sus manos se le metía, de monterrey cada fin de semana llegaban mujeres por encargo, presumía que como Director de la Casa de la Cultura ganaba 40 mil pesos mensuales, que para la época y el municipio ni yo los ganaba. El muchacho tenía a su cargo una asistente, el municipio no pagaba su sueldo, lo pagaba de no se donde, tenía a la muchacha encargada de realizar la tesis para su titulación. Me invitó a mi y a mi familia a acudir a su acto académico, no nos quedó de otra que ir. Vestido de toga, llegó tarde al evento, perdido, llegó sumamente drogado, alucinando a sus compañeros les ponía nombres de artistas, de futbolistas, de personalidades: -Ira ahí esta Hugo Sánchez, aahhh José José cántanos una canción. El acto académico comenzó, el maestro de la ceremonia comenzó su discurso:
JOVEN, FRENTE A TI HAY UNA PUERTA CERRADA, SOLO TIENES UNA OPORTUNIDAD PARA PASAR A TRAVÉS DE ELLA. ESA PUERTA TAL VEZ TENGA UN CANDADO, NO TENDRÁS QUE ABRIRLO A LA FUERZA, PORQUE TIENES ALGO MUY VALIOSO: CONOCIMIENTO.
LA OPORTUNIDAD TE LA HAS GANADO CON TU ESFUERZO, CON EL ESTUDIO, ÁBRELA, DEL OTRO LADO ENCONTRARÁS LA SABIDURIA, ENCONTRARÁS AL CAMINO DE LA EXPERIENCIA, LA VERDAD Y LA LIBERTAD. FELICIDADES A TODOS LOS GRADUADOS!!!
Este chavo estaba tirado en una silla al fondo del salón, perdido, como alucinando, se perdió por completo su acto académico. Arnulfo al otro día me contó que en la camioneta había hecho todo un desmadre durante el camino, traía delirios, alucinaciones, la verdad no sé porque lo llevaron, hubiera sido mejor no asistir, para él y sobre todo, para nosotros. No me pude quedar de brazos cruzados, con la ayuda de Arnulfo, lo saqué del salón, había gente de “Don Casique”, pero entendieron que no tenía caso continuar, ya estaba echado a perder, decidí llevarlo a comer algo. En el camino de regreso nos pudimos deshacer de la gente de Don Cacique, todo el camino iba aluncinando, delirando con historias, como una supuesta bruja muy vieja se convertía en ave y volaba. Decidí llevarlo a comer algo a mi casa, mi Madre nos recibió, nos preparó a todos algo de comer, un caldo de pollo, las abuelas componen toda enfermedad con caldo de pollo. Durmió en mi casa, entre alucinaciones y delirios.
Dos años habían transcurrido, el chavo ya era totalmente otro, a pesar de su corta edad parecía perdido, transformado y trastornado, un día llegó a mi oficina con su renuncia, me dijo que no podía más, me dio mucha lástima, pero se lo tuve que decir así:
-Conmigo no hay problema muchacho, te aceptaría tu renuncia, con quien tienes que ir a Renunciar es con tu verdadero patrón, anda, ve a presentarle tu renuncia a ver si te la acepta.
Regresó al otro día a trabajar, bañado, cambiado, comenzó a tomar de nuevo las riendas de la casa de cultura, le pidió al Coordinador, -que era quien realmente estuvo haciendo su trabajo durante todo ese tiempo-, la lista de pendientes. No le duro mucho el entusiasmo, al tiempo se fue del pueblo, no supimos nada más de él.
Un año después mi hija desapareció, la busqué por todas partes, hice todo lo que pude, gasté todos mis recursos, tomé todo lo que pude de las arcas del municipio, hice uso del poder que tenía como funcionario para buscarla. Descuidé por completo la salud de mi madre, en poco tiempo murió.
Arnulfo fue quien me dio la noticia, mi hija se casó con ese muchacho, el mismo que un día se ganó mi confianza y a quien hoy considero como una de las peorías porquerías en la que una persona se puede convertir, espero un día encontrarlo, espero un día recuperar a mi hija.
EDIT: El merito es para u/EscoriaGorgorita. Gracias carnal por tus hostorias
submitted by el_tarolas to mexico [link] [comments]


2020.04.13 18:27 HuachiBot [Megathread] Coronavirus #6

Visita covidmx para una cobertura completa

Prevención

En la actualidad no existe una vacuna para prevenir la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Sin embargo, como recordatorio, los Centros para el Control y Prevencion de Enfermedades (CDC) siempre recomiendan medidas preventivas cotidianas para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. Estas medidas incluyen:
Fuente
Medidas de prevención para el sector educativo nacional

Síntomas

Los síntomas notificados por personas con COVID-19 varían desde aquellos que presentan síntomas leves hasta quienes se enferman gravemente.
Estos síntomas pueden aparecer 2 a 14 días después de la exposición al virus:
  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar (sentir que le falta el aire)
  • Escalofríos
  • Temblores y escalofríos que no ceden
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
Fuente
Teléfono de atención para personas con síntomas: 800-0044-800

Epidemiología (Internacional)

País Casos Confirmados Fallecidos (%) Recuperados (%)
EE. UU. 1,035,045 58,964 5.7% 118,228 11.42%
España 212,917 24,275 11.4% 108,947 51.17%
Italia 201,505 27,359 13.58% 68,941 34.21%
Reino Unido 161,145 21,678 13.45% 0 0.0%
Alemania 160,004 6,314 3.95% 110,263 68.91%
Francia 129,859 23,660 18.22% 46,886 36.11%
Turquía 114,653 2,992 2.61% 38,809 33.85%
Irán 92,584 5,877 6.35% 72,439 78.24%
China 82,858 4,633 5.59% 77,578 93.63%
Brasil 73,166 5,083 6.95% 32,544 44.48%
Países Bajos 38,802 4,711 12.14% 0 0.0%
India 31,787 1,008 3.17% 7,797 24.53%
Suiza 29,264 1,380 4.72% 22,200 75.86%
Ecuador 24,258 871 3.59% 1,557 6.42%
Suecia 20,302 2,462 12.13% 1,435 7.07%
México 16,752 1,569 9.37% 2,627 15.68%
Pakistán 14,885 327 2.2% 3,425 23.01%
Chile 14,365 207 1.44% 7,710 53.67%
Japón 14,097 434 3.08% 3,187 22.61%
Corea del Sur 10,761 246 2.29% 8,922 82.91%
Filipinas 8,212 558 6.79% 1,023 12.46%
Noruega 7,660 206 2.69% 0 0.0%
Colombia 5,949 269 4.52% 1,268 21.31%
Argentina 4,114 207 5.03% 1,151 27.98%
Global 3,130,191 217,674 6.95% 937,571 29.95%
Fuente

Epidemiología (Nacional)

Estado Casos Confirmados Fallecidos (%) Recuperados (%)
Ciudad de México 4,474 348 7.78% 2,254 50.38%
Estado de México 2,722 128 4.7% 1,993 73.22%
Baja California​ 1,397 190 13.6% 1,019 72.94%
Tabasco 890 106 11.91% 457 51.35%
Sinaloa 803 130 16.19% 493 61.39%
Quintana Roo 698 90 12.89% 298 42.69%
Nuevo León​ 646 14 2.17% 245 37.93%
Puebla 583 75 12.86% 310 53.17%
Veracruz​ 465 38 8.17% 120 25.81%
Tamaulipas​ 429 18 4.2% 180 41.96%
Coahuila​ 394 38 9.64% 177 44.92%
Chihuahua​ 381 73 19.16% 105 27.56%
Yucatán 378 23 6.08% 111 29.37%
Jalisco 316 25 7.91% 144 45.57%
Baja California Sur​ 300 15 5.0% 160 53.33%
Guanajuato​ 281 22 7.83% 101 35.94%
Sonora​ 260 30 11.54% 47 18.08%
Michoacan 250 37 14.8% 120 48.0%
Morelos 244 28 11.48% 69 28.28%
Guerrero 239 36 15.06% 93 38.91%
Hidalgo 226 27 11.95% 80 35.4%
Aguascalientes​ 198 5 2.53% 44 22.22%
Tlaxcala 159 17 10.69% 55 34.59%
Chiapas 141 6 4.26% 86 60.99%
Querétaro 123 12 9.76% 48 39.02%
Oaxaca 121 17 14.05% 35 28.93%
San Luis Potosí 85 8 9.41% 20 23.53%
Campeche 81 18 22.22% 48 59.26%
Zacatecas 68 7 10.29% 26 38.24%
Nayarit 67 11 16.42% 19 28.36%
Durango 56 6 10.71% 22 39.29%
Colima 26 2 7.69% 10 38.46%
Total 17,501 1,600 9.14% 8,989 51.36%
Fuente

Cronología

Febrero de 2020

El 27 de febrero de 2020, Hugo López-Gatell Ramírez —titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, en México— informó que había un paciente hospitalizado en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) que había dado positivo en una primera prueba de laboratorio a COVID-19.​
Al día siguiente, el 28 de febrero, se confirmaron los primeros casos: un italiano de 35 años de edad, residente de la Ciudad de México, y un ciudadano del estado de Hidalgo que se encontraba en el estado de Sinaloa. Ambos habían viajado poco tiempo atrás a Italia.​ Por la noche del mismo 28 de febrero, se oficializó un tercer caso en la Ciudad de México.​​ Estos últimos dos casos eran compañeros de trabajo que se infectaron al estar en contacto con un italiano durante una convención llevada a cabo en Bérgamo.​ Ese mismo día, y tras cumplir con los requerimientos sanitarios de China, el gobierno de México repatrió a tres connacionales que se encontraban en Wuhan.​
El cuarto caso se confirmó el 29 de febrero, y se trató de una joven del estado de Coahuila, de veinte años de edad, que había realizado un viaje poco tiempo atrás a Milán, Italia.​ Gatell Ramírez señaló que «en este momento, no hay razón científica o de salud pública para suspender actividades laborales y escolares, debido a que estamos en el escenario uno, que es trasmisión localizada en torno a los contactos. No hay trasmisión generalizada».​

Marzo de 2020

En marzo, se presentaron los siguientes casos:
El 1 de marzo, una joven de dieciocho años de edad que se encontraba estudiando en Italia junto con la joven de Coahuila confirmada el 29 de febrero, y que reside en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.​
El 6 de marzo, un habitante del estado de México, de 71 años de edad, que había viajado a Italia a finales del mes anterior.​
El 7 de marzo, un hombre de 46 años de edad, residente de la Ciudad de México.​
El 11 de marzo, el día que la OMS catalogó el COVID-19 como una pandemia,​ se reportaron cuatro nuevos casos: dos en la Ciudad de México y uno en Querétaro, todos ellos pacientes que habían regresado de un viaje a España y cuyas edades oscilan entre los 30 y 41 años. El caso restante es una mujer de 64 años de edad, del estado de México, que recientemente había estado en territorio estadounidense.​​
El 12 de marzo, otras cuatro infecciones se registraron en Querétaro, Puebla y Durango, todos ellos con edades superiores a los 30 años y con antecedentes de viaje a países europeos como España y Francia. Cabe señalar que uno de estos casos se propagó por contacto con una persona infectada.​
El 13 de marzo, la cantidad de infectados se incrementó a 26 casos, además de confirmarse la investigación de otros casos sospechosos en distintos estados del país.​ Entre los confirmados como portadores asintomáticos se encontraba Jaime Ruiz Sacristán, presidente del Consejo Administrativo de la Bolsa Mexicana de Valores,​ al igual que otros ciudadanos en Durango, San Luis Potosí y Yucatán.​​​
Al día 14, se confirmaron un total de 41 casos de coronavirus en el país,​ así como una segunda recuperación de un paciente infectado en el estado de México.​ Hasta ese momento, Campeche era el único estado del país en el que no se habían presentado casos sospechosos o confirmados por COVID-19.​
El día 15, la cantidad de casos confirmados se incrementó a 56, a la vez que se dio a conocer el tercer caso de recuperación, ocurrido en Coahuila.​
El día 16, la cantidad de casos confirmados por parte de la Secretaría de Salud aumentó a 82. Posteriormente, los gobiernos estatales de Sonora y de Tamaulipas confirmaron sus primeros casos positivos por coronavirus, por lo que la cantidad de entidades federativas con presencia de coronavirus llegó a 19.​
La cantidad de casos confirmados en el país superó el centenar el 18 de marzo, cuando se reportaron 118 casos, un incremento del 26% con respecto al resultado del día anterior (93 casos, el 17 de marzo). Si bien hasta entonces se habían registrado 787 casos negativos, todavía existían 314 sospechosos, además de casos de cuatro casos catalogados como «portadores» por asintomáticos en los estados de Jalisco, el estado de México y Puebla.​​ Este mismo día, la Secretaría de Salud confirmó la primera muerte por COVID-19 en México.​
El martes, 24 de marzo, el gobierno federal decretó el comienzo de la fase 2 de la pandemia por COVID-19 en el país, tras registrarse los primeros contagios locales.​ En opinión de Gatell Ramírez: «Seguiremos teniendo transmisión, la expectativa no es terminar con la epidemia de un momento a otro. También quiero ser claro que el éxito en la reducción de la transmisión, en vez de llevarnos a una epidemia corta, nos llevará a una epidemia más larga, pero esto es importante, porque lo que nos lleva es a administrar el riesgo. Quiere decir lograr que cada día haya menos casos que los que se pueden atender en el sistema de salud de México».​
El mismo día, 24 de marzo, un ciudadano mexicano murió en Perú por contagio de COVID-19, de acuerdo con un anuncio de la Secretaria de Relaciones Exteriores, dependencia que también notificó que el cuerpo habría de repatriarse como una operación humanitaria.​
El miércoles, 25 de marzo, el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, confirmó el primer caso de COVID-19 en esa entidad: una mujer que viajó a Nueva York, Estados Unidos.​ Hasta ese día, había un total de siete defunciones, 475 casos confirmados y más de 1600 sospechosos. Asimismo, cabe resaltar que solamente el 10 por ciento de las personas infectadas requirieron hospitalización, mientras que el resto recibieron atención médica ambulatoria. Los estados en los que se concentraban hasta ese momento la mayor parte de las infecciones eran: la Ciudad de México (82 casos), Nuevo León (52), Jalisco (46), Puebla (34) y Yucatán (29).​
El 26 de marzo, se dieron a conocer 110 nuevos casos confirmados, con lo que se elevó a 585 afectados por la enfermedad. Debido a este incremento, el IMSS anticipó que «se empieza a perder la trazabilidad de los contagios, lo que significa que ya no es posible conocer quién contagió a quién».​ La cantidad de muertes por COVID-19 se elevó a ocho, una de ellas en Quintana Roo.​ Ese día, la atleta Mariana Arceo reveló que se había recuperado de la infección que contrajo en un campamento en Barcelona a principios del mes.​
El 30 de marzo, se decretó la «emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor» en el país, ante la evolución de casos confirmados y muertes por la enfermedad.​ Hasta entonces se habían confirmado 1094 personas contagiadas y 28 defunciones en México, además de 2752 casos sospechosos y 5635 casos negativos. En total, se habían realizado pruebas por COVID-19 a 9481 personas en el país.​
El 31 de marzo, se reportó el fallecimiento de un médico de urgencias que trabajaba en la clínica 7 del IMSS de Monclova, Coahuila, al día siguiente de que muriera un paciente de la misma clínica por las mismas circunstancias. Esto llevó a la colocación de un cerco sanitario en el lugar y su reconversión como hospital especial para la atención de casos de COVID-19.​

Abril de 2020

El 1 de abril, de una suma total de 29 muertes por COVID-19 en México desde el inicio de la crisis y 1215 infectados oficiales, 35 ya se habían recuperado. México era, a esa fecha, el 45° país con mayor cantidad de infecciones por esta enfermedad, el primero de los cuales era Estados Unidos, con 214 482, seguido por Italia y España, con 110 574 y 104 118, respectivamente.​
El 2 de abril, la cantidad de casos confirmados se incrementó a 1500, los cuales se hallaron dispersos primordialmente en la Ciudad de México, en el estado de México y en Jalisco. Por otro lado, se registró un aumento de 13 defunciones más, la mayor cantidad de muertes diarias por COVID-19 en el país hasta ese momento. De acuerdo con Alomía: «Los adultos jóvenes en edad productiva y vida social son los que más contagian, y los hospitalizados graves y fallecidos son los adultos mayores». Cabe resaltar que la tendencia de aumento diario de casos se mantenía en un promedio de 150 casos, de acuerdo con registros de las autoridades sanitarias.​
El 3 de abril cerró con 1688 infectados totales oficiales en México, 60 muertes —el doble desde el principio del mes— y 633 recuperados. México era, a esa fecha, el 39ª país con mayor cantidad de infecciones, superado inmediatamente por Indonesia, con 1986 infecciones.​
El 5 de abril, las autoridades sanitarias de Baja California reportaron que Mexicali posee una curva de contagios ascendente similar a la de Wuhan, China, donde se originó el COVID-19, debido a que «los habitantes de esa región no han entendido que no tienen que estar juntos ni andar circulando en las calles».​
El 7 de abril los datos publicados mostraron un total de 141 decesos, 7526 casos sospechosos, 2785 casos confirmados y 15099 casos negativos,​ lo que refleja un incremento del 186,1 % con respecto a la semana anterior. En el caso de la Ciudad de México, que posee la mayor cantidad de pacientes infectados, sus cifras se triplicaron al registrar 141 casos confirmados en un día. Por otra parte, la mayor tasa de letalidad por COVID-19 recae en Ciudad de México, Sinaloa, Estado de México, y Quintana Roo. De acuerdo con Alomía: «La curva epidémica acumulada y la curva de incidentes en las últimas 24 horas se mantienen en una tendencia ascendente» en el país.​
El 8 de abril, si bien la cantidad de personas infectadas aumentó a 3181 además de 174 decesos como consecuencia de la enfermedad, las autoridades sanitarias revelaron que estiman la existencia de 26 mil casos de infección en el país de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Lo anterior implica que «por cada caso confirmado, hay cuando menos 8 que no han sido detectados por el sistema de salud nacional, ya sea porque no acudieron al médico o porque no se les aplicó la prueba de detección del virus».​ Se trata además del día con mayor cantidad de decesos en México —33, en total— desde que se registró la primera muerte.​
Un nuevo récord de decesos se registró el 14 de abril cuando las autoridades de Salud revelaron el fallecimiento de 74 pacientes de COVID-19 en el país. Asimismo, Alomía planteó la posibilidad de que se contabilicen 90 muertes más de casos sospechosos que presentaban síntomas similares a los de esta enfermedad.​ Hasta este día, la tasa de mortalidad es de 0,26 por cien mil habitantes, mientras que el 40 % de las víctimas infectadas se ha recuperado de la enfermedad. De forma similar, se reportó que 8 de cada 10 casos se recuperan «espontáneamente porque el sistema inmune elimina al virus en un periodo de 14 días y no registran secuelas o daños».​
El 15 de abril se reportaron 5847 casos confirmados en el país, y 449 decesos incluido el de una niña de 12 años de edad, la víctima más pequeña de la enfermedad. López-Gatell subrayó que «la epidemia ha acelerado su paso» en México.​ Las autoridades sanitarias estimaron que el pico máximo de la epidemia habría de ocurrir entre el 8 y 10 de mayo, y el 23 habría de ser «la etapa crítica de hospitalizaciones» por esta enfermedad.​
El 21 de abril, Hugo López Gatell anunció el inicio de la Fase 3, con la cual se mantienen las medidas de sana distancia, al menos hasta el 30 de mayo.​
Fuente

Últimas Noticias

Recursos Adicionales

Este hilo es actualizado cada hora. Última actualización: 29-04-2020 a las 08:00:19
submitted by HuachiBot to mexico [link] [comments]


2020.04.02 19:31 HuachiBot [Megathread] Coronavirus #5

Visita covidmx para una cobertura completa

Prevención

En la actualidad no existe una vacuna para prevenir la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Sin embargo, como recordatorio, los Centros para el Control y Prevencion de Enfermedades (CDC) siempre recomiendan medidas preventivas cotidianas para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. Estas medidas incluyen:
Fuente
Medidas de prevención para el sector educativo nacional

Síntomas

En los casos confirmados de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), las enfermedades reportadas han variado de tener síntomas leves a enfermedades graves, y hasta produjeron muertes. Los síntomas pueden incluir:
  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar
Los CDC creen, en este momento, que los síntomas del COVID-19 podrían aparecer en tan solo 2 días o hasta 14 días después de la exposición.
Fuente
Teléfono de atención para personas con síntomas: 800-0044-800

Epidemiología (Internacional)

País Casos Confirmados Fallecidos (%) Recuperados (%)
EE. UU. 562,506 22,151 3.94% 41,917 7.45%
España 169,510 17,614 10.39% 64,727 38.18%
Italia 156,363 19,899 12.73% 34,211 21.88%
Alemania 127,854 3,022 2.36% 52,889 41.37%
Francia 95,403 14,393 15.09% 27,186 28.5%
Reino Unido 88,621 11,329 12.78% 0 0.0%
China 82,160 3,341 4.07% 77,663 94.53%
Irán 73,303 4,585 6.25% 45,983 62.73%
Turquía 56,956 1,198 2.1% 3,446 6.05%
Países Bajos 26,551 2,823 10.63% 0 0.0%
Suiza 25,571 1,132 4.43% 12,700 49.67%
Brasil 22,685 1,267 5.59% 0 0.0%
Corea del Sur 10,537 217 2.06% 7,447 70.67%
India 9,352 324 3.46% 980 10.48%
Ecuador 7,466 333 4.46% 501 6.71%
Japón 7,255 102 1.41% 762 10.5%
Chile 7,525 82 1.09% 2,367 31.46%
Pakistán 5,496 93 1.69% 1,097 19.96%
Filipinas 4,932 315 6.39% 242 4.91%
México 4,661 296 6.35% 1,722 36.94%
Colombia 2,776 109 3.93% 257 9.26%
Argentina 2,208 95 4.3% 468 21.2%
Global 1,870,076 116,052 6.21% 441,323 23.6%
Fuente

Epidemiología (Nacional)

Estado Casos Confirmados Fallecidos (%) Recuperados (%)
Ciudad de México 1,328 56 4.22% 370 27.86%
Estado de México 523 22 4.21% 179 34.23%
Baja California 335 22 6.57% 105 31.34%
Puebla 256 20 7.81% 95 37.11%
Sinaloa 229 24 10.48% 35 15.28%
Quintana Roo 226 19 8.41% 77 34.07%
Jalisco 156 11 7.05% 130 83.33%
Tabasco 153 12 7.84% 80 52.29%
Coahuila 151 11 7.28% 45 29.8%
Nuevo León 124 5 4.03% 158 127.42%
Baja California Sur 120 2 1.67% 25 20.83%
Yucatán 107 6 5.61% 22 20.56%
Guanajuato 82 5 6.1% 56 68.29%
Veracruz 78 3 3.85% 20 25.64%
Guerrero 70 6 8.57% 15 21.43%
Sonora 69 5 7.25% 15 21.74%
Chihuahua 61 12 19.67% 27 44.26%
Querétaro 61 3 4.92% 28 45.9%
Michoacán 61 9 14.75% 18 29.51%
Hidalgo 58 9 15.52% 20 34.48%
Aguascalientes 55 1 1.82% 41 74.55%
San Luis Potosí 53 4 7.55% 29 54.72%
Tamaulipas 53 3 5.66% 19 35.85%
Morelos 44 7 15.91% 11 25.0%
Oaxaca 43 3 6.98% 12 27.91%
Chiapas 42 3 7.14% 10 23.81%
Tlaxcala 40 2 5.0% 4 10.0%
Nayarit 22 4 18.18% 10 45.45%
Campeche 19 1 5.26% 5 26.32%
Durango 16 4 25.0% 9 56.25%
Zacatecas 15 2 13.33% 7 46.67%
Colima 7 0 0.0% 4 57.14%
Total 4,657 296 6.36% 1,681 36.1%
Fuente

Cronología

Febrero de 2020

El 27 de febrero de 2020, Hugo López-Gatell Ramírez —titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, en México— informó que había un paciente hospitalizado en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) que había dado positivo en una primera prueba de laboratorio a COVID-19.​
Al día siguiente, el 28 de febrero, se confirmaron los primeros casos: un italiano de 35 años de edad, residente de la Ciudad de México, y un ciudadano del estado de Hidalgo que se encontraba en el estado de Sinaloa. Ambos habían viajado poco tiempo atrás a Italia.​ Por la noche del mismo 28 de febrero, se oficializó un tercer caso en la Ciudad de México.​​ Estos últimos dos casos eran compañeros de trabajo que se infectaron al estar en contacto con un italiano durante una convención llevada a cabo en Bérgamo.​ Ese mismo día, y tras cumplir con los requerimientos sanitarios de China, el gobierno de México repatrió a tres connacionales que se encontraban en Wuhan.​
El cuarto caso se confirmó el 29 de febrero, y se trató de una joven del estado de Coahuila, de veinte años de edad, que había realizado un viaje poco tiempo atrás a Milán, Italia.​ Gatell Ramírez señaló que «en este momento, no hay razón científica o de salud pública para suspender actividades laborales y escolares, debido a que estamos en el escenario uno, que es trasmisión localizada en torno a los contactos. No hay trasmisión generalizada».​

Marzo de 2020

En marzo, se presentaron los siguientes casos:
El 1 de marzo, una joven de dieciocho años de edad que se encontraba estudiando en Italia junto con la joven de Coahuila confirmada el 29 de febrero, y que reside en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.​
El 6 de marzo, un habitante del estado de México, de 71 años de edad, que había viajado a Italia a finales del mes anterior.​
El 7 de marzo, un hombre de 46 años de edad, residente de la Ciudad de México.​
El 11 de marzo, el día que la OMS catalogó el COVID-19 como una pandemia,​ se reportaron cuatro nuevos casos: dos en la Ciudad de México y uno en Querétaro, todos ellos pacientes que habían regresado de un viaje a España y cuyas edades oscilan entre los 30 y 41 años. El caso restante es una mujer de 64 años de edad, del estado de México, que recientemente había estado en territorio estadounidense.​​
El 12 de marzo, otras cuatro infecciones se registraron en Querétaro, Puebla y Durango, todos ellos con edades superiores a los 30 años y con antecedentes de viaje a países europeos como España y Francia. Cabe señalar que uno de estos casos se propagó por contacto con una persona infectada.​
El 13 de marzo, la cantidad de infectados se incrementó a 26 casos, además de confirmarse la investigación de otros casos sospechosos en distintos estados del país.​ Entre los confirmados como portadores asintomáticos, se encontraba Jaime Ruiz Sacristán, presidente del Consejo Administrativo de la Bolsa Mexicana de Valores,​ al igual que otros ciudadanos en Durango, San Luis Potosí y Yucatán.​​​
Al día 14, se confirmaron un total de 41 casos de coronavirus en el país,​ así como una segunda recuperación de un paciente infectado en el estado de México.​ Hasta ese momento, Campeche era el único estado del país en el que no se habían presentado casos sospechosos o confirmados por COVID-19.​
El día 15, la cantidad de casos confirmados se incrementó a 56, a la vez que se dio a conocer el tercer caso de recuperación, ocurrido en Coahuila.​
El día 16, la cantidad de casos confirmados por parte de la Secretaría de Salud aumentó a 82. Posteriormente, los gobiernos estatales de Sonora y de Tamaulipas confirmaron sus primeros casos positivos por coronavirus, por lo que la cantidad de entidades federativas con presencia de coronavirus llegó a 19.​
La cantidad de casos confirmados en el país superó el centenar el 18 de marzo, cuando se reportaron 118 casos, un incremento del 26% con respecto al resultado del día anterior (93 casos, el 17 de marzo). Si bien hasta entonces se habían registrado 787 casos negativos, todavía existían 314 sospechosos, además de casos de cuatro casos catalogados como «portadores» por asintomáticos en los estados de Jalisco, el estado de México y Puebla.​​ Este mismo día, la Secretaría de Salud confirmó la primera muerte por COVID-19 en México.​
El martes, 24 de marzo, el gobierno federal decretó el comienzo de la fase 2 de la pandemia por COVID-19 en el país, tras registrarse los primeros contagios locales.​ En opinión de Gatell Ramírez: «Seguiremos teniendo transmisión, la expectativa no es terminar con la epidemia de un momento a otro. También quiero ser claro que el éxito en la reducción de la transmisión, en vez de llevarnos a una epidemia corta, nos llevará a una epidemia más larga, pero esto es importante, porque lo que nos lleva es a administrar el riesgo. Quiere decir lograr que cada día haya menos casos que los que se pueden atender en el sistema de salud de México».​
El mismo día, 24 de marzo, un ciudadano mexicano murió en Perú por contagio de COVID-19, de acuerdo con un anuncio de la Secretaria de Relaciones Exteriores, dependencia que también notificó que el cuerpo habría de repatriarse como una operación humanitaria.​
El miércoles, 25 de marzo, el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, confirmó el primer caso de COVID-19 en esa entidad: una mujer que viajó a Nueva York, Estados Unidos.​ Hasta ese día, había un total de siete defunciones, 475 casos confirmados y más de 1600 sospechosos. Asimismo, cabe resaltar que solamente el 10 por ciento de las personas infectadas requirieron hospitalización, mientras que el resto recibieron atención médica ambulatoria. Los estados en los que se concentraban hasta ese momento la mayor parte de las infecciones eran: la Ciudad de México (82 casos), Nuevo León (52), Jalisco (46), Puebla (34) y Yucatán (29).​
El 26 de marzo, se dieron a conocer 110 nuevos casos confirmados, con lo que se elevó a 585 afectados por la enfermedad. Debido a este incremento, el IMSS anticipó que «se empieza a perder la trazabilidad de los contagios, lo que significa que ya no es posible conocer quién contagió a quién».​ La cantidad de muertes por COVID-19 se elevó a ocho, una de ellas en Quintana Roo.​ Ese día, la atleta Mariana Arceo reveló que se había recuperado de la infección que contrajo en un campamento en Barcelona a principios del mes.​
El 30 de marzo, se decretó la «emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor» en el país, ante la evolución de casos confirmados y muertes por la enfermedad.​ Hasta entonces se habían confirmado 1094 personas contagiadas y 28 defunciones en México, además de 2752 casos sospechosos y 5635 casos negativos. En total, se habían realizado pruebas por COVID-19 a 9481 personas en el país.​
El 31 de marzo, se reportó el fallecimiento de un médico de urgencias que trabajaba en la clínica 7 del IMSS de Monclova, Coahuila, al día siguiente de que muriera un paciente de la misma clínica por las mismas circunstancias. Esto llevó a la colocación de un cerco sanitario en el lugar y su reconversión como hospital especial para la atención de casos de COVID-19.​

Abril de 2020

El 1 de abril, de una suma total de 29 muertes por COVID-19 en México desde el inicio de la crisis y 1215 infectados oficiales, 35 ya se habían recuperado. México era, a esa fecha, el 45° país con mayor cantidad de infecciones por esta enfermedad, el primero de los cuales era Estados Unidos, con 214 482, seguido por Italia y España, con 110 574 y 104 118, respectivamente.​
El 2 de abril, la cantidad de casos confirmados se incrementó a 1500, los cuales se hallaron dispersos primordialmente en la Ciudad de México, en el estado de México y en Jalisco. Por otro lado, se registró un aumento de 13 defunciones más, la mayor cantidad de muertes diarias por COVID-19 en el país hasta ese momento. De acuerdo con Alomía: «Los adultos jóvenes en edad productiva y vida social son los que más contagian, y los hospitalizados graves y fallecidos son los adultos mayores». Cabe resaltar que la tendencia de aumento diario de casos se mantenía en un promedio de 150 casos, de acuerdo con registros de las autoridades sanitarias.​
El 3 de abril cerró con 1688 infectados totales oficiales en México, 60 muertes —el doble desde el principio del mes— y 633 recuperados. México era, a esa fecha, el 39ª país con mayor cantidad de infecciones, superado inmediatamente por Indonesia, con 1986 infecciones.​
El 5 de abril, las autoridades sanitarias de Baja California reportaron que Mexicali posee una curva de contagios ascendente similar a la de Wuhan, China, donde se originó el COVID-19, debido a que «los habitantes de esa región no han entendido que no tienen que estar juntos ni andar circulando en las calles».​
El 7 de abril los datos publicados mostraron un total de 141 decesos, 7526 casos sospechosos, 2785 casos confirmados y 15099 casos negativos,​ lo que refleja un incremento del 186,1 % con respecto a la semana anterior. En el caso de la Ciudad de México, que posee la mayor cantidad de pacientes infectados, sus cifras se triplicaron al registrar 141 casos confirmados en un día. Por otra parte, la mayor tasa de letalidad por COVID-19 recae en Ciudad de México, Sinaloa, Estado de México, y Quintana Roo. De acuerdo con Alomía: «La curva epidémica acumulada y la curva de incidentes en las últimas 24 horas se mantienen en una tendencia ascendente» en el país.​
El 8 de abril, si bien la cantidad de personas infectadas aumentó a 3181 además de 174 decesos como consecuencia de la enfermedad, las autoridades sanitarias revelaron que estiman la existencia de 26 mil casos de infección en el país de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Lo anterior implica que «por cada caso confirmado, hay cuando menos 8 que no han sido detectados por el sistema de salud nacional, ya sea porque no acudieron al médico o porque no se les aplicó la prueba de detección del virus».​ Se trata además del día con mayor cantidad de decesos en México —33, en total— desde que se registró la primera muerte.​
Fuente

Últimas Noticias

Recursos Adicionales

Este hilo es actualizado cada hora. Última actualización: 13-04-2020 a las 11:00:17
submitted by HuachiBot to mexico [link] [comments]


2020.03.12 02:00 HuachiBot [Megathread] Coronavirus

Visita covidmx para una cobertura completa

Prevención

En la actualidad no existe una vacuna para prevenir la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Sin embargo, como recordatorio, los Centros para el Control y Prevencion de Enfermedades (CDC) siempre recomiendan medidas preventivas cotidianas para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. Estas medidas incluyen:
Fuente
Medidas de prevención para el sector educativo nacional

Síntomas

En los casos confirmados de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), las enfermedades reportadas han variado de tener síntomas leves a enfermedades graves, y hasta produjeron muertes. Los síntomas pueden incluir:
  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar
Los CDC creen, en este momento, que los síntomas del COVID-19 podrían aparecer en tan solo 2 días o hasta 14 días después de la exposición.
Fuente
Teléfono de atención para personas con síntomas: 800-0044-800

Epidemiología (Internacional)

País Casos Confirmados Fallecidos (%) Recuperados (%)
EE. UU. 562,506 22,151 3.94% 41,917 7.45%
España 169,510 17,614 10.39% 64,727 38.18%
Italia 156,363 19,899 12.73% 34,211 21.88%
Alemania 127,854 3,022 2.36% 52,889 41.37%
Francia 95,403 14,393 15.09% 27,186 28.5%
Reino Unido 88,621 11,329 12.78% 0 0.0%
China 82,160 3,341 4.07% 77,663 94.53%
Irán 73,303 4,585 6.25% 45,983 62.73%
Turquía 56,956 1,198 2.1% 3,446 6.05%
Países Bajos 26,551 2,823 10.63% 0 0.0%
Suiza 25,571 1,132 4.43% 12,700 49.67%
Brasil 22,685 1,267 5.59% 0 0.0%
Corea del Sur 10,537 217 2.06% 7,447 70.67%
India 9,352 324 3.46% 980 10.48%
Ecuador 7,466 333 4.46% 501 6.71%
Japón 7,255 102 1.41% 762 10.5%
Chile 7,525 82 1.09% 2,367 31.46%
Pakistán 5,496 93 1.69% 1,097 19.96%
Filipinas 4,932 315 6.39% 242 4.91%
México 4,661 296 6.35% 1,722 36.94%
Colombia 2,776 109 3.93% 257 9.26%
Argentina 2,208 95 4.3% 468 21.2%
Global 1,870,076 116,052 6.21% 441,323 23.6%
Fuente

Epidemiología (Nacional)

Estado Casos Confirmados Fallecidos (%) Recuperados (%)
Ciudad de México 1,328 56 4.22% 370 27.86%
Estado de México 523 22 4.21% 179 34.23%
Baja California 335 22 6.57% 105 31.34%
Puebla 256 20 7.81% 95 37.11%
Sinaloa 229 24 10.48% 35 15.28%
Quintana Roo 226 19 8.41% 77 34.07%
Jalisco 156 11 7.05% 130 83.33%
Tabasco 153 12 7.84% 80 52.29%
Coahuila 151 11 7.28% 45 29.8%
Nuevo León 124 5 4.03% 158 127.42%
Baja California Sur 120 2 1.67% 25 20.83%
Yucatán 107 6 5.61% 22 20.56%
Guanajuato 82 5 6.1% 56 68.29%
Veracruz 78 3 3.85% 20 25.64%
Guerrero 70 6 8.57% 15 21.43%
Sonora 69 5 7.25% 15 21.74%
Chihuahua 61 12 19.67% 27 44.26%
Querétaro 61 3 4.92% 28 45.9%
Michoacán 61 9 14.75% 18 29.51%
Hidalgo 58 9 15.52% 20 34.48%
Aguascalientes 55 1 1.82% 41 74.55%
San Luis Potosí 53 4 7.55% 29 54.72%
Tamaulipas 53 3 5.66% 19 35.85%
Morelos 44 7 15.91% 11 25.0%
Oaxaca 43 3 6.98% 12 27.91%
Chiapas 42 3 7.14% 10 23.81%
Tlaxcala 40 2 5.0% 4 10.0%
Nayarit 22 4 18.18% 10 45.45%
Campeche 19 1 5.26% 5 26.32%
Durango 16 4 25.0% 9 56.25%
Zacatecas 15 2 13.33% 7 46.67%
Colima 7 0 0.0% 4 57.14%
Total 4,657 296 6.36% 1,681 36.1%
Fuente

Cronología

Febrero de 2020

El 27 de febrero de 2020, Hugo López-Gatell Ramírez —titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, en México— informó que había un paciente hospitalizado en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) que había dado positivo en una primera prueba de laboratorio a COVID-19.​
Al día siguiente, el 28 de febrero, se confirmaron los primeros casos: un italiano de 35 años de edad, residente de la Ciudad de México, y un ciudadano del estado de Hidalgo que se encontraba en el estado de Sinaloa. Ambos habían viajado poco tiempo atrás a Italia.​ Por la noche del mismo 28 de febrero, se oficializó un tercer caso en la Ciudad de México.​​ Estos últimos dos casos eran compañeros de trabajo que se infectaron al estar en contacto con un italiano durante una convención llevada a cabo en Bérgamo.​ Ese mismo día, y tras cumplir con los requerimientos sanitarios de China, el gobierno de México repatrió a tres connacionales que se encontraban en Wuhan.​
El cuarto caso se confirmó el 29 de febrero, y se trató de una joven del estado de Coahuila, de veinte años de edad, que había realizado un viaje poco tiempo atrás a Milán, Italia.​ Gatell Ramírez señaló que «en este momento, no hay razón científica o de salud pública para suspender actividades laborales y escolares, debido a que estamos en el escenario uno, que es trasmisión localizada en torno a los contactos. No hay trasmisión generalizada».​

Marzo de 2020

En marzo, se presentaron los siguientes casos:
El 1 de marzo, una joven de dieciocho años de edad que se encontraba estudiando en Italia junto con la joven de Coahuila confirmada el 29 de febrero, y que reside en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.​
El 6 de marzo, un habitante del estado de México, de 71 años de edad, que había viajado a Italia a finales del mes anterior.​
El 7 de marzo, un hombre de 46 años de edad, residente de la Ciudad de México.​
El 11 de marzo, el día que la OMS catalogó el COVID-19 como una pandemia,​ se reportaron cuatro nuevos casos: dos en la Ciudad de México y uno en Querétaro, todos ellos pacientes que habían regresado de un viaje a España y cuyas edades oscilan entre los 30 y 41 años. El caso restante es una mujer de 64 años de edad, del estado de México, que recientemente había estado en territorio estadounidense.​​
El 12 de marzo, otras cuatro infecciones se registraron en Querétaro, Puebla y Durango, todos ellos con edades superiores a los 30 años y con antecedentes de viaje a países europeos como España y Francia. Cabe señalar que uno de estos casos se propagó por contacto con una persona infectada.​
El 13 de marzo, la cantidad de infectados se incrementó a 26 casos, además de confirmarse la investigación de otros casos sospechosos en distintos estados del país.​ Entre los confirmados como portadores asintomáticos, se encontraba Jaime Ruiz Sacristán, presidente del Consejo Administrativo de la Bolsa Mexicana de Valores,​ al igual que otros ciudadanos en Durango, San Luis Potosí y Yucatán.​​​
Al día 14, se confirmaron un total de 41 casos de coronavirus en el país,​ así como una segunda recuperación de un paciente infectado en el estado de México.​ Hasta ese momento, Campeche era el único estado del país en el que no se habían presentado casos sospechosos o confirmados por COVID-19.​
El día 15, la cantidad de casos confirmados se incrementó a 56, a la vez que se dio a conocer el tercer caso de recuperación, ocurrido en Coahuila.​
El día 16, la cantidad de casos confirmados por parte de la Secretaría de Salud aumentó a 82. Posteriormente, los gobiernos estatales de Sonora y de Tamaulipas confirmaron sus primeros casos positivos por coronavirus, por lo que la cantidad de entidades federativas con presencia de coronavirus llegó a 19.​
La cantidad de casos confirmados en el país superó el centenar el 18 de marzo, cuando se reportaron 118 casos, un incremento del 26% con respecto al resultado del día anterior (93 casos, el 17 de marzo). Si bien hasta entonces se habían registrado 787 casos negativos, todavía existían 314 sospechosos, además de casos de cuatro casos catalogados como «portadores» por asintomáticos en los estados de Jalisco, el estado de México y Puebla.​​ Este mismo día, la Secretaría de Salud confirmó la primera muerte por COVID-19 en México.​
El martes, 24 de marzo, el gobierno federal decretó el comienzo de la fase 2 de la pandemia por COVID-19 en el país, tras registrarse los primeros contagios locales.​ En opinión de Gatell Ramírez: «Seguiremos teniendo transmisión, la expectativa no es terminar con la epidemia de un momento a otro. También quiero ser claro que el éxito en la reducción de la transmisión, en vez de llevarnos a una epidemia corta, nos llevará a una epidemia más larga, pero esto es importante, porque lo que nos lleva es a administrar el riesgo. Quiere decir lograr que cada día haya menos casos que los que se pueden atender en el sistema de salud de México».​
El mismo día, 24 de marzo, un ciudadano mexicano murió en Perú por contagio de COVID-19, de acuerdo con un anuncio de la Secretaria de Relaciones Exteriores, dependencia que también notificó que el cuerpo habría de repatriarse como una operación humanitaria.​
El miércoles, 25 de marzo, el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, confirmó el primer caso de COVID-19 en esa entidad: una mujer que viajó a Nueva York, Estados Unidos.​ Hasta ese día, había un total de siete defunciones, 475 casos confirmados y más de 1600 sospechosos. Asimismo, cabe resaltar que solamente el 10 por ciento de las personas infectadas requirieron hospitalización, mientras que el resto recibieron atención médica ambulatoria. Los estados en los que se concentraban hasta ese momento la mayor parte de las infecciones eran: la Ciudad de México (82 casos), Nuevo León (52), Jalisco (46), Puebla (34) y Yucatán (29).​
El 26 de marzo, se dieron a conocer 110 nuevos casos confirmados, con lo que se elevó a 585 afectados por la enfermedad. Debido a este incremento, el IMSS anticipó que «se empieza a perder la trazabilidad de los contagios, lo que significa que ya no es posible conocer quién contagió a quién».​ La cantidad de muertes por COVID-19 se elevó a ocho, una de ellas en Quintana Roo.​ Ese día, la atleta Mariana Arceo reveló que se había recuperado de la infección que contrajo en un campamento en Barcelona a principios del mes.​
El 30 de marzo, se decretó la «emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor» en el país, ante la evolución de casos confirmados y muertes por la enfermedad.​ Hasta entonces se habían confirmado 1094 personas contagiadas y 28 defunciones en México, además de 2752 casos sospechosos y 5635 casos negativos. En total, se habían realizado pruebas por COVID-19 a 9481 personas en el país.​
El 31 de marzo, se reportó el fallecimiento de un médico de urgencias que trabajaba en la clínica 7 del IMSS de Monclova, Coahuila, al día siguiente de que muriera un paciente de la misma clínica por las mismas circunstancias. Esto llevó a la colocación de un cerco sanitario en el lugar y su reconversión como hospital especial para la atención de casos de COVID-19.​

Abril de 2020

El 1 de abril, de una suma total de 29 muertes por COVID-19 en México desde el inicio de la crisis y 1215 infectados oficiales, 35 ya se habían recuperado. México era, a esa fecha, el 45° país con mayor cantidad de infecciones por esta enfermedad, el primero de los cuales era Estados Unidos, con 214 482, seguido por Italia y España, con 110 574 y 104 118, respectivamente.​
El 2 de abril, la cantidad de casos confirmados se incrementó a 1500, los cuales se hallaron dispersos primordialmente en la Ciudad de México, en el estado de México y en Jalisco. Por otro lado, se registró un aumento de 13 defunciones más, la mayor cantidad de muertes diarias por COVID-19 en el país hasta ese momento. De acuerdo con Alomía: «Los adultos jóvenes en edad productiva y vida social son los que más contagian, y los hospitalizados graves y fallecidos son los adultos mayores». Cabe resaltar que la tendencia de aumento diario de casos se mantenía en un promedio de 150 casos, de acuerdo con registros de las autoridades sanitarias.​
El 3 de abril cerró con 1688 infectados totales oficiales en México, 60 muertes —el doble desde el principio del mes— y 633 recuperados. México era, a esa fecha, el 39ª país con mayor cantidad de infecciones, superado inmediatamente por Indonesia, con 1986 infecciones.​
El 5 de abril, las autoridades sanitarias de Baja California reportaron que Mexicali posee una curva de contagios ascendente similar a la de Wuhan, China, donde se originó el COVID-19, debido a que «los habitantes de esa región no han entendido que no tienen que estar juntos ni andar circulando en las calles».​
El 7 de abril los datos publicados mostraron un total de 141 decesos, 7526 casos sospechosos, 2785 casos confirmados y 15099 casos negativos,​ lo que refleja un incremento del 186,1 % con respecto a la semana anterior. En el caso de la Ciudad de México, que posee la mayor cantidad de pacientes infectados, sus cifras se triplicaron al registrar 141 casos confirmados en un día. Por otra parte, la mayor tasa de letalidad por COVID-19 recae en Ciudad de México, Sinaloa, Estado de México, y Quintana Roo. De acuerdo con Alomía: «La curva epidémica acumulada y la curva de incidentes en las últimas 24 horas se mantienen en una tendencia ascendente» en el país.​
El 8 de abril, si bien la cantidad de personas infectadas aumentó a 3181 además de 174 decesos como consecuencia de la enfermedad, las autoridades sanitarias revelaron que estiman la existencia de 26 mil casos de infección en el país de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Lo anterior implica que «por cada caso confirmado, hay cuando menos 8 que no han sido detectados por el sistema de salud nacional, ya sea porque no acudieron al médico o porque no se les aplicó la prueba de detección del virus».​ Se trata además del día con mayor cantidad de decesos en México —33, en total— desde que se registró la primera muerte.​
Fuente

Últimas Noticias

Recursos Adicionales

Este hilo es actualizado cada hora. Última actualización: 13-04-2020 a las 11:00:17
submitted by HuachiBot to Monterrey [link] [comments]


2020.03.01 11:38 Holykris18 Sueño de los Guardianes - Volumen I Parte 1 - Capítulo 4 La niña dentro de la flama

Hanna, la chica de cabello largo y oscuro, tímida, tartamudea siempre que habla con las personas, su atuendo de blusa de mangas largas y pantalón, dando una apariencia conservadora, su cabello ocultando gran parte de su rostro y llegando hasta su cintura, no importa si está parada, sentada o caminando, siempre inspira inseguridad. Desde la perspectiva de Chris, por lo que ha llegado a observar, ella es una persona introvertida, insegura y hasta inestable, pero eso no le importa en absoluto.
Lo que Chris ve en ella es una chispa, una que puede encender un futuro muy brillante, mientras ella claramente agarra determinación desde cualquier lugar Chris solamente se limita a aceptar cualquier cosa que ella vaya a pronunciar con su pequeña boca. Después del ritual de preparación para hablar tan largo que podrías cocinar una comida completa, ella empieza a hablar:
“De niña era normal, asistía a la escuela, me juntaba con otros niños, siempre ayudaba a mis padres en las tareas de la casa. Nada fuera de lo normal, hasta que desperté mi poder elemental. Siempre tuve muchísimo más poder elemental que los otros niños, tanto que los maestros de la escuela hablaban constantemente con mis padres sobre entrenarme para que llegara a la grandeza… Mi madre siempre se negaba. Ella me defendió de todo el asedio y mi padre me decía que hiciera las cosas a mi propio ritmo, que lo tomara con calma.
En verdad me sentía segura en mi casa y eventualmente dejé de asistir a la escuela y mis padres no se preocupaban por ello, al contrario, se sentían más seguros conmigo dentro. Pero un día todo acabó, el Lord de aquel entonces vino hasta la puerta e intentó convencerlos y de nuevo se negaron. Mis padres estuvieron toda la noche discutiendo sobre qué iban a hacer, eventualmente el Lord iba a llevarme por la fuerza y ellos iban a terminar sufriendo.
Siendo tan joven y en ese ambiente, terminé cayendo dormida y tuve pesadillas y para cuando desperté la casa estaba envuelta en llamas. Entre más me alteraba y asustaba más se avivaban las llamas, mis padres entraron a mi habitación y me resguardaron, y entonces perdí el conocimiento. Para cuando desperté estaba cubierta de vendajes y los curanderos me dijeron que mis padres me salvaron del fuego. Se sacrificaron por mí, el fuego era tan intenso que su poder elemental no fue suficiente para salir con vida.”
Ella, con su mano derecha temblando, evidenciando que su corazón late bastante fuerte y rápido, descubre su rostro en su totalidad, mostrando piel cicatrizada en poco más de la mitad derecha de su cara y con la luz de la fogata se ve claramente que su mano derecha y su cuello también se encuentran en esas condiciones.
Chris mantiene la compostura, mientras escucha con atención solamente pasa por su mente la posibilidad casi certera de que ese estado se extiende por toda la mitad derecha de su cuerpo. Mientras tanto, Hanna, gradualmente llenándose con un nudo en la garganta, empieza a hablar más fluidamente:
“Desde ese entonces pasé a vivir con mi abuelo y nadie volvió a intentar acercarse a mí, los niños me trataron muy mal, diciendo que maté a mis padres, la única persona además de mi abuelo que me trató como persona fue Lillian, ella me quiso ayudar a curar mis cicatrices, pero nunca pudo. Pero sí aprecio que ella me trate bien desde hace tanto.
A ella ni siquiera le importa mi apariencia, pues nació con ceguera. Incluso después de obtener el liderazgo de la nación siguió mejorando sus habilidades para curar mis cicatrices y hace tiempo para estar conmigo. En verdad es la mejor persona que he conocido.”
Chris se mantuvo firme y le pide que se detenga, que no tiene que forzarse tanto. Él simplemente pone una mano en su hombro y le dice que es suficiente, no tiene que decir más. Ella empieza a soltar en lágrimas y termina consolándole por un buen rato, hasta que quedó dormida.
Mientras duerme Hanna, Chris se queda viendo su rostro, más tranquilo que el bosque donde la sorprendió y empieza a estremecerse un poco, claramente teniendo un mal sueño. Chris solamente pone una mano en su frente y la calma un poco, y se despierta gradualmente. Apenas está amaneciendo y está hecha un desastre, y solo le da una leve sonrisa despreocupada y le dice “Será mejor que te prepares, será un arduo primer día”
Con una cara llena de sueño y balanceándose medio dormida Hanna está de pie a la luz del alba y Chris se posiciona en frente de ella a una distancia corta. ¿Qué me hará hacer? Es lo único que pasa por la mente de Hanna mientras intenta mantenerse despierta, golpeándose los cachetes para despabilarse y terminar de despertar, poniendo una mirada de determinación insegura.
De una bolsa Chris saca lo necesario para hacer una fogata y un pedernal y un pedazo de fierro. Las coloca en el suelo y le pide a Hanna que lo encienda, y con una expresión corporal de total incomodidad se dispone a hacerlo. Con un poco de la guía de Chris llega a encenderlo y avivarlo. Una vez encendida Chris le pide que se siente frente a la fogata y él se sienta del lado opuesto.
Con un aire de seguridad Chris se dispone a dirigirle unas palabras muy importantes: “Mi maestro, aunque me enseñara a ser un guerrero, en realidad era un adepto de Fuego y una vieja amiga también, así que créeme cuando te digo que tengo algo de experiencia real con el fuego, en cierto sentido.”
Le pide que tome sus manos, izquierda con derecha y derecha con izquierda y le dice que cierre los ojos. “¿Qué visualizas en tu mente en este preciso momento? ¿Acaso imaginas el incendio de tu casa, o imaginas solamente fuego?” Estas preguntas empiezan a retumbar en la mente de Hanna y empieza a alterarse. “Mantén la calma, presta atención a tu alrededor actual. No con la mirada, sino con todo tu ser. La fogata, aunque está calentando nuestros cuerpos, es una flama relativamente pequeña y tranquila. Con tus manos siente mi pulso, escucha mi respiración y sigue el ritmo.”
Hanna comienza a tranquilizarse, concentrándose en seguir su ritmo, poniendo total atención a la voz de Chris, cada vez hablando más bajo. “Imagina una vela, esa pequeña y uniforme flamita, una que se perturba con solo nuestra respiración. Visualízala entre tus manos y en ellas sientes los latidos de tu corazón. Sientes tu respiración y te das cuenta de una cosa, una simple pero grandiosa cosa, la flamita empieza a crecer, pero no violentamente, no, crece lentamente con tu respiración. Se está alimentando de ti, pero al mismo tiempo puedes sentir su calor, te da una sensación cálida que relaja tu cuerpo, te estás alimentando de la flama.”
Chris suelta las manos de Hanna y la observa detenidamente, “Mantén esa imagen, mantén esa sensación, graba en tu ser los sentimientos que tienes en este momento.” Y le pide que abra los ojos, y para su sorpresa la fogata está apagada. “Mira entre tus manos” dice Chris y Hanna se da cuenta de algo imposible, entre sus manos yace la flama de la fogata, pero tiene una forma uniforme y tranquila, como si estuviera en una vela.
Hanna se queda viendo la flama, su mirada sumergida en su interior y Chris pronuncia unas palabras que quedarían grabadas en su alma: “Esa flama representa tu ser, tu poder elemental mantiene y alimenta esa flama y dependiendo de con qué lo alimentes ésta tomara cierta forma e intensidad. Si sientes miedo la flama será inestable y si estás llena de pasión la flama será intensa.”
La mirada de Hanna, aún clavada en la flama, empieza a mostrar esa chispa que vio Chris desde el principio, incluso empieza a mostrar una leve pero muy dulce sonrisa y Chris decide grabar ese momento en su corazón. Acaba de avivar una flama que podría iluminar al mundo y empieza a sentir algo, ¿acaso su maestro se sintió igual cuando le entrenaba? Son cosas difíciles de explicar con palabras, por lo que no hay que pensar mucho en ello, si te hace sentir bien, ¿qué hay de malo? Y, sobre todo, lo que su maestro siempre le decía a Chris, “Sigue tu instinto”.
Después de un largo rato manteniendo la flama entre sus manos, Hanna descansa un poco y Chris la pone a meditar sobre ello, debe grabar y reproducir esa sensación con naturalidad, pues, después de todo, es parte de ella y negar su poder de fuego significa negarse a ser ella misma. Chris la pone a encender de nuevo la fogata y a repetir el ejercicio, esta vez sin su ayuda y después de estar unos minutos frente a la fogata logra el mismo resultado, y Chris le hace repetir el ejercicio más de veinte veces durante todo ese día.
Agotada de andar recolectando leña, encenderla y “agarrar” el fuego de la fogata, Hanna se retira a su casa con Chris acompañándola. Hanna se disculpa con Chris por tomar su tiempo de entrenamiento para entrenarla a ella y Chris solo contesta con un simple “Ya he estado entrenando por más de 10 años, entrenarte es mucho más divertido” y Hanna pone una cara graciosa de ¿En serio le divierte que quede agotada de tanto andar por el bosque?
Pero lo que dijo la deja intrigada, Chris dijo que ha entrenado por más de 10 años, ¿cuántos años estuvo con su maestro? ¿Acaso tuvo más de un maestro? ¿Qué cosas le habrán enseñado para moverse con tanta seguridad y naturalidad? Aún sin ser adepto de Fuego él sabe muy bien las bases, su maestro y una vieja amiga, ¿acaso estará hablando de Karen, la Shinigami? Todas esas preguntas pasan por la mente de Hanna mientras andan de camino a la casa de su abuelo.
Una vez llegando Chris se despide de ella y le dice que puede entrenar con velas si es que quiere practicar más. Una vez lejos Hanna se retira a su habitación y Chris se reúne con sus compañeros en la posada y se preparan para otro día de trabajo duro. A la mañana siguiente, Hanna se sorprende al ver a Chris en su puerta y le dice “Ya va siendo hora de empezar, vamos” y Hanna se prepara lo más rápido posible.
En lugar de ir al mismo campamento cerca del bosque, la lleva a correr alrededor de la ciudad, Hanna en verdad se nota que no está en forma a comparación de Chris, casi sin aliento, Hanna le pregunta el porqué de aquel ejercicio, y Chris responde “No importa si ejercitas física o elementalmente, lo que estás forjando es tu estado mental. Aún si es en combate o en un lugar tranquilo, debes mantener la mentalidad y tranquilidad. Otra vuelta y procura mantener el ritmo”.
Con la guía de Chris, Hanna empieza a tomar su ritmo, inhala por la nariz, un paso adelante, exhala por la boca, otro paso adelante, procura no aterrizar el pie con el talón. Después de terminar la segunda vuelta a la ciudad llegan al campamento del día anterior y la pone a encender la fogata. Esta vez ya no solo va a agarrar el fuego, va a encender más fogatas a partir de una. Eso eleva la dificultad para Hanna, pero el objetivo es claro, cada vez va a requerir más control y la mentalidad que le hace forjar es fundamental.
Y así, los días se volvieron semanas, todos los días corrieron, todos los días encendió fogatas, todas las noches jugó con las flamas de las velas de su cuarto, incluso en días lluviosos ella mantuvo encendidas las flamas para las fogatas, ahora ella tenía familiaridad con el fuego que sostenía en sus manos, las protegía y las alimentaba para que no se extinguieran. Llegado un día, Chris le pidió a Hanna que hiciera el primer ejercicio, del primer día… sin fogata. Hanna estaba confundida, pero aun así lo intentó.
Imaginó la flama, la alimentó con su poder elemental y ¡boom! Había una flama en sus manos, Hanna había creado fuego con su poder elemental, en lugar de avivar y controlar el fuego que ya había. Ese fuego era totalmente de ella, y lo contempló como la primera vez, “Esa flama eres tú” son las palabras que pasan por su cabeza, las palabras que Chris le dijo desde un principio, y siente, por primera vez, que empieza a conocerse a sí misma de verdad.
Y Chris ve en ella una sonrisa más brillante que la primera vez, tal vez ella no sea una guerrera, pero sí que su chispa se está volviendo más grande, ahora es una flama tranquila, se nota de lejos en sus ojos. Pero no es tiempo de sentimentalismos, Chris levanta un muro de tierra y le pone a Hanna el siguiente ejercicio: Atraviesa el muro y alcánzame.
Hanna es un alma gentil, pero sabe muy bien que, cuando lo dice Chris, todo tiene algún propósito o significado. Y lanza la flama y se apaga de inmediato, apenas se alejó de su mano y desapareció. Ahora la dificultad radica en mantener la flama alejándose y Hanna tiene claro el objetivo apenas con el primer intento. Ya con semanas de entrenamiento diario, Hanna y Chris pueden entenderse el uno al otro sin necesidad de hablar directamente.
Pasan los días y al fin la flama llega al muro, pero no le hace mucho, apenas y tiene unas cuantas ascuas en la zona de impacto, debe hacer la flama más grande y concentrada, lanzarla con más velocidad, no con fuerza, sino con poder. Y lanza una y otra y otra vez por días, hasta que una mañana, después de intentar toda la noche anterior, sin dormir ni descansar un minuto, Chris está dormido del otro lado del muro y un estruendo lo despierta. El muro no solo fue atravesado, quedó destruido y cada pedazo está cubierto en llamas y de entre el polvo en el aire sale Hanna con una bola de fuego en una mano y fácilmente cualquier adepto puede saber con la mirada que está concentrada una gran cantidad de fuego en una bola del tamaño de un puño.
Su mirada, llena de determinación, cambia repentinamente a una expresión de preocupación al ver que Chris está cubierto de los escombros y empieza a disculparse múltiples veces por el desastre. Vaya cambio de actitud, pero eso solo hace que Chris empiece a reír a carcajadas, “Destruir ese muro no solo era un ejercicio, también es una analogía, atravesar cualquier adversidad y seguir adelante. Esa fue la última enseñanza de mi maestro.”
Con una Hanna empezando a sacar lágrimas por terminar su entrenamiento, Chris lleno de satisfacción por ver cuán lejos ha llegado su alumna y el torneo a unas pocas semanas de empezar es como empieza una nueva vida para la tímida, pero gentil Hanna.
submitted by Holykris18 to u/Holykris18 [link] [comments]


2020.01.05 16:11 Davocausto Ideas para el país

Ahora que ya vamos para los 3 meses, siendo objetivos y todo, cómo arreglarian al país? Copio este testamento que escribí en mi muro con algunas ideas
"El otro día estaba con mis panas hablando shit como siempre cuando salió a la palestra el tema sobre actualidad nacional. Metí mi cuchara diciendo que a mi parecer nadie ha sido capaz de proponer un proyecto país que sea decente, creíble, con objetivos medibles a mediano y largo plazo; con el cual la gran mayoría quede conforme y dispuesta a trabajar para conseguirlo.
Me dijeron "David ql carrea vo la wea" y no supe que responder, pero de hace tiempo tengo un par de ideas dando vuelta por mi mente.
En mi opinión lo primero que tenemos que tener en claro es que no puede existir desarrollo social sin crecimiento económico, por qué? Porque necesitamos un modelo económico que sea capaz de financiar los distintos programas sociales que se requieren.
Mi idea es diversificar la economía y darle valor agregado a los productos nacionales, pero no solo eso; hay que promover una verdadera industria nacional que sea capaz de competir con los productos externos; por qué? Porque generar una industria competente requiere mano de obra capacitada, educada y saludable.
Con lo anterior se hace obligatorio entregar una excelente salud y educación, promoviendo el autocuidado y el autoaprendizaje, previniendo las enfermedades y la falta de educación, pero falta lo más importante; es necesario que la salud y la educación esté al alcance de todos, que sea gratuita y de calidad, que ésta sea medible con parámetros internacionales avalados y no inventados; entregando así las herramientas necesarias para que el chileno pueda transformar sus conocimientos y habilidades en nuevas herramientas para sacar adelante a su familia y comunidad. Todo lo anterior se fundamenta en que una población educada y sana es una población productiva; y con sana también me refiero a que cada trabajador no sea explotado por su jefe, que no sufra humillaciones por su empleador o compañeros, que no tenga que aguantar viajes de 2 horas diarias para trabajar, porque todo eso y mucho más contribuye a deteriorar la salud del trabajador. Lo mismo con la educación, un trabajador productivo es aquel que tiene criterio propio, que hace su trabajo en base al conocimiento técnico y teórico, que sea capaz de innovar; cosas las cuales el sistema de educación actual a mí parecer no fomenta para nada o muy poco.
Pero para tener una industria propia con trabajadores educados y saludables es importante una cosa, recursos. Los tenemos? Sí! Y los que no se importan desde el extranjero! Nacionalizar recursos básicos y estratégicos es un deber; pero no se puede nacionalizar todo porque los inversionistas van a pescar sus cosas y van a parar las weas, sin embargo siempre se puede negociar un trato justo en donde tanto el trabajador, como el empresario y el Estado salgan ganando; además existe una gran oportunidad, el desarrollo de energías limpias y renovables, lo cual nos puede catapultar al desarrollo.
Tenemos entonces salud y educación gratuita y de calidad, economía diversa e industrializada, recursos naturales propios, potencial energético renovable; aún así faltan cosas.
De dónde van a salir las lucas? No lo sé. Yo hablo en base a un supuesto superávit de la economía local, aún así falta un ente coordinador incorrompible (difícil) que sea capaz de velar por el uso adecuado de los recursos públicos. De nada sirve todo lo anterior si éstos se malgastan. Y si se invierte en la inteligencia artificial? Quizá una computadora sea capaz de manejar los recursos fiscales mucho mejor y de manera más justa y equitativa entre la población, porque estoy seguro que en las próximas décadas la IA será responsable de muchas decisiones gubernamentales a lo largo del planeta, por qué no somos pioneros en eso?
Las AFP fueron vendidas como la panacea, que al 2020 el chileno se jubiliaría con el 100% de su sueldo; patrañas! En papel quizá las AFP sirvan pero nunca fue así. Lamentablemente desconozco mucho sobre el funcionamiento de éstas y como funcionan los sistemas de pensiones en otros lugares del mundo, pero sí tenemos que estar seguros de algo y es que de seguir el modelo actual, en 30-40 años más cuando más del 30% de la población chilena sea mayor a 60 años, la vamos a ver feo, bieeeen feo. Es urgente una reforma al sistema de pensiones. Un sistema mixto? Quizá.
Es urgente también una reestructuración total de las FFAA, especialmente a carabineros, eso incluye cortar las cabezas que haya que cortar. La formación de ellos DEBE ser integral en todos sus aspectos, comparable a la formación universitaria, entregando herramientas que les permitan formar su propio criterio; así evitaremos tener jóvenes apaleando a otros jóvenes. Se tiene que castigar a todos los culpables de violaciones a DDHH? Por supuesto, con cárcel. La idea es que nuestra policía sean profesionales dedicados, no flaites jalados con armas.
Eso; más muchas cosas que no estoy cubriendo y que son igual de importantes como mayor inclusión de la mujer y de los adultos mayores, castigo efectivo a políticos y empresarios acusados de corrupción, reestructuración del SENAME, la lucha contra el cambio climático, representación de los pueblos originarios (quizá una región o provincia autónoma sea la solución), descentralización efectiva, entre muchas cosas.
Sé que estoy escribiendo mucho y que quizá mis ideas no se entiendan y se contradigan, pero al igual que muchos sueño con un Chile más justo y equitativo, en donde las oportunidades sean las mismas para todos, en donde el trabajador de 64 años no tenga que preocuparse porque al otro año se jubila y ganará poco, en donde el joven recién egresado no tenga que desvelarse para poder pagar el CAE, donde la mujer pueda caminar libre sin miedo a que le pase algo, en donde las familias puedan estar seguras de que salud, educación y trabajo no les faltarán, en donde carabineros sean verdaderos garantes de la seguridad ciudadana y no guardianes de los privados y corruptos, en donde las conversaciones de política sean constructivas y se busquen soluciones transversales y no nos tiremos las mechas entre izquierda y derecha, la Guerra Fría también terminó hace 30 años.
El Estado debe cumplir su rol ahora más que nunca, es responsabilidad de éste entregar bienestar social y oportunidades de crecimiento; si no se logra reorganizar el aparato estatal, no saldremos jamás de ésta y seremos por siempre siervos de potencias y multinacionales extranjeras
Si llegaste hasta el final leyendo este testamento, muchas gracias por tomarte un tiempo de tu día para leer mis pensamientos! Feliz año 2020, un abrazo a todos!"
submitted by Davocausto to chile [link] [comments]


2019.01.17 19:54 Salva-520 CAPITULO 1

El día daba comienzo, el sol daba las primeras señales de presencia, leves sonidos se escuchaban a lo lejos, los animales iniciaban su jornada. Hacia un poco de fresco, era verano así que la mañana era agradable, un leve roció apareció en las hojas de las plantas del camino y un aroma a flores invadía el lugar.
Era un sitio tranquilo, algunas aves descansaban en los árboles, se sacudían para despabilarse, agitaban sus plumas y extendían sus alas para estirar los músculos, repentinamente un ruido estridente interrumpió su ritual y salieron volando despavoridos. Del sendero salieron dos jóvenes, uno alto delgado con piel bronceada y cuerpo fornido andaba casi con paso militar, erguido y sosteniendo una vara que le servía de apoyo, detrás suyo lo seguía un muchacho ligeramente mas bajo que el, pero físicamente muy diferente, a diferencia del primero, este lucia una figura regordeta, no parecía alguien que tuviera una vida de lujos, pero era evidente que gustaba mucho de las comidas abundantes.
--Camina gordito, que aun nos falta un buen tramo de camino para poder llegar—
Dijo el primer joven a su cansado acompañante.
--Déjame aquí, prefiero morir de hambre antes de seguir caminando,
Hubo silencio
--¡bueno!,-- El muchacho dio media vuelta y siguiendo su camino, sin dudarlo.
--eh! Era broma espérame- el regordete, apresuro el paso.
--No que preferías morir de hambre.
--Tu no entiendes lo que son las bromas o el sarcasmo—
--Yun debes dejar de ser muy perezoso, un día no estaré para ayudarte y será tu muerte.
Se detuvo en seco.
--no creo eso—comento yun—eres mu hermano mayor, así que tu deber es cuidarme siempre, además a donde iras, si soy lo único que tienes o me equivoco kin.
Kin no lo quería aceptar, pero desde muy jóvenes se valen por ellos mismos, no tienen recuerdos de haber tenido padres, lo más cercano que tuvieron fue a una anciana llamada Xpiyacoc, quien los cuido y alimento desde que ellos tenían memoria, ellos ya eran adolescentes cuando le tierna viejita piya, cerro los ojos para ya no volverlos a abrir, fue la primera perdida que tuvieron y la mas dolorosa, se quedaron solos en el mundo, y desde ese momento Kin decidió cuidar a su hermanito, no todo era tan malo en algún momento conocieron a xmucane, un anciano harapiento que se dedicaba a regalarles unas cuantas frutas y de vez en cuando carne, al principio no confiaban en él pero el amable anciano se gano su confianza, una vez por semana iva a dejarles víveres, cosa que a kin no le gustaba por que tenia la firma creencia de que por eso su hermanito d había vuelto holgazán.
La mañana transcurrió tranquilamente, la cacería fue cansada, pero tuvo sus recompensas, Yun con mucho esfuerzo logro atrapar un jabalí. Y kin, un par de conejos, que no los mato para poder conservarlos y no se desperdicie la carne. El camino de regreso fue mas divertido, la seguridad de alimento y la satisfacción de un trabajo bien hecho tuvo una reacción alegre en KIN, estaba mas relajado incluso jugueteaba con su hermanito que, a diferencia de su hermano, estaba demolido y muerto de cansancio.
--Apresurate Yun que se nos hace tarde y aun tienes que cocinar.
Yun sonrio
Aunque no le agradaban las tareas físicas, cocinar era un deleite para el y no era malo en eso, para nada malo.
Pasados un par de horas al fin llegaron a su hogar, una pequeña casita con techo de huano, una especie de hojas de palma secas y paredes de palos del monte, Yun se libero de la pesada carga de leña que tenia sobre los hombros que fue recorriendo mientras caminaba de regreso y de igual forma Kin dejo en el suelo el jabalí que habían cazado, y se dirigió a un corral que tenia improvisado a un costado de la casita, allí libero a los conejos, que se unieron velozmente a otro par que ya se encontraban en el lugar.
El sitio donde se encontraba la casita era un espacio entre árboles, con ambiente agradable, no había mucho calor por la sombra de los enormes arboles de cerdo rojo y arboles de frutales que se encontraban alrededor, la tierra roja cubría todo el lugar, y una que otra piedra que servía como asiento se dejaba ver bajo el tronco de los árboles.
KIN se acerco a un pozo de agua que estaba en la parte trasera de la casa y saco una cubeta llena del vital líquido, bebió un poco directo de la cubeta y el resto lo ocupo en lavar su rostro y sus pies, mientras hacia eso un humo blanquecino empezó a salir de la casa de huano, era su hermanito yun que había encendido una pequeña fogata entre tres piedras y se disponía a limpiar un trozo de pierna del jabalí con agua hirviendo para que se le facilite, pero mientras el agua llagaba a la temperatura perfecta, intentaba cortar dicha pieza con un cuchillo de piedra.
Las horas pasaban en ese tranquilo lugar y mientras ambos hermanos hacían sus actividades por separado, se tomaban un tiempo para bromear entre ellos, era una vida tranquila, muy pacifica para jóvenes de su edad, por lo general cuando se cumplía la edad de poder ir de caza, los padre instruían a sus hijos varones en el arte de la guerra y la madre a sus hijas en ser buenas esposas, pero Kin y yun no contaban con esas vivencias.
--Ya casi esta la comida lista kin, será mejor que te bañes – dijo Yun mientras salía de la casa todo entiznado.
--¡Esta bien! —Le contesto a su hermanito mientras dejaba en el suelo un tronco amarrados por una soga de sosquil.
--¿Qué estás haciendo? —pregunto un curioso yun mientras se acercaba a su hermano.
--bueno pensaba empezar a entrenar con las lanzas, ya sabes, ya tengo edad de ir a la caza y se supone que debo indicar a prepararme si es que existe una guerra.
--¿guerra?, estas loco hermano ¿porque nosotros estaríamos involucrados en eso? nosotros no pertenecemos a la ciudad de zaci, y mucho menos a sus costumbres.
Yun hablaba en tono espero y enojado, él y la ciudad tenían buena relación, el muchacho le guardaba mucho rencor a la gente de allí porque en una ocasión cuando era mas Joven, su hermano enfermo gravemente en una noche de inverno, cuando el sol no brilla tanto y se siente como la temperatura baja, curiosamente siempre se enfermaba en esas épocas y yun parecía estar más activo, pero esa noche era diferente, kin no dejaba de temblar y sudar, tanto que yun se desesperó y en medio de la noche llego a la ciudad pidiendo ayuda desesperado pero nadie lo socorro.
Esa noche, robo unas hierbas medicinales a un comerciante, pero fue sorprendido en el acto y fue severamente reprendido y arrestado, esa noche en vez de ayudarlo lo castigaron en ese momento una pequeña gota de rencor cayo en el corazón de yun, en ese joven corazón, no fue sino al tercer día que su hermano logro ubicarlo y rescatarlo, cuando lo vio estaba sentado en un rincón de la celda de piedra con la mirada en el suelo y con las hierbas aun en sus manos.
Ese recuerdo se esfumo tan rápido como apareció, aunque no era suyo lo tenia muy presente por que en el momento de que su hermanito se lo relato igualmente sintió ese rencor que invadía a su pequeño compañero.
La noche pasaba como cualquier otra, la luz tenue de las antorchas titilaba dentro de la pequeña choza, ambos hermanos estaban acostados en una hamaca, una especie de red tejida con hilos que servía como una cama que se colgaba en los extremos de dos postes o similares, era prácticamente un ritual estar allí desde que caía el sol y platicar de las cosas que les gustaría que sucedieran, imaginaban como eran sus papas, inventaban historias fantásticas de como eran o que hacien, igual recordaban mucho a su abuela xpiacoc.
--¿Sabes Kin el otro dia me entere de una cosa?—Platicaba Yun mientras veía las ramas sueltas de huano del techo de la casa
--humm—Kin respondió con jun gemido.
--El otro día mientras paseaba por el lugar, me acerque a un grupo de personas del pueblo—El hermano parecía no prestar atención, aun así prosiguió—estaban muy alterados, al parecer algo importante sucedió en la cuidad, me acerque y resulta que la mayor de las princesas ya tiene la edad de ocupar el puesto que dejo sus padres.
-- Ah si, y ¿por qué la curiosidad?, a ti no te gusta involucrarte con ese tipo de gente,
-- No es involucrarme, solo me puso a pensar que es la primera mujer que será gobernante, y sumale que es joven
--tu también eres joven—termino kin
--si, en fin son solo ideas mías- Yun suspiro y se dispuso a dormir
Pero la idea que tuvo oportunidad era que quería presenciar la coronación, pero al final no pudo decirle a su hermano pero esa inquietud permaneció en su cabeza por un momento, esa noche yun tuvo un sueño, soñó con sus padres, aunque no les veía el rostro se sentía muy feliz, Caminada a su lado y del otro estaba su hermano, tenían ropas muy extrañas, eran como piel de aminal con hermosos dibujos de jaguar, la cual portaba su padre, y unos plumajes verde jade su madre,
--Yunuen, mi pequeño príncipe del agua, mi bella luna creciente.
Esa frase hizo sentir al joven una gran alegría y durmió plácidamente.
A la mañana siguiente despertó a la hora habitual, su hermano ya estaba de pie preparando el desayuno y alimentando a los animales que tenia en las jaulas, el chico se sentó al borde de la hamaca por un momento, se quedo viendo a las paredes con la mirada perdida, estaba tan disperso que no se dio cuenta que estaba su hermano observándolo fijamente.
--¿Te sucede algo?—pregunto algo extrañado.
-- Soñé con papa y mama
--¿El sueño habitual? –
-- Me dijo que significa mi nombre—
El joven frecuentemente tenia sueños donde se le revelaba información acerca sus padres y las vidas que tuvieron, como si fueren recuerdos, fue en uno de ellos donde supo el significado del nombre de su hermano que era sol.
--¿Y cuál es?
Yunuen vacilo,
--¿Príncipe del agua o luna creciente? —Dijo poco convencido. Kin lo observo
--Tiene sentido, que seas el hermano menor del sol.
Los dos sonrieron, he hicieron bromas, todo el resto de la mañana se la pasaron puliendo sus habilidades de destreza en el mecanismo que troncos y sogas que construyó kin, era tal su distracción, que no se dieron cuenta que un anciano los observaba sentado sobre una piedra que se encontraba cerca del lugar.
--¡vaya! ¡vaya!
Resonó una voz profunda y juguetona en todo el lugar, fue tanta la sorpresa de los hermanos que yunuen no se percató que los troncos seguían en movimiento y se quedo parado sin moverse en medio del camino de un enorme tronque que se dirigía hacia él, como era de esperarse recibió un fuerte golpe y cayo inconsciente sobre el suelo.
--¡Yuni!
Grito Kin, todo para yunen se volvió oscuro.
Poco a poco, yunuen fue recobrando la conciencia y una de las primeras imágenes que vio fue a su hermano sentado, hablando con el anciano, en una muy enfrascada platica.
--Viejo, por tu culpa casi muero—dijo mientras de reincorporaba.
Kin y su acompañante voltearon levemente hacia donde estaba sentado el joven.
--Discúlpame hijo, no cualquiera aprecia lo melodiosa que es mi voz.
Ambos sonrieron cuando el anciano termino esa frase.
--esta vez de demoro tu regreso.
-¡oh! Tienes razón hijo mío, pero en la ciudad una gran celebración acontecerá en estos días y el gran Xmucane no se lo puede perder—dijo el anciano con su voz cantarina
--¿celebración?
Ambos hermanos preguntaron al unisonó.
--¿no saben qué sucederá el día de mañana?
Xmucane exagero con sus ademanes que acentuaban su incredulidad
--No –Respondieron ambos
--nada mas ni nada menos que la coronación de la princesa NICTE, es el evento que marca el inicio de un nuevo reinado, todos hablan de ello, en el palacio, la gran pirámide central, están todos locos locos, pretenden que todo sea perfecto, incluso las dos hermanas menores sac nite y nicte ha están colaborando.
--no sabía que la princesa tuviese hermanas, ahora entiendo por qué siempre se referían a ella como las tres nictes, pensaba que tenia alguna deformidad y por ese le decían así.
Todos rieron cuando yun dejo de hablar, no lo quería expresar, pero su corazón empezó a latir rápido su curiosidad incremento en verdad quería ir a ese evento en que había pensado la noche anterior.
--¿ustedes irán?, todo el evento será público, así la ciudad podrá ver a su nueva reina, pero que preguntas hago, obvio tienen que ir, así que vendré mañana cuanto el sol esté a punto de llegar a lo mas alto del cielo
Xmucane, no permitió que los hermanos contestaran simplemente hablo lo más rápido que pudo, se levanto y se retiró del lugar, su partida fue tan fortuita como su llegada, el anciano camino rápidamente por el camino hasta que desapareció de la vista de ambos muchachos.
--Es muy rápido para ser un anciano, ni hablar creo que mañana iremos a la ciudad, así que yun mentalízate.
Pero yun estaba mas que mentalizado incluso algo asombrado de ver como su deseo se hizo realidad sin siquiera mover un dedo.
submitted by Salva-520 to u/Salva-520 [link] [comments]


2018.10.10 00:07 El-Discrepador Velador en centro comercial (Parte 10 Final) [O]

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Raúl no se presento a trabajar, no sabía si realizar el recorrido solo o no. En un momento de enojo tome una de las armas y me dirigí a hacer el recorrido que obviamente me llevo el doble de tiempo, en cada puerta o pasillo oscuro llevaba preparada el arma, llevaba también linterna de Raúl. Cuando llegue a zona de muebles la recorrí rápidamente y con el arma lista apuntando hacia adelante, el espejo donde había entrado la mujer el otro día se veía normal. Me dirigí hacia los sanitarios y al entrar al de hombres amartille el arma. Todo normal, ni un sonido fuera de lugar, el baño de las mujeres se encontraba igual. Revise las ultimas puertas y todo se encontraba en orden ese orden incomodo que siempre ha tenido ese centro comercial. En el cuarto de vigilancia me dieron ganas de llorar como si ese recorrido me hubiera lastimado demasiado. Me recosté un rato en el sillón y dormite por un momento. Me levante después de 15 minutos y me dispuse a ver los monitores, todo parecía solo y desolado, yo mismo me sentía abandonado en ese escritorio.
Ese día termine tan cansado que no fui a mi segundo trabajo, fui directamente a casa y dormí hasta entrada la tarde, casi llego tarde a trabajar. Al llegar me informaron que Raúl no se había presentado ese día (Raúl era más puntual que yo y casi siempre llegaba 5 minutos antes de la hora de entrada). Mi jefe me informo que nadie del turno de la mañana estaba dispuesto a apoyarme en el turno de la noche. También me informo que buscarían un nuevo compañero lo más rápido posible. Me senté en la silla a ver los monitores cuando todos terminaron de salir, ese día no hice el recorrido.
Al cuarto día era claro que Raúl no iba a regresar. A pesar de que intente llamar a su casa para saber que le había pasado nadie me respondió. Comencé una rutina para los recorridos para hacerlos yo solo, primero revisaba que las puertas estuvieran aseguradas y después revisaba la zona de productos y las cajas, cuando pasaba por el área de comida me acordaba de los sándwiches que habíamos comido el ultimo día que lo vi y que fue la razón por la que Raúl había ido al sanitario cuando no lo volví a ver. Decido que en las próximas semanas me daría algún tiempo para ir a visitarlo a su casa. Me indicaron que podría llevarle su liquidación, no era mucho dinero pero seguramente le serviría. No sabía que lo vería mucho antes.
Las noches se comenzaron a tonar frías y pesadas, me sentía como un animal atrapado en el centro comercial en cada turno. Poco a poco las situaciones se repetían nuevamente, las cosas comenzaron a moverse o a aparecer y estoy seguro que comenzaba a oír voces. Al principio eran como murmullos o susurros, aunque en un par de ocasiones me pareció oír que murmuraban mi nombre. Pensaba que me estaba volviendo loco y el rumor de aquella voz de alguna manera me comenzaba a hipnotizar. Me comencé a asustar y a dudar de mi cordura cuando por ejemplo recogía un carrito de algún pasillo, lo colocaba con los demás y al regresar al pasillo en cuestión el carrito seguía ahí, o cuando colocaba un articulo fuera de lugar y justo cuando estaba acomodando el articulo y lo tenía aun en la mano, veía otro en el piso. Lo único que me ayudaba a conservar la cordura era que al final del turno cuando salía de ahí en mi otro trabajo nada de eso pasaba y en mi casa todo era normal.
Así paso una semana. Durante la segunda semana todo parecía mejorar con respecto a la casa de mis padres ya que había llegado a un acuerdo con el banco, con la cantidad que había podido ahorrar podía prácticamente liquidar la deuda y recuperar la casa. Otra cosa era el juicio sobre mis negocios. Sin embargo la más importante era la casa de mis padres ya que tenía mucho valor sentimental ya que ahí había pasado toda mi infancia. Recuerdo muy bien que fue un miércoles en la madrugada el ultimo día que estuve de noche en ese centro comercial, no puedo olvidarlo al día de hoy, fue la tercera semana después de que Raúl había dejado de asistir al trabajo.
Parecía que iba a ser un día "normal" dentro del centro comercial, llegue, recibí los reportes del día, la gente salió como siempre y me dedique a vigilar los monitores antes de comenzar el recorrido habitual. Tenía preparada el arma como en los días anteriores y estaba sobre el escritorio con el seguro puesto. Me senté a ver los monitores casi a las 12:00 de la noche. Vi algunas sombras en el monitor pero nada especial, parecían manchas de la cámara o algún insecto que se acerco demasiado por medio segundo en las cámaras, ya antes había sucedido. Me sentía mas cansado de lo habitual por lo que me tome un café. Me dirigí al sanitario dentro del cuarto de vigilancia y me mire al espejo, las ojeras parecían más acentuadas esa noche, "que noche tan pesada me espera" dije para mí mismo. En ese momento oí ruidos en el radio interferencia como había sucedido alguna otra vez. "Tsss, hola, hol.., ¡ayudaaaaa!, jajaja, ¡nooooooo!, jajaja, Javieeerrrr, ¡No quiero estar aquí!..... ¡noooo dejameeeee!...." fueron algunas de las palabras que pude identificar. Todas las voces eran diferentes, de hombres mujeres e incluso una que otra de niños o adolescentes "gente jugando con las bandas de radio" pensé. Algunas parecían reales, otras parecía que fueron grabadas bajo el agua o algún tipo de filtro. Me dispuse a tomar una siesta de 15 minutos para iniciar el recorrido y despejarme, me recosté en el sillón y puse mi alarma. Me quede profundamente dormido y no recuerdo si soñé algo, sin embargo me desperté porque empecé a oír el llanto de un niño justo en mis oídos "¡buaaaa, ¡buaaaaa!, ¡sob! ¡sob! ¡buaaaaa!" me desperté con la cabeza dolorida y el llanto en mis oídos, creo que me acoste en mala posición porque me dolía el cuello me sentía más cansado que al principio. "¡Rayos!, Me quede dormido?" Vi la hora y había pasado dos horas y mi alarma o no sonó o no la escuche, a mi me parecía que apenas me había recostado. Me dirigí a los monitores y todo parecía normal, sin embargo el llanto del infante aunque se oía mas lejano que al principio. Me tomo un par de minutos razonar la hora que era y que el sonido del llanto se estaba oyendo en el centro comercial y no solo en mi cabeza.
"¿Que está pasando?" me pregunte, tome la lámpara y el radio y me dirigí rápidamente hacia abajo a buscar el origen del sonido, sentía la cabeza como despegada del cuerpo y al mismo tiempo nebulosa y desorientada. Molesto empecé a buscar el origen del llanto, parecía que provenía del otro lado del centro comercial en el área de muebles o sanitarios. A medio camino sentí mucha ansiedad porque si alguien había olvidado un bebe o un niño dentro del centro comercial yo no había revisado sino hasta altas horas de la noche, "seguro me van a despedir por esto" pensé. A medio camino desapareció el llanto, no se oía nada, me di cuenta que no llevaba el arma, mi mente se comenzó a aclarar un poco. "Demonios, deje el arma en el cuarto", justo comenzaba a dirigirme de regreso al cuarto de vigilancia cuando volví a escuchar el llanto "¡buaaaa, ¡sob! ¡buaaaaa!,¡sob! ¡buaaaaa!", el llanto era agudo y se escuchaba más claramente, el llanto provenía del sanitario de mujeres al parecer. me dirigí al sanitario con paso apresurado, cuando estaba frente a la puerta y levantando la mano para tomar el picaporte mi mente reacciono. Vino a mi memoria el incidente de Raúl y el susto que había recibido por la mujer que habia entrado al espejo. En ese justo instante el llanto se escucho más fuerte.
"¡Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA, sob, Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA!," Ahora el llanto se oía al principio pero al final era una risa burlona y chillona de una mujer, animalesca y terrible como de triunfo que me taladro los oídos, me helo la sangre y me paralizo, sentí como la fuerza de los pies me abandonaba y los cabellos se me levantaron como si alguien tirara de ellos hacia arriba. "Sob, snif, Buaaaaaaaa JAJajAJajauuuuuaaAaAa, snif, Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA!, JAjAJaAJAaJAajAJaaa," La puerta se abrió abruptamente y ahí solo había oscuridad y el llanto-risa se oía más fuerte que me cimbraba los huesos. Comenzaron a aparecer en aquella oscuridad ojos grandes y pequeños como si despertaran abruptamente de un largo sueño, ojos enrojecidos o amarillentos enfurecidos, llenos de odio, hambre, desesperación y muerte. Poco a poco iban apareciendo mas y mas hasta llenar casi toda la oscuridad, intente caminar hacia atrás pero el tiempo parecía detenido, sentía que mi mente colapsaba, los ojos malditos comenzaron a arremolinarse como si un vórtice dentro del baño de mujeres los absorbiera succionando a la vez el llanto-risa "¡buaaaajajajaja, ¡sob! ¡buaaaaajajajaa!, ¡snif!. Caí de espaldas e intente alejarme pataleando con todas mis fuerzas, sentía claramente que ese vórtice me absorbía con intensa furia. Se oían voces que provenían de dentro del vortice "¡Ayudaaaa, !Nooooooo!, !Eres parte de nosotros Javier!, !No escaparas!, !Eres mío!, ¡ Arrrghghhh!, ¡Jajajaja!, !mátalo ya!, !correeee!, !GRRRhhhhglubglub!" Muchas de esas voces graves y cavernosas. En mi desesperación por huir de ahí, pude ver como un gran dedo largo huesudo de piel grisácea y podrida con una uña larga sanguinolenta puntiaguda arqueada como un gancho salía de esa oscuridad e intentaba atraparme. Me di vuelta para levantarme y salir corriendo y sentí una punzada en la espalda, Muchas de las voces gritaron triunfantes "¡SIIIII UNO MAS!, "!DAMELO A MI!, !COME CON NOSOTROS!", "¡QUE SUFRA CON NOSOTROS YAAA¡" ¡JEJEJE!, Mientras otras decían "¡NOOOO!, ¡NO DEBISTE VENIR NUNCA!, ¡PORQUE NO CORRISTE!, ¡SALVAME!. Mi mente no pudo mas grite con todas mis fuerzas mientras sentía que ese dedo me arrastraba "¡ALGUIEN AYUDEME! ¡NOOOOO!, ¡¡DEJAME EN PAZ!!, ¡¡AARRRGHHH!!. Mi mente y cuerpo no pudieron mas y mi desvanecí.
Corriendo por un largo pasillo oscuro con miles de puertas a ambos lados, intenta abrirlas y todas estaba cerradas, las voces y la oscuridad se me venían encima y corría y corría con todas mis fuerzas. Iba llorando y pensaba en la vida que había llevado, en mis padres y en las cosas materiales que me habían importado en la vida pero en esa oscuridad lo único que me importaba era mantener mi existencia y mi mente. Esa oscuridad inmensa estaba cerca y podía oír las voces, corría con todas mis fuerzas, sentía que esa cosa me desgarraba y cada pedazo de mi que quedaba atrás desaparecía para siempre en medio de mucho dolor. Cuando sentía todo perdido y que no podía mas, vi una tenue luz apenas del tamaño de un insecto, corrí con toda el alma y sentía que desaparecería con ese último esfuerzo, cuando me acerque a la luz vi que provenía de una puerta que abrí presuroso y entre, una gran luz me inundo. Me encontré en una habitación con un gran ventanal a la izquierda del cual emanaba una luz reconfortante y cálida que lo inundaba todo, en la cama que estaba en medio de la habitación estaban sentados mis padres. Súbitamente toda la desesperación y miedo se desvanecieron al instante, con lagrimas en los ojos mis padres me abrazaban y yo lloraba pero ahora de felicidad. En mi mente parecía que todo lo sufrido dejaba de tener sentido con el simple hecho de estar ahí. Mis padres no me dijeron nada pero parecía que me lo decían todo tan solo con su presencia. Me sentía tranquilo, amado y feliz. Del otro lado de la puerta estaba la oscuridad pero ya no sentía miedo, me llamaba "Javieeeerrrr ggrr, Javieeerrr, Veeeennn, veenn ggrrr con nosotroossssss, ¿dóndeeee essstaassss?". Mi padres me tomaron de las manos y me sentaron en la cama, me daban un beso en la frente y me decían "no te preocupes", Salían por la puerta y me quedaba ahí pensativo, me sentía dichoso. Desperté al otro día con los ojos llorosos y un dolor agudo en la espalda, estaba amaneciendo. Mi mente recordaba el terror que había vivido, pero mi corazón se sentía en calma. Me dirigí al cuarto de vigilancia, faltaba un poco más de una hora para que comenzaran a llegar los empleados, en mi corazón sabía exactamente lo que iba a hacer. Los empleados llegaron, les deje pasar como todos los días y todos me vieron un poco asustados como si sintieran pudieran sentir mi felicidad y no creerlo. En cuanto llego mi jefe renuncie y solicite mi liquidación, por un momento quiso decirme algo pero después de un par de segundos me los concedió.
"Es una pena que te vayas, ¿sabes?, tu perteneces aquí" me dijo y me puso en alerta. "Sí, bueno, creo que mi tarea aquí ya se cumplió" Dije, mi jefe me miro extrañado. "Si algún día quieres reg......" "No creo que vuelva a regresar a trabajar aquí" dije abruptamente. "Bueno, puedes pasar por tu liquidación la semana que viene y dile a Raúl que pase también, no se vaya a escapar de esta también". " ¿Que dijo?" "Nada, nada, si quieren pasen juntos la semana que viene" Me dijo un poco molesto.
Me dirigí a mi otro trabajo y todo fue bien. Esa dicha o felicidad que sentí estando con mis padres me duro al menos tres días durante los cuales dormí como no dormía desde mi niñez. Ese fin de semana decidí ir a ver a Raúl a su casa. Fui un domingo temprano, me abrió su mama cuando llegue a su casa, cuando le explique la situación me indico que pasara porque Raúl no estaba en ese momento porque había ido a misa. Esto me extraño ya que según me había dicho era ateo. Su mama me invito a sentarme en la sala pequeña, me ofreció un café que acepte gustoso. Su madre me interrogo.
"Quisiera preguntarle que sucedió el día que Raúl dejo ir a trabajar, llego aquí muy agitado, tenia calentura y durante la noche se despertaba gritando, parecía que deliraba por lo que lo llevamos al hospital. Estuvo internado tres días y bajo mucho de peso, cuando le preguntamos simplemente nos dijo que había comido algo que le había caído muy mal, después de que lo trajimos a casa nos dijo que quería ir a la iglesia y nos pareció un chiste, el nunca ha creído en dios y la única que es católica es mi hermana, pensamos que el regalo que ella le dio lo mal influencio." dijo su mama un poco preocupada.
"No puedo decirle nada señora, ese día Raúl se fue muy apresurado y no he podido comunicarme con él hasta el momento." Se escucho claramente que alguien abrió la puerta. Raúl entro y cuando me vio palideció, miro a su mama y a mí y no supo que decir. "Mira hijo quien vino, es tu compañero de trabajo", "Ehhh sí, eso veo mama" dijo Raúl. "Raúl, vine a verte porque me tenias muy preocupado, además me autorizaron a decirte que puedes ir por tu liquidación la próxima semana". "No pienso volver ahí" dijo Raúl abruptamente. "Pero Raúl, necesitas el dinero para la escuela." dijo la mama de Raúl. "No te preocupes Raúl, podemos ir juntos la semana próxima", " ¿Qué? ¿ya no trabajas ahí?", "no, renuncie hoy mismo, también traigo la lámpara que olvidaste, me sirvió de mucho". Raúl se quedo viendo la lámpara pensativo y dijo "vamos a mi cuarto quiero mostrarte algo", "Está bien" dije. "Preparare mas café y unas galletas" dijo su mama, "Esta bien mama, por aquí Javier por las escaleras". Llegamos a una habitación modesta pero ordenada con un escritorio y una ventana al fondo que daba hacia la calle, tenía varios libros en las repisas arriba de la cama y pude ver una biblia. También vi un Cristo colgado en una de las paredes. Me senté en la cama, Raúl se sentó pensativo en la silla del escritorio.
" ¿Por que ya no trabajas ahí?" Dijo Raúl. "Bueno, es una larga historia pero vine principalmente para saber que te paso a ti". "Hmmm, no sé a veces dudo que haya pasado pero cuando llega la noche o pienso un poco en ese día siento mucho miedo, a veces pienso que enloquecí". Después de un rato pensando dijo "no sé si me vayas a creer pero, ¿recuerdas que me sentía mal del estomago y fui al sanitario?", "Si, lo recuerdo bien". "Bueno pues entre a uno de los cubículos, deje el radio y la lámpara en el piso y cuando me disponía a salir oí ruidos en el cubículo de al lado, me asome por debajo y vi un pie descalzo como si alguien estuviera en el cubículo de al lado, tarde un par de segundos en asimilarlo, tome la lámpara y salí, El pie seguía ahí cuando salí y cuando iba a abrir la puerta vi que comenzó a moverse, como si bailara pero solo se veía un pie nada más. Cuando abrí la puerta la luz se fue, incluso la de mi lámpara y un miedo muy intenso me inundo el cuerpo. El cuarto se enfrió de inmediato, golpee mi lámpara y destello un poco, en esos pocos destellos me pareció ver que ya no estaba en el sanitario sino en algún otro lugar sin paredes lleno de personas o mejor dicho sombras. Golpee la lámpara nuevamente y encendió muy tenuemente, me dirigí hacia la puerta de salida y sentí que algo me lo impedía como si cientos de brazos me agarraban por la espalda, comencé a oír voces que me reclamaban, me pedían ayuda o decían mi nombre. Ya para entonces pensaba que me estaba volviendo loco y con todas mis fuerzas me dirigí hacia la puerta, cuando la abrí y entro la luz del centro comercial, algo me rasguño en la espalda y sentí que me jalaban de la cadena que me había regalado mi tía. Grite y caí al suelo, me voltee para ver qué era lo que me detenía y pude ver un ser demoniaco y terrible, con una sonrisa maquiavélica llena de dientes grandes y sucios, me llamaba con sus largos dedos y podridos, el olor era nauseabundo, lo podía oír en mi cabeza junto con un conjunto de voces que reclamaban mi ser y mi alma como suyos. Mi mente se negaba a creer lo que estaba viendo. No sé cómo me levante e intente correr hacia el cuarto de vigilancia con la lámpara en la mano, podía oír como alguien decía mi nombre desde esa dirección. Cuando ilumine hacia arriba pude ver al guardia con la cara hinchada y desfigurada pero con la misma sonrisa maquiavélica y burlona que acababa de ver hace un momento. No pude mas y salí corriendo de allí. Corrí sin parar por un par de cuadras, estaba empapado de sudor y por la lluvia, me quede no se cuanto tiempo abajo de la luz de una farola, todavía podía oír esas voces en mi cabeza y me dolía mucho la espalda. No quería alejarme de esa luz, sentía que si me acercaba un poco hacia la oscuridad esa cosa me atraparía o vería esa cara demoniaca. Cuando amaneció y el sol ya se podía ver, me dirigí hacia aquí, quise descansar y no pude. Podía ver entre sueños seres demoniacos oía las voces y sentía esa punzada en mi espalda. No recuerdo más, me dijeron que estuve delirando en el hospital, cuando desperté me preguntaron que sucedió y solo les dije que un sándwich me había caído mal, aunque los médicos no se lo creyeron ya que no tenía ninguna infección intestinal. Al final solo le dijeron a mis padres que había enfermado por exceso de trabajo."
Nos quedamos pensativos un momento y Raúl me dijo sin tapujos "Y a ti, ¿te sucedió algo?"Le conté lo que me había sucedido y volvió a palidecer, cuanto termine la historia, un libro cayo de la repisa sobre la cama aparentemente sin que nadie lo tocara. Nos quedamos mirando un momento, Raúl lo levanto y me dijo "sabes, nunca habría creído en esas cosas si no las hubiera vivido pero ahora no tengo dudas, creo también que ese día la cadena que me regalo mi tía me salvo de esa cosa."
Toc toc, "¿se puede pasar?" dijo la mama de Raúl, "si" respondió Raúl, nos sirvió el café y dejo unas galletas. Después de tomar un sorbo de café Raúl me dijo "Esto es lo que quiero mostrarte". En su computadora tenía un conjunto de noticias de periódicos y algunas fotos sobre el centro comercial.
"He estado investigando sobre el centro comercial y parece que es propenso a los accidentes y hasta desapariciones, mira por ejemplo esta, un guardia del turno nocturno murió salvajemente golpeado en el cuarto de vigilancia, lo atribuyeron a un asalto, sin embargo en este periódico uno de los guardias del turno matutino dijo que el cuarto estaba cerrado desde dentro y no había ningún faltante de mercancía." había muchas noticias sobre accidentes de clientes y del personal que laboraba ahí. Parecía que el centro comercial atraía ese tipo de cosas.
"Mira esta otra noticia, habla sobre una mujer embarazada que entro a los sanitarios y tuvo un aborto ahí mismo. Aquí una persona tomo un cuchillo de los de exhibición y se saco los ojos diciendo que no quería ver las horribles criaturas que estaba ahí, fue llevado a un manicomio. En esta dicen que a dos guardias los encontraron afuera del centro comercial porque oyeron ruidos y rugidos como si un gran animal estuviera dentro del centro comercial, cuando llego la policía y revisaron no había nada. Aquí está el incidente del estacionamiento subterráneo el ataque de las ratas." "Mira, es la foto de nuestro jefe, aparece en un par de fotos pero son de hace muchos años, "Mira, es la foto de nuestro jefe, aparece en un par de fotos pero son de hace muchos años lleva ahí al menos 17 años."
"Hmmm, si tienes razón ahí se ve mucho más joven y sin ojeras", fue lo único que pudimos que averiguar sobre los incidentes que habían sucedido anteriormente en ese centro. Después de esto nos pusimos de acuerdo para ir a cobrar nuestras liquidaciones, Raúl estaba muy renuente a ir pero le asegure que lo acompañaría y además iríamos a medio día. Después de mucho pensarlo lo pude convence, además ya se había inscrito a un curso y necesitaba el dinero.
El día llego para cobrar nuestra liquidación, nos pusimos de acuerdo para vernos en la pequeña fonda donde regularmente desayunábamos y comimos algo. La señora nos hizo la observación que ya no habíamos ido y le comentamos que ya no laborábamos ahí. "¡Qué bien!, espero que les este yendo mejor, el postre va por cuenta de la casa". Esto nos sorprendió debido a que casi nadie te felicitaría por perder un empleo y menos uno bien pagado. Decidimos no hacer preguntas y dirigirnos al centro comercial, justo al llegar, los dos titubeamos por un momento si deberíamos entrar o no, al final entramos decididos y nos dirigimos a la oficina de nuestro jefe. El centro comercial parecía otro lleno de gente y al medio día. Nos dirigimos a la oficina de nuestro jefe tocamos la puerta. "¡Entre!"dijo la voz del otro lado de la puerta, al abrirla nos dimos cuenta que no estaba nuestro jefe habitual sino otra persona. Le indicamos quienes éramos y a que íbamos. "Ah sí, las liquidaciones, su jefe me instruyo sobre esto, no pudo estar aquí hoy porque se ha sentido mal en los últimos días", nos entrego a ambos un sobre con dinero y nos hizo firmar un documento de confidencialidad que nos impedía hablar algo sobre cualquier cosa que hubiera sucedido en el centro comercial, Raúl y yo nos miramos extrañados y lo firmamos sin hacer preguntas. Salimos de ahí rápidamente y en la salida nos abrazamos, nos deseamos suerte mutuamente y no nos volvimos a ver.
Sentado en el sillón de la casa de mis padres, ahora mi casa, un año después de lo sucedido me encuentro leyendo el periódico, hay una noticia sobre el centro comercial. Esta noticia dice que mi jefe a desaparecido sin rastro alguno. Las declaraciones las hace la misma persona que nos entrego las liquidaciones a Raúl y a mí. Se le nota un poco avejentado y se le notan unas inconfundibles ojeras.
P.D. Los nombres han sido cambiados por el contrato de confidencialidad mencionado.
submitted by El-Discrepador to nosleepenespanol [link] [comments]


2018.07.24 01:31 Ankyatne [Dauntless] Diario de un Slayer

Iba a ser un día como cualquier otro, otra patrulla por la zona de Roca de Sandrian, la nave recién salida del mantenimiento, reparada, aprovisionada, y con los depósitos de aether llenos, listos para la travesía, que no iba a durar más de un día. Un equipo completo de Slayers, nuestro equipamiento bien empacado, una amplia selección de armaduras y armas, las pociones listas, el contramaestre, experto como él solo, sabía la ruta a la perfección… ¿qué podría salir mal?
Salimos de Ramsgate al alba, con las primeras luces iluminando las velas de la aeronave, el grupo estaba fresco, preparado y listo para un día normal y corriente. La nave era una nave para distancias medias, pues Piedra de Sandrian había bajado la altitud recientemente, a pesar de nuestros esfuerzos por evitar que los Behemoths consumieran demasiado aether de las islas. El contramaestre nos puso sobre aviso acerca del tema de la altitud, pero no era algo desconocido para nosotros, así que realizamos la aproximación pasado el mediodía.
—¡Presa encontrada!
El grito del contramaestre me sacó del trance del viaje, los cuatro Slayers miramos por los ventanales de la aeronave y vimos la caza del día. Un drask.
—Perfecto, me encantan los drask, son muy bonitos, ¿no creéis? —dijo Yara, una Slayer que aún con aspecto infantil e inexperto, ha demostrado en numerosas ocasiones que ella y su pica de guerra valen tanto o más que un hombre.
—A mi no me gustan nada, son muy impredecibles, sus barridos de cola me ponen nervioso, y, por si no te has dado cuenta, Yara, DISPARAN RAYOS.
Esas quejas provenían de Sefs, otro Slayer medianamente joven, larguirucho y lampiño, pero constante y eficiente.
—¡Tres minutos para la aproximación de aterrizaje!
En esos tres minutos, que pasan mucho más rápido de lo que uno cree, todos los Slayers nos preparamos, rápidamente, con nuestro equipamiento preferido. En seguida el equipo estaba listo, yo vestía mi armadura del propio Drask, y como el líder de escuadrón, era mi deber indicar la estrategia y la táctica de aproximación al enorme Behemoth. Yara portaba también otra armadura de Drask, pero a diferencia de mi espada, que era de Embermane, ella portaba una pica de guerra de Skraev.
—¿Por qué no te equipas equipo imbuido en aether ígneo, Yara? Sabes que el Drask se amedrenta cuando le atacas con fuego.
—Me gustarán mucho, me apasionarán cuanto quiera, pero sigo sin ser tonta, mis presas me gustan lentas y fáciles de rodear —me dijo mientras me guiñaba un ojo, a lo que respondí con una leve sonrisa. —¡Un minuto!
En el otro lado de la nave ví a Sefs equiparse con otra espada de Embermane y armadura de Skarn. Al ver que le miraba, él simplemente se encogió de brazos. El último del equipo ya estaba equipado, y miraba con aire de superioridad a Sefs, no me había enterado bien de su nombre… Bas...Bag…¡Bast! Eso era, Bast. No lo conocía, era la primera vez que coincidía con él, pero parecía saber lo que hacía, hacha de Embermane y armadura de Drask, la combinación ideal para un Drask, si sabes moverte bien.
—¡Tocando tierra!
La plataforma de salto, en la parte trasera de la nave, se abrió con un agudo sonido y saltamos los cerca de 10 metros que separaban la nave y la isla.
A modo de ritual pre-caza, planté mi estandarte nada más aterrizar, en pos de la buena suerte, y me reuní con mis compañeros para hacer la reunión táctica.
—Muy bien, por parejas buscaremos al Drask, yo me dirigiré al este con Yara, creo haberlo divisado por esa zona mientras realizábamos la aproximación a la isla, y ambos estamos equipados para un enfrentamiento directo. Bast y Sefs, id al noroeste, así cubriremos una zona más amplia, —saqué un mapa, aproximado y hecho de propia mano— cuando lleguéis a un punto muerto, disparad una bengala con el símbolo del halcón en nuestra dirección, así sabremos vuestros movimientos, nosotros haremos lo mismo en caso de que sea necesario.
—¿Bengala de Behemoth en caso de encontrarlo, cierto? —me preguntó Sefs, ciertamente nervioso.
—Ajá, y recordad, los Drask, aunque impredecibles cuerpo a cuerpo, tienen tendencia a disparar en cuanto ven a un Slayer, si lo divisáis, o bien os escondéis y nos esperáis, o le atacáis por los lados, sin darle tiempo a cargar su rayo.
Una pequeña celebración de ánimo después, nos encontramos en camino Yara y yo, y aparte de estar vigilante al Behemoth, también buscaba recursos, mientras que ella oteaba en dirección norte. Pasaron 2 o 3 minutos tras el aterrizaje, cuando escuchamos un sonido gutural más allá de una pared, y unos pesados pasos indicaban que la bestia estaba cerca. Yara y yo nos acercamos cautelosamente, y aprovechándonos de unos arbustos cercanos, dimos un vistazo al panorama.
El Drask era más grande de lo habitual, aunque con el mismo tono de colores, así que la teoría de que fuera un Sobrecargado estaba descartada. Aún así, parecía más temible de lo normal.
Disparé mi bengala al aire, y 3 minutos después, el equipo se reunió.
—Iré por delante, no os preocupéis —dije mientras daba un par de golpecitos a mi farol— atraeré su disparo inicial mientras le atacáis por retaguardia.
—Primero a por la cola, así limitaremos seriamente sus movimientos, aparte de quitarle el equilibrio, luego intentemos romperle el hocico, me hacen falta un par de dientes —dijo Yara, mientras guiñaba un ojo.
Los otros dos asintieron y el equipo se desperdigó.
Lancé un silbido, al que me respondieron otros tres, y mientras el Drask me dirigía la mirada, vi a mis compañeros salir de los arbustos a la espera de su disparo.
Activé mi farol el segundo anterior de sentir la descarga eléctrica generarse en la boca del Behemoth, un aura de aether me rodeó, llenando el aire a mi alrededor de un olor y sabor característicos. Un segundo después un estruendo recorrió el aire y la capa azul de aether de mi alrededor se disipó en un abrir y cerrar de ojos, sentí mis músculos tensarse y mis pelos erizarse. Volé un par de metros hacia atrás mientras escuchaba los gritos de batalla de mi equipo.
El golpe contra el suelo fue peor que el disparo de rayo, pero me levanté y pronto estaba corriendo hacia mi equipo. Habían pasado apenas treinta segundos desde que me tiró al suelo y ya habían hecho progresos con la cola, tenía numerosas pequeñas marcas que empezaban a brillar, el aether del interior del Behemoth empezaba a transpirar por la piel, eso sería obra de Yara, que más que luchar bailaba con su pica de guerra alrededor del Drask.
Sefs y Bast hacían un trabajo eficiente, siendo Sefs el que más golpes recibía, pero gracias a su armadura de Skarn, los golpes llegaban de forma segura al cuerpo.
Un zarpazo me rasgó el costado de la armadura, el mordisco que lo siguió atrapó mi arma en los dientes, pero el hacha de Bast cayó en ese mismo momento en la cola del Drask y, dos segundos después, un golpe que hizo temblar el suelo se repitió en la misma herida, haciendo saltar la cola del Drask por los aires del bandazo que dió.
—¡Así es! —dije con tremenda alegría— ¡seguid empujando!
El equipo trabajó con precisión, a falta de algunas heridas que recibimos. En cierto instante Bast recibió un zarpazo en el pecho, tardó demasiado en activar su farol, que sería de Shrike, porque su movimiento se aceleró en el último instante, pero eso no evitó que las afiladas garras del Drask penetraran en su armadura y le hicieran sangrar.
—¡No es nada! He sufrido cosas peores.— Dijo Bast, mientras retrocedía un poco para beber una poción y recuperar el aire.
Un regurgitar profundo salió de la garganta del Drask, y con una carrerilla que arrolló a Sefs y Yara, corrió hacia una pared, desapareciendo en una nube de rayo metros antes de impactar con ella.
Jadeantes, nos reunimos brevemente en el respiradero de aether mientras debatíamos el combate.
—No se ha acabado, le hemos cortado la cola y tiene el hocico destrozado, pero no ha sangrado lo suficiente. Buenas heridas, Yara, y buenos disparos. Bast, ese hachazo me ha salvado la vida, no se si te fijaste pero mi arma se quedó atrapada en sus dientes. Sefs… buen trabajo, chaval.
—Si pero el Drask se ha ido, hay que buscarlo, creo haber visto un rayo caer en el sur, debe de haberse teleportado allí.—Comentó Yara.
—Pediré reconocimiento.—Dije mientras alcanzaba mi bengala, cargando una con el símbolo de interrogación.
Segundos después, recibimos por radio al contramaestre:
—¡Negativo! No lo veo en vuestra isla, si no lo habéis matado, entonces no se qué puede haber pasado con él. Os recogeré en el punto de llegada.
Unos minutos después, la aeronave llegó al punto donde originalmente había clavado mi estandarte, lo saqué del suelo y lo llevé a la nave, donde todos nos sentamos, cansados, a la espera de divisar al Drask en alguna isla secundaria de la zona.
—Tengo que ser sincero, chicos, —soltó el contramaestre mientras manejaba el timón de la nave— no sé si tenemos suficiente aether en los depósitos como para volver a Ramsgate, he recolectado un poco del Drask, pero al haberse escapado, tenemos las reservas muy justas.
—La mejor opción sería volver a una capa superior, matar un Gnasher o un Shrike, algo fácil, y subir de nuevo a Ramsgate.
—No sé, Sefs, hemos bajado mucho hoy, y la razón de eso es, entre otros, ese Drask, deberíamos buscarlo, ya está malherido, es una muerte rápida y un depósito lleno.
—Sea lo que sea que hagáis, chicos, elegid ahora, cuanto menos tiempo pasemos discutiendo, mejor.
—Yo voto a favor del Drask, es lo más acertado y seguro.—Dijo Yara, mientras subía la mano.
Bast encogió los hombros en un ademán de decir “lo que sea”.
—¿Sefs?
Suspirando, Sefs asintió.
—Si, de acuerdo, busquemos al Drask y acabemos con él.
Minutos después, divisamos un destello en una isla a una altitud inferior.
—¡Drask divisado!
Apenas unos segundos después, un brillo rojo empezó a generarse donde estaba el Behemoth. Mis ojos se abrieron como platos al darme cuenta de lo que ocurría.
A partir de ahí, todo fue cuesta abajo.
En medio de la aproximación a la isla secundaria, hubo otro destello, y apenas una décima de segundo después, un rayo impactó contra la nave, derribando a mis compañeros al suelo. Otro lo sucedió, llevándose por delante el ala derecha. El último disparo impactó de lleno contra la cristalera delantera, proyectando afilados trozos hacia nuestra dirección.
El contramaestre cayó al suelo, inconsciente, la nave se precipitaba al vacío, rumbo a impactar contra tierra. Yo pude levantarme a duras penas, tomar un par de pociones, las pocas que quedaban, con estas me dirigí a Yara y le cogí de la mano, ella se dejó llevar, estaría aturdida. No sé cómo lo hicieron los otros dos, sólo sé que salté en el último momento.
El ambiente estaba caliente, la isla, mucho más abajo de donde debería estar, estaba oscura, así que las llamas de la aeronave iluminaban con mucha más intensidad que el propio sol, allá en lo alto. Yara parecía intacta, con apenas algunas contusiones, y yo estaba bien, por suerte aterrizamos en un pequeño claro despejado. Una vez ella despertó fuimos a buscar a los demás.
La nave estaba destrozada, entre los amasijos de hierro encontré una mano atrapada, la manga de cuero, adentrándose en el montón.
—El contramaestre —Yara asintió.
Una bengala, un símbolo de Behemoth, iluminó el cielo más allá del desastre con un tinte rojo intenso, Yara y yo salimos rápidamente en esa dirección.
Nos encontramos a Bast defendiendo a un inconsciente Sefs. Bast, malherido, cojeaba de una pierna y sólo alzaba en alto un brazo, que sujetaba la espada de Sefs a duras penas. Yara disparó desde su pica de guerra, interrumpiendo al Drask en el momento en el que iba a lanzar un zarpazo a Bast, y atrayendo su atención. El Drask, rojo brillante, lleno de ira, miró en nuestra dirección.
No debí hacerlo.
Previendo las intenciones del Behemoth, corrí a interponerme entre el Behemoth y Yara, activando mi farol. El sabor y olor del aether protector me inundó, solo duró un dulce segundo, cuando recibí el impacto que me conduciría a mi caída.
Recibí los tres disparos en la espalda, mi teoría es que el aether paró el primero, la armadura el segundo, y ésta reventó con el tercer disparo. De todas maneras, salí volando por los aires, aterrizando en el borde de la isla, unos diez metros más allá.
Mis pies y manos resbalaron en la roca desnuda que era el borde de la isla, húmeda, por el cambio de temperatura, y mientras luchaba por escalar, mientras mis fuerzas me abandonaban, vi cómo mis compañeros luchaban contra el Drask. Vi cómo Bast perdía sus fuerzas por completo, cómo Yara se interponía, con su agilidad despistaba al Behemoth de los demás, pero sola no podía contra él. Una garra la alcanzó en la pierna, se tambaleó, y un mordisco acabó con su vida.
No recuerdo más a partir de ese momento, mi visión se nubló, recuerdo sentir el tacto del aire en la caída, recuerdo caer lo que parecieron minutos, horas… Recuerdo ver una masa negra que se me acercaba rápidamente, recuerdo pulsar el botón del farol, el sabor del aether. Recuerdo muy bien el impacto contra el suelo. Recuerdo muy bien la isla en la que me hallo en estos precisos instantes, en la neblina de El Cielo Bajo, es fría y oscura, el sol no es más que una pelota de color amarillo muy lejana, que no aporta calor. Recuerdo ver unas formas que no sabría explicar en la niebla de esta parte del mundo, me llamaban, me quieren. Recuerda, tú, quien sea que encuentre este diario, que el que baja al Bajo Cielo… no vuelve a subir… porque n̡͓̳̬͔̰̥̭̼͓̳͓̒̈̆͛ͯ̉ͯ̏̔͛ͧ̚̚o̷͎̩̰̹̬̓̓̒̔̏̒ͨ́ͣ̀͋̐̈͘͠ ̴̨̜͎̹̣̰͊̇ͬ̽ͨ̾ͩ͛ͩ̍ͥ̾̐̆̆̇̏̀̊͢e̎̑͒̈ͮ҉̸͏̀͏̘͔͖̮̯̝̤̝̳͈͓̖̜̪͕s͉͍̯̣͈̖͓̠̩̯̥̟̹̭̹̖̣ͮ͆̄̑́́̓̇̋ͬ́͘̕̕͢t̢̢̛̻͎͍̠̗̱̭̮̞̬̭͓̟͎̘̯̳͔ͬ̉̾͌͐ͦ̅ͨ͊̎̔̊͑̄̚͞ͅá̏̉̄ͬͬ͆̔̓ͫ̽̈̀͑̈́͘͝͞҉͕̠̠̟̦̖̳͉͇̘͙s̡͈̭̜̻͈̺̑̏̊̾̈́̕͘ ̧̹̻̭͖͉͈̠͉͙͎̥͓̰̖̼̣͉̆ͫ̓̀̄̊̆̾͌͌́ͫ̿͡ͅś̰̥̻͓͖̞̣̦̪̗̽ͣ̂ͬ̽ͤ͊͒̍̒ͤ̚͘͜ó̷̸̟̼̖̜͚͇̾̔ͦͣͥͬ̐͗̄ͫ̃̔̅̉̓̕͝l̲͚̹͈̪̭̭̪̳̗̜̯̩̦̮͇̻͉̯͌ͮ̅̏̓̾ͪͧ͘o̴͆ͩ̿͏҉̵̢̞̰̖̰̟͕͇̝͉̫͉̯̦̟̰.
submitted by Ankyatne to ankyatne [link] [comments]


2018.07.05 20:10 master_x_2k Enredo VIII

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo VIII

No perdimos tiempo, deteniéndonos solo para dejar que Perra dirigiera a sus perros en tres furgonetas separadas que Coil tenía esperando en la parte trasera del garaje. Una vez hecho esto, todos nos apresuramos hacia el vehículo que Coil tenía esperando, una limusina blindada. No era muy diferente de una limusina regular, pero los lados y la parte superior eran planos, y la parte delantera era chata. Todo eso daba la impresión general de ser algo extremadamente sólido.
Me pregunté si era demasiado llamativo. Era lo suficientemente distintivo que podría hacernos demasiado fáciles de rastrear. Sin embargo, Coil no parecía un tipo estúpido, y el tiempo era lo suficientemente corto como para que no pudiéramos darnos el lujo de ponernos a debatirlo. Subí adentro después de Grue, manteniendo mi boca cerrada por el momento, y mis ojos bien abiertos para captar todos los detalles.
El interior era de cuero negro y las ventanas estaban oscurecidas. El traje negro de Coil sobre el fondo negro lo hizo bastante difícil de distinguir cuando se sentó en una silla en el otro extremo, de espaldas al asiento del conductor. Si entrecerraba los ojos un poco, parecía que solo la serpiente con su traje estaba allí, flotando en el espacio vacío. Nos sentamos en el banco acolchado de cuero que se alineaba a un lado de la limusina. Trickster, el único Viajero que vino con nosotros, se sentó en el otro extremo, frente a Coil.
“Mis perros-” empezó Perra.
“Serán atendidos, se lo aseguro”, respondió Coil. “Encontrarán a tus perros y las furgonetas que usaron para llegar esperándolos cuando regresen.”
Perra frunció los labios, parecía enojada, pero no dijo nada.
“Deseo”, nos dijo Coil, “realizar una pequeña demostración. Porque preferiría establecer algunas cosas antes de pasar a discutir el plan mayor.”
Metió la mano en un portavaso a su izquierda y recuperó un rollo de monedas. Deshizo un extremo del rollo, luego repartió varias monedas en su palma. “Si fueran tan amables de atraparlas y colocarlas en el reversó de sus manos.”
Lanzó una moneda en la dirección de Tattletale. Ella lo atrapó y lo golpeó contra el dorso de su mano, “Cara.”
“Cara”, dijo Grue, mientras atrapaba la siguiente.
Coil comprobó dos veces que estaba lista para atraparla, luego la arrojó en mi dirección.
“Cara”, hablé, mientras la chocaba contra mi mano.
Y cara también para Perra y Regent.
Me incliné hacia adelante, alcancé detrás de mí, y recuperé mi monedero. Encontré un dólar de plata, se lo mostré Coil y luego lo lancé. Lo atrapé y lo puse en mi mano. Cara. Asentí.
“¿Manipulación de probabilidades?” Le pregunté, “¿Mejor suerte?”
Él negó con la cabeza. “No. Todo lo contrario, Skitter. Yo controlo los destinos. Yo decido los resultados.”
“Eso todavía me parece manipulación de probabilidades”, dije.
Tattletale se inclinó hacia adelante, para mirar más allá de Grue y mirarme, “No. Bueno, lo es, pero solo en el sentido más grande y más simple. Pero puedo asegurar que está diciendo la verdad, por más ambiguo que sea.”
“Cuando te pregunté cuáles eran sus poderes, en la reunión, dijiste que no sabías”, la acusé.
“No”, ella negó con la cabeza, “dije que no podía decir. Lo cual es verdad. Una de las contingencias para que yo pueda ser parte de los Undersiders y obtener los fondos que ofreció fue que mantendría los detalles en secreto, y tengo que hacer eso hasta que me diga lo contrario, lo siento.”
Coil colocó los codos sobre los reposabrazos y puso los dedos delante de su boca, o donde estaría su boca si la máscara mostrara alguna parte de su rostro. “Siento que mantener desinformados a enemigos potenciales es una necesidad. Para esos fines, en lugar de arriesgarme a tenerla como enemiga, busqué a su Tattletale y la contraté, con suficiente incentivo para mantenerla leal y en silencio sobre el asunto.”
“¿Y nosotros?”, Preguntó Grue.
“No voy a andar con rodeos, Grue”, respondió Coil, “Mi decisión de formar a los Undersiders fue una apuesta. Si fallaban, hacían que los maten, hirieran o arrestaran, entonces eso simplemente significaba que habría menos parahumanos en esta ciudad por los que tendría que preocuparme. Eso no quiere decir que no los asistí o que intenté dirigirlos hacia el fracaso. Hice todo lo contrario. Todo lo que quiero decir es que estaba preparado para la eventualidad.”
Grue inclinó ligeramente la cabeza, “¿Y si lo lograbamos?”
“Entonces, naturalmente, se encuentran sentados aquí, habiendo demostrado ser capaces”, Coil se recostó. “Dignos de escuchar mi propuesta, como ya lo han hecho los Viajeros.”
“No puedo dejar de notar que no los evaluó de la misma manera que nos evaluó”, dijo Grue, “Hemos trabajado para usted durante casi un año.”
“Los Viajeros tienen un historial establecido. Con esto en mente, los contacté y solicité que vinieran a Brockton Bay. Escucharon mi oferta, y esperaba que Trickster pudiera dar su respuesta esta noche.”
Todos los ojos se volvieron hacia Trickster. Él no se apresuró a responder. Metió la mano en el pliegue de su chaqueta, encontró un paquete de cigarrillos, sacó uno, lo colocó dentro de la boca de su máscara y lo encendió. Puso una mano en su sombrero para mantenerlo en su lugar mientras rodaba por la ventana para expulsar el humo afuera.
“Si no estás hablando pura mierda, si estás haciendo un intento de buena fe de proporcionar una solución, cuenta con nosotros”, dijo Trickster, sin mirar a Coil.
“Excelente”, respondió Coil, sin mover un músculo. No hubo ni una pizca de sorpresa allí.
“¿Solucion?”, Le pregunté a Trickster.
“Ese tipo”, Trickster inclinó su cabeza en dirección a Coil, “está ofreciendo a mi equipo una solución temporal a un problema continuo, con promesas de que va a buscar una posible solución permanente.”
“Una respuesta algo vaga”, habló Regent. Trickster se encogió de hombros.
No podía entender a estos tipos. Dije: “¿Esto tendría algo que ver con lo que dijo tu compañera de equipo acerca de ustedes haciendo un ridículo número de trabajos, como si estuvieran tratando de llenar un pozo sin fondo con dinero en efectivo?”
Se giró hacia un lado para dejar escapar una larga exhalación de humo, y luego respondió: “Mi compañera de equipo necesita mantener la boca cerrada acerca de los asuntos privados.”
Lo cual, en palabras claras, significaba que debería dejar el tema, y ​​que probablemente tenía razón. Probablemente no había sido mi mejor decision plantear un tema que estaba casi garantizado en poner el dedo en la llaga.
“Entonces”, le dijo Grue a Coil, “Has provocado nuestra curiosidad, que estoy seguro era tu intención.”
“Sí. En primer lugar, déjame mostrarte lo que deseo”, dijo Coil. Tocó un botón al lado de los portavasos a su izquierda, y las ventanas bajaron. Miré afuera, y vi la oscuridad de un túnel. Cuando salimos del túnel, nos encontramos con una vista al resto de la ciudad. La bahía y la ciudad estaban extendidas más allá de nosotros, un paisaje urbano iluminado por constelaciones de puntos de color amarillo anaranjado y blancos y la tenue luz de la luna de arriba.
Volví mi vista a Coil, y lo vi haciendo un gesto hacia la ventana abierta.
“¿La ciudad?”, Le pregunté.
“La ciudad, sí. Desear apoderarse del mundo no es solo un cliché, sino irrealista”, respondió, su voz sibilante, suave. “Por el momento, me contentaré con apoderarme de esta ciudad. Sigue siendo un cliché, lo admito, pero unos pocos logran siquiera esto con algún nivel de éxito.”
“¿No es ya algo un poco obvio que es lo que intentas hacer?”, Le preguntó Regent.
“Quizás, pero contrario a las expectativas populares, no pretendo limitar mi control al crimen organizado de Brockton Bay. Yo controlaría todo. Gobierno, tribunales, aplicación de la ley, negocios y mucho más.”
“Ambicioso”, habló Grue. Pensé que podría haber escuchado un cambio en su tono de voz. ¿Duda?
“Bastante. Pero tengan la seguridad, Undersiders, que ya estoy entrando en mi recta final.”
“¿Recta final?” Pregunté.
Piensa, Skitter. ¿Quiénes son los principales jugadores en esta ciudad? ¿Qué ha cambiado? El ABB está aniquilado, con el plan mismo que propuse en la reunión. El Imperio Ochenta y Ocho se tambalea por las jugadas que hice hoy, y espero terminar con ellos en las próximas semanas, espero con la ayuda de ustedes, los Viajeros y mis otros reclutas. Los Custodios y el Protectorado están ahora en una posición delicada. Tomé medidas para asegurarme de que el público sepa que sus héroes desempeñaron solo un papel parcial en la detención de ABB, y sus acciones de esta noche sirvieron para sacudir aún más la confianza en ellos. Si se presiona el asunto, espero que haya una reestructuración de la estructura del grupo. Quizás los miembros serán intercambiados con otros grupos cercanos del Protectorado, alguien más puede ser puesto a cargo, nuevas reglas, regulaciones y cuotas establecidas. En cualquier caso, pasará algún tiempo antes de que recuperen su equilibrio y restablezcan su reputación. Para cuando esto ocurra, estaré establecido en mi nuevo rol.”
Dejó que eso se asimilara. “¿Quién más queda? New Wave no está en posición de tomar el control. Son poderosos, pero demasiado controversiales, con incluso menos confianza del público que el Protectorado. Los Comerciantes bajo el liderazgo de Skidmark son demasiado débiles y egocéntricos para hacer una jugada seria. El grupo de Faultline es mercenario, y un uso conservador de mi poder me ha convertido en un hombre extremadamente rico, dejándome la opción de comprar su cooperación siempre y cuando sea necesario.”
“Son pocos los que están en posición de impedirme, mientras hago mi jugada, y no solo hablo de capas. Silenciosamente he estado comprando propiedades en todos los muelles y compraré más en las etapas finales de mi plan. Dos de los tres candidatos a la alcaldía para las elecciones de junio fueron comprados y traídos a esta ciudad, al igual que compré mis soldados de élite para ayudarme a controlar las calles y obstaculizar los negocios del Imperio. El consejo de la ciudad tiene sus elecciones en septiembre, también tendré agentes similares colocados en todas partes para entonces. Cuando digo que casi termino, no estoy hablando en ambigüedades. Estoy diciendo que las fichas de dominó se han establecido y que las primeras ya están cayendo.”
Bueno, pensé, adiós a cualquier duda que tuviera de que al Protectorado le importe quien era el sponsor de los Undersiders. Mierda. ¿Realmente estaba tan cerca?
“Dejando solo a ustedes y su papel en esto”, terminó Coil.
“¿Cuál sería?” Preguntó Grue, una nota desafiante en su voz.
“Apoderarme de esta ciudad no tiene punto si no la mantengo, Grue. Elegí personalmente a los Undersiders porque necesitaba aliados que se sintieran cómodos siendo situados en el extremo norte, los Muelles, el Paseo Marítimo, la Playa de Maniobras, las afueras del norte. Los elegí porque vi que tenían potencial, pero no tenían un perfil tan alto como para exigir la atención inmediata de las autoridades. Esto lo liberó para que lo pasaran por alto hasta que estuvieran más establecidos. Les permitió crecer tanto en su entrenamiento como en el trabajo de equipo, y para formarse una reputación. En mis esfuerzos contra Kaiser, no solo he ido minando a su Imperio, sino que he trabajado para mantenerlo ocupado, para que no se encuentren entre dos facciones mayores en las primeras etapas de su grupo. Solo tenían que lidiar con el ABB, y mantuvieron firmes durante casi un año. Que Skitter se uniera a su grupo fue suficiente para inclinar la balanza.”
“Así que. Si aceptan este trato, les pediría que controlen los muelles y el área circundante. No son odiados, han demostrado ser ingeniosos y capaces. Necesitaría que resguarden su área de cualquier intruso parahumano y que aplasten toda pandilla o banda en su territorio, de no someterse ellos a mis órdenes. Si este proyecto resulta ser un éxito, quisiera que fueran mis agentes en la expansión a las ciudades cercanas. Pero estoy divagando, eso es a largo plazo, solo una posibilidad.”
“¿Y qué obtenemos en todo esto?”, Preguntó Regent.
Coil respondió: “Esperaba que la riqueza y el poder fueran obvios. Más allá de eso, les dejo nombrar sus términos. Ya que expliqué lo que deseo, les dejo a ustedes decidir que pedirán a cambio de su cooperación.”
Nadie se apresuró a responder. Intercambiamos miradas el uno con el otro, tratando de medir las reacciones de los demás. Trickster terminó su cigarrillo, lo arrojó por la ventana y subió la ventana.
Coil rompió el silencio, “Perra. Soy consciente de tu colección de perros. Más de un edificio aislado que contiene perros callejeros y perros que esperaban ser sacrificados. Animales a los que rescató, recuperó y dio cobijo.”
Toda la atención se volvió hacia Perra. Parecía enojada, abrió la boca para hablar, pero Coil la interrumpió antes de que pudiera.
“No. No interferiría con tus asuntos. Respeto tu pasión. Pero al mismo tiempo, sé que probablemente te duela, que solo dispones de tiempo limitado para visitar estos lugares, alimentar a estos animales que has rescatado y brindarles la atención y el cuidado individual que necesitan.”
Perra lo fulminó con la mirada. Si las miradas mataran.
“Podría proporcionar los recursos que necesita, para equipar por completo los edificios y hacerlos cómodos para los perros. Asistentes para cuidar a los animales y trabajar bajo tus ordenes como mejor te parezca. Haría que la ciudad diera el mismo tipo de ayuda financiera a cualquier persona que adopte un animal de un refugio como se les proporciona a los padres sustitutos, con supervisión, por supuesto, para garantizar que se cuiden adecuadamente a los animales, que el sistema no sea explotado. No habría más perros encerrados en refugios, esperando la eutanasia. ¿Qué le dirías a eso?”
“Diría que me estás jodiendo.”
Él no presionó el asunto, sino que recurrió al siguiente miembro de nuestro grupo. “Regent. Un joven difícil de complacer, porque creciste sin carencias, y esperas grandesa, lujo y entretenimiento ocioso por rutina.”
“¿Qué sabes sobre cómo crecí?” Regent lo desafió.
“Sé lo que sabe el Protectorado. No mucho después de que Lung fuera puesto bajo custodia, Armsmaster comenzó a presionar para obtener detalles sobre su grupo. El personal de las oficinas del ERP se encargó de revisar los antecedentes penales e informes de los parahumanos menos conocidos, tratando de encontrar paralelismos. Encontrar si tal vez un supervillano en otra área se mudó a Brockton Bay, cambiando su nombre, vestimentas y métodos. Y te encontraron.”
“Ah”, Regent se recostó en su asiento. “Mierda.”
“Así que sé quién eres. Sé que hiciste todo lo posible por salir de las manos de tu padre, y que es muy probable que una parte de ti se sienta impulsada a probarse ante él, a buscar el éxito, el poder y el estatus en nuestros círculos.”
“¿Su padre?”, Le pregunté.
“No es mi historia para contar”, Coil agitó una mano, “Lo dejo para que Regent lo comparta en una fecha posterior, si así lo desea. Todo lo que quiero decir es que puedo darte eso, Regent. Estado y notoriedad, tal vez lo suficiente como para elevarse por encima de su viejo.”
Regent asintió una vez, pero no dijo nada. Me hubiera gustado ver su expresión detrás de su máscara.
“Deben entender, Undersiders, yo no uso el miedo como lo hizo Lung, o la manipulación como lo hace Kaiser. Haría que trabajen junto a mí porque saben que soy la persona que está mejor equipada para darles lo que desean, y que nadie más puede o quiere darles una mejor oferta.”
“Lo cual suena bien, claro”, respondí. ¿Podría abrir agujeros en este plan, tal vez descarrilarlo? “Pero no he olvidado que nos acabas de decir que estabas completamente preparado para que lo arruináramos en algún momento del camino, y que hubieses estado perfectamente conforme con que sucediera. Te hubieras encogido de hombros, dirías ‘menos capas de las que preocuparse’, y nos habrías abandonado y seguido su camino.”
Coil asintió con la cabeza, “Esto es cierto.”
“Entonces, si metemos la pata más adelante, ¿va a ser lo mismo?”
“No”, habló Coil. Luego se detuvo por un momento. “Entiendo su preocupación, pero ya les he informado de un buen trato aquí. Si fueran arrestados, o si la mitad de su equipo pereciera en acción, sería peligroso abandonarlos, porque podrían divulgar información clave. Este continuará siendo el caso.”
Asentí con la cabeza, lentamente, “Excepto que podría proporcionarnos información falsa o dejar de proporcionar información clave.”
“Busca a Tattletale por la respuesta a eso. Puede que haya comprado su ayuda, pero espero que la consideres amiga y viceversa. Podrías, espero, confiar en ella para verificar que lo que te digo es verdad, y para saber más sobre mi plan de lo que divulgo, en cualquier caso.”
Entonces, si quisiera argumentar más al respecto, parecería que no confiaba en Tattletale. No estaba segura de que me gustara eso, pero asentí. “Bien.”
“Skitter”, habló Coil. “Vine preparado, esta noche, con ofertas en mente para el resto de tu equipo. Puedo ayudar a cuidar las colecciones de perros rescatados de Perra y ayudar a asegurar que menos animales necesiten ser rescatados en el futuro. Grue confía en mí por un asunto personal, y sabe que mi poder solo puede garantizar que las cosas sigan su curso sin dificultad. Tú, y solo tú, Skitter, haces que me pregunte qué deseas, al final de las cosas.”
Tattletale, a mi izquierda, se inclinó hacia delante otra vez, con un interés claro en su rostro.
Tenía que ser convincente. De ninguna manera iba a dejar que algo apareciera en su radar y alertara a Tattletale ahora. Así que lo pensé seriamente.
Esperaba que alguien rompiera el silencio mientras tomaba el tiempo para considerar, tal vez incluso distraerme, pero nadie lo hizo. Todos esperaron pacientemente, poniéndome en el foco de toda atención, un lugar en el que odiaba estar dentro o fuera de traje.
“La ciudad”, le respondí, teniendo cuidado de ser lo más genuina posible, para evitar alertar a Tattletale: “Quieres controlarla. Bien. Quiero que la hagas funcionar. Repara los Muelles para que no sean una pocilga. Dale trabajo a la gente. Limpie el tráfico de drogas, o las drogas duras por lo menos. Enderece la estúpida burocracia del gobierno y las escuelas y todo eso. Esa clase de cosas.”
Coil negó con la cabeza, “No es algo que pueda ofrecerte con buena conciencia, querida Skitter.”
Levantó su mano para detenerme antes de que pudiera abrir la boca. No es que fuera a hacerlo, pero lo hizo. “De lo que estás hablando, yo ya tenía la intención de hacerlo, en gran parte. Entregártelo como regalo no sería muy diferente de ofrecerte una cantidad en efectivo, cuando ya tengo la intención de darte todo el dinero que necesites.”
“Así que vas a mejorar Brockton Bay”, le dije, con cuidado.
“No me malinterpretes. No pretenderé ser una buena persona, te aseguro que no lo soy. Dicho esto, es probable que descubras que soy un hombre orgulloso. Consideraría una falla catastrófica de mi parte si esta ciudad no prosperase bajo mi gobierno, un tremendo golpe para mi ego.”
Asentí.
Continuó, “Sin embargo, nuestros deseos sobre temas individuales pueden diferir. Yo diría que siempre habrá crimen, siempre habrá drogas.”
“No estoy diciendo que no lo haya. Solo digo que hay margen de mejora. Cuando estaba en el sexto grado, más de mis compañeros de clase podían explicar lo que era un bajón de keta que nombrar una docena de países.”
“No prometo soluciones rápidas, Skitter. Lo que les diré es que individuos como ustedes controlarían territorios y serían responsables de mantener su propio tipo de orden en esas áreas, con los medios que consideren adecuados. Con el tiempo, las personas se adaptarían a esto, las tasas de criminalidad disminuirían. Controlaría simultáneamente el flujo de producto a la ciudad, reduciendo la distribución de las drogas más problemáticas, aquellas que conducirían más a la decadencia social y el crimen, mientras que otros productos más benignos estarán disponibles en su lugar. El crimen y las drogas no pueden conquistarse, pero son animales que creo que puedo dominar.”
“¿Y la ciudad misma?”, Pregunté. Pensé en mi padre: “¿Reparar el ferry?”
“Sí. Ten la seguridad, si aceptaras mi oferta, esperaría que te contactes conmigo y expreses tu opinión en cualquier momento en que sientas que no estoy cumpliendo en algún departamento. Puedo ser un hombre orgulloso, pero preferiría que dañes ese orgullo, incluso que lo provoques intencionalmente, en lugar de dejarme ser complaciente.”
Asentí una vez, lentamente.
“He dicho mi parte, entonces. Los dejo para considerarlo, Undersiders. Reconozco que esto no es a lo que se han apuntado al principio. Sé que puede que no tenga el mismo atractivo a las aventuras de trajes y capas, y estoy preparado para el hecho de que esto podría llevarlos a rechazar esta oferta. Todo lo que espero es que, si deciden rechazar la oferta, si deciden que se sienten más cómodos como simples delincuentes poco comunes, nuestro acuerdo previo se mantendrá.”
“Has invertido tanto en nosotros, y si decimos que no, ¿Podemos simplemente irnos?”, le preguntó Regent.
Coil extendió sus manos un poco, “¿Qué me verías hacer? ¿Asesinarlos? ¿Amenazarlos? ¿Orquestar un arresto? No hay garantía de que cualquier intento de mi parte sea totalmente exitoso, sea lo que sea que elija, y pueden considerarlo como un cumplido que no quisiera que ninguno de ustedes escape al intento y me persiga como un adversario dedicado.”
Golpeó la ventana detrás de él. Inmediatamente, la limusina disminuyó la velocidad y se detuvo. Cuando miré afuera, vi que estábamos en los muelles.
“Piénsenlo. Hablen de ello y háganme llegar su respuesta, cuanto antes mejor, a más tardar dentro de una semana. Tattletale, debería ser obvio, pero formalmente te libero de todas las estipulaciones de tu contrato que requieren que mantengas mi identidad como patrocinador privado. Puedes dar mi información de contacto a tus compañeros de equipo.”
“Claro”, respondió Tattletale.
“Y antes de que me olvide, arreglé cuentas individuales para cada uno de ustedes con un banquero supervillano llamado El Contador, ya que pagar el trabajo de esta noche en billetes, naturalmente, era inviable. Mis hombres les proporcionarán la información de su cuenta y las instrucciones para acceder a estas cuentas mientras recuperan a sus perros.”
Grue extendió una mano, “No estoy seguro de lo que haremos, si tomaremos este trato, pero ha sido bueno trabajar con usted hasta ahora, y espero continuar.”
Coil tomó la mano de Grue y la sacudió, firme, “Igualmente, Grue, Undersiders.”
Salimos del vehículo. Estábamos en el extremo oeste de los muelles, a juzgar por lo lejos que estaba el agua y lo cerca que estábamos de las montañas que rodeaban la ciudad. Estacionados detrás de la limusina había tres camionetas, cada una con dos soldados de Coil listos, alerta.
Mientras caminábamos por el extremo de la limusina blindada, un soldado repartió sobres a cada uno de nosotros.
Continuamos caminando, y Perra abrió cada puerta que pasamos, dejando salir a los perros. Eran más pequeños ahora. Judas, el más alto, solo llegaba a mi hombro. Su músculo externo, mojado y arrugado, colgaba de ellos como exceso de piel en una persona que había perdido mucho peso. Los interiores de las furgonetas estaban salpicados con más exceso de carne, sangre y huesos que habían sido derramados. La etapa final consistiría en que los perros se quitaran el resto del exceso de masa, revelando sus formas normales anidadas en lo profundo, secas dentro de una membrana, virtualmente intactas por las heridas que habían sufrido durante la noche.
Cuando el último de los perros, Angelica, fue liberado y las camionetas y la limusina se alejaron, volvimos al departamento. Cada uno de nosotros estaba demasiado ocupado resolviendo nuestros propios pensamientos y dilemas para distraernos con conversación, por lo que era notablemente silencioso.
Lo tengo. Tengo lo que necesito.
Simplemente no sabía cómo me sentía al respecto.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.05.26 02:17 DirkGentle Somos Uruguayos viviendo en Australia. AMA.

Siguiendo con el ciclo de AMAs a uruguayos viviendo en el exterior (pueden ver los links a los AMAs anteriores acá) hoy le llega el turno a nuestros miembros residentes en Australia.
Sin mucha más introducción, los dejo con 90ssysop y protectorofdunwyn.

protectorofdunwyn: Más Canguro que Tero - AMA

Hola Uruguay, gracias a los mods por darme la oportunidad de contarles de mi vida. Short Bio: Nacido en Montevideo y viví en Carrasco/Punta Gorda hasta los 18 años. Viajé con mi familia por Australia por 2 meses (más de 6600kms) antes de establecernos en una zona de balneario a 100 kms. de Brisbane (población 1.7 millones). En el 2000 fuí voluntario en las Olimpiadas de Sydney trabajando como intérprete y ahí conocí a quien eventualmente seria mi esposa. Tuve una charla con Milton Wynants antes de que ganara la medalla de plata. Comí pizza con Jorge Llerena y Julio Alonso durante los Paralímpicos. Desde el 2001 vivo en Canberra que es la capital Australiana que tiene un historial muy parecido a la creación de Brasilia. Centro de empleados públicos, todas las embajadas y creada simplemente para que la capital no fuera ni Sydney ni Melbourne. En el 2003 fuí enlace oficial de los Pumas durante el mundial de Rugby (por este pido perdón, pero tengo buenas razones). Trabaje 10 años como administrativo en el colegio “hermano” del Stella Maris (pero el de aca sigue siendo solo varones). Tengo dos varones (casi 8 y 6) que se negaban a aprender español hasta que el mayor visito Uruguay hace un par de meses y se dio cuenta que jugar en la plaza sin saber idiomas es “complicado”. Tengo una relación complicada con Uruguay, ya que de adolescente lo que quería era irme, pero de más adulto, me tira el paisito. Pido perdón por adelantado ya que el español lo fui perdiendo durante los últimos 20 años. Me gustan los autos clásicos, el Rock de los ’60 y ’70, pero mi primer concierto fue Roxette en el Centenario. Por otro lado, mi obra cumbre fue saltar del escenario durante una interpretación de “La Concha” en un concierto del Peyote Asesino. El Futbol nunca me salió, pero miro todos los mundiales (aunque las diferencias horarias me matan), prefiero el Baseball y el Rugby (pero el Rugby en Australia está en crisis). Extraño las galletitas Bridge, bizcochos salados, Ricarditos, chivitos y salir a manejar por la rambla. Cuando tengo monologo interior me hablo en inglés (a menos que este manejando y tenga que putear a alguien), pero si tengo que contar números rápidos lo hago en español. AMA!

90ssysop: cuando juega Australia y Uruguay, yo me pongo la remera celeste :)

Saludos de Sydney, Australia, me llamo Marcelo ( aunque la mayoría de mis compañeros me llaman "Marc") , en este momento estoy trabajando de analista de Logística, soy casado y tenemos un hijo... Emigramos con mis padres cuando yo tenía 8 años cumplidos en la época de la dictadura militar y cuando Australia todavía recibía a inmigrantes con brazos abiertos y te daban acomodación por un año en un 'Hostel' ( era gratis hasta que uno encontraba trabajo pero igual era bastante barato y ayudaba a los inmigrantes a ponerse de pie)
En Uruguay vivíamos en el Prado ( no en el parque pero a unas cuadras ;) ) yo iba al Colegio Bethesda y mis padres trabajaban en su panadería que no recuerdo dónde quedaba...
A los fines del '83 volví yo solo al Uruguay y viví con mis abuelos mientras estudiaba en el St Catherine's college (que quedaba en Rivera casi Bulevar). Estuve unos meses también en el Colegio Bethesda pero ahí me fue re-mal, me agarraba a trompadas todos los días con todos los compañeros y al poco tiempo me volví para Sydney.
Sydney es una de las ciudades más caras del mundo, comprar casa es cada vez más difícil, cualquier casita ahora te piden $1M o más y la s cuentas de electricidad, agua, gas etc tenes que vender un riñón para pagarlas pero a la vez es todavía un lugar bárbaro para vivir, el crimen es relativamente bajo y si trabajas podes vivir bastante cómodo. En mi experiencia como inmigrante, la mayoría de la gente no le importa de dónde sos (ojo porque poco a poco está cambiando eso por varias razones ) y te podes integrar bastante fácil a la comunidad. (No se si esa experiencia es porque yo era tan joven cuando vinimos y me salió más fácil integrar o si es la experiencia de todos los inmigrantes)
Me subscribe al sub porque no tengo amigos Uruguayos/as y extraño ..
submitted by DirkGentle to uruguay [link] [comments]


2017.08.15 07:49 Subversivos .........Y mato porque me toca.

El relato del crimen que transportó a este país hacia las regiones mentales más frías de los asesinos anglosajones en serie comienza cuatro años antes del 30 de abril de 1994, noche en la que un estudiante de tercero de Químicas, de 22 años, y otro de tercero de B.U.P., de 17, eliminan a un hombre con 20 puñaladas porque lo exigía el guion del juego que ellos mismos inventaron.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS ... Y mato porque me toca Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
Cuatro años antes de aquella madrugada, en un campo de fútbol del barrio madrileño de Chamartín, Félix Martínez, un niño de oc­tavo de E.G.B., se embelesa con los gritos desde la grada de un chaval cinco años mayor, ojos azules detrás de gafas gruesas, metro noventa sobre el nivel del suelo, moreno y desgarbado en el andar. Félix se le acerca creyendo que declama nombres de personajes del juego del rol, el invento que surgió a finales de los sesenta en Estados Uni­dos y conquistó en forma de negocio las papelerías españolas en la década de los noventa. Varias fichas, un tablero, una historia inven­tada y unos roles, interpretaciones o arquetipos que se adjudica a ca­da participante. Inteligencia, fantasía y tiempo libre para probarlas. Ordena y manda la figura del rol master.
A Félix no le gustaba ningún deporte, ni siquiera le apasionaba el cine, ni las chicas –su primera relación amorosa la tendría dos años después–, ni las motos, ni la ropa, ni los estudios. Tan sólo leer, a ser posible historias paranormales, escribir poemas y jugar al rol.
Félix se iba a llevar una sorpresa. Allí tenía un posible compañe­ro de Rol gritando aparentemente nombres de personajes. ¿A qué es­peraba para conocerlo? El chico de E.G.B. aborda por fin al miope de ojos azules y le pregunta si también sabe jugar al rol. Dos trage­dias se dieron la mano.
MÁS INFORMACIÓN ... Y mato porque me toca Todo lo publicado en El País sobre el caso 2008: Javier Rosado, el asesino del rol obtiene el tercer grádo 1999: Félix Martínez se rehabilita en un piso de estudiantes La de Félix, fácil de resumir: nunca tuvo hermanos, su padre ge­nético murió drogadicto y enfermo de sida cuando el niño cumplía un año, la madre mexicana, también drogadicta, conoció a su padre adoptivo cuando el chaval cursaba segundo de E.G.B. y se separaría cuatro años más tarde. Félix conocería entonces el cariño incondi­cional del nuevo padre y el desbarajuste colegial de todos los maes­tros por los que iba pasando, ya fueran de Madrid, Ibiza o La Rio­ja, según adjudicaran su estancia al lado de la madre o del padre. «Nunca hubo paz, eso no era una familia», confesaría el chico. La madre muere también de sida dos años antes del crimen y dos años después del encuentro con Javier en el campo de fútbol.
Félix, un carácter inseguro, nunca líder ni siquiera de sí mismo, lector empedernido, conoce en aquel campo a otro lector más empe­dernido, un fulano con una seguridad en sí mismo extraordinaria, alguien con frases del tipo «las mejores drogas están en la cabeza de uno», solitario, bien educado, taciturno y didáctico: Javier Rosado Calvo, vecino de Félix en una calle de Chamartín donde los pisos de cien metros cuadrados cuestan hasta 30 millones de pesetas de los años noventa. El del padre adoptivo de Félix, empleado en una empresa de máquinas tra­gaperras, era tan sólo alquilado.
Javier gritaba en las gradas varios nombres pero, para sorpresa del chiquillo, aquel tipo encorvado no sabía jugar al Rol. El chasco duró sólo un segundo, porque las palabras del otro llevaban un significado aún más atractivo y profundo que el del simple juego: eran nombres, pasajes, del gran novelista de literatura fantástica H. P. Lovecraft, el genio de principios de siglo cuyos relatos de tumbas, castillos temblorosos, sueños, monstruos y nieblas llegan cargados de frases tipo: «Los hombres de más amplio intelecto saben que no existe una verdadera distinción entre lo real y lo irreal; que todas las cosas aparecen tal como son tan sólo en virtud de los frágiles senti­dos físicos [...]». H. P. Lovecraft, la pasión confesa de Javier.
«Desde que conocí a Javier y me metió en su mundo», reconoció Félix en sus exploraciones psiquiátricas y psicológicas a raíz del cri­men, «todo cambió para mí, encontré otro tipo de pensamientos le­jos de los vulgares de cada día, cambió mi interior, me entregué a es­te tipo de filosofía que era apasionante, aún me sigue pareciendo apasionante, Javier se convirtió para mí en un ser extraordinario muy superior al hermano mayor que nunca tuve, me dejé arrastrar por él [...]. Al cabo de un tiempo llegué a hablar como él y a hacer gestos como él. Él hablaba mucho mejor que yo, mis ideas me las re­batía con facilidad [...]. Todo el mundo era estúpido para él, pero yo creo que yo para él no era estúpido».
Y Javier, la otra cara de la tragedia, encontró en Félix el público de banderita y trompeta que necesitaba su egolatría, el hermano pe­queño que tampoco tuvo, porque su único hermano, un año mayor, más fuerte, vencedor en las disputas físicas, apenas se trataba con Javier. Félix sería el discípulo predilecto de una filosofía alimentada con cuatro obras de Friedrich Nietzsche, Edgar Allan Poe o Stephen King mal mezcladas y otras tantas decenas seudoliterarias, peor di­geridas.
Durante una convalecencia por lesión en una pierna, Félix le lle­va un juego del rol y Javier aprende a jugar. Al poco tiempo el en­fermo crea Razas, un juego basado en el rol. La humanidad se di­vide en 39 razas o arquetipos que él ha inventariado basándose en personajes y nombres novelescos prestados por Lovecraft. Las razas, diría Javier, son ideas humanas llevadas al extremo. La raza 37 corresponde a los psicólogos, la 25 a las mujeres, la 22 al hombre, la 1 al bien y la 7 al mal. Cuando los psiquiatras le preguntan si jugaba al Rol, hay veces en que Javier llega a enojarse y dice que su juego era mucho más importante que el rol; era Su Obra, una «filosofía total» a la que había dedicado más de mil páginas y de la que espe­raba escribir un libro.
Hasta la noche del crimen, Javier pasa por un tipo normal, sin traumas perceptibles ni siquiera por su familia. Su padre, ingeniero industrial, solía jugar al ajedrez con él, su madre, enfermera, le sa­naba las heridas, y su hermano, compañero repetidor en tercero de Químicas, aseguraba que a Javier le bastaba con asistir a clase para aprobar.
Javier no era un joven de inteligencia superdotada, en eso coinci­den profesores y psiquiatras, pero disponía de la justa para creerse con mucha, para ganar un concurso de ajedrez en la cárcel y no disimular el orgullo o para impresionar a cuatro chavales del barrio menores que él. En los dos primeros cursos de Químicas consiguió seis aprobados, dos notables y un sobresaliente. Un expediente bueno, sin más.
Personalidad, conocimientos y edad suficiente, en cualquier caso, para erigirse en Master, líder de la banda del rol, que entre bromas y veras planeó matar la madrugada del 30 de abril a la primera víctima de lo que iba a ser una serie de crímenes. Los otros dos chava­les, Javier Hugo E. S. y Jacobo P., de 17 y 18 años respectivamente, fueron encausados por conspiración para el asesinato. A Jacobo le preguntó la policía por las normas de Razas y contestó que no había normas concretas como en el fútbol: «Se trata de sobrevivir en un mundo imaginario». Unas veces había que impedir la llegada a puerto de un barco, otras, era preciso destruir una ciudad y en al­gunas ocasiones se trataba de asesinar a alguna mujer que traicionó a su raza. Todo sobre la mesa.
Jacobo declaró que cuando Javier y Félix le llevaron al descampado donde habían eliminado a un hombre y se lo confesaron, él lo tomó como una fantasmada. Javier y Félix se vanagloriaban de aquello y lo equipararon al crimen de las setenta puñaladas, perpe­trado cerca de su barrio.
Empieza el juego
Un mes antes de la noche del 30 de abril, El País publicaba el hallazgo del cadáver de un hombre con unas setenta puñaladas y los ojos sacados. La noticia no causó otro efecto en los presuntos asesi­nos que el de animarles. A partir de ahora el tablero iba a adquirir la forma de toda la ciudad, con sus cuestas, sus descampados tene­brosos, sus personajes hundiéndose en la noche; las fichas serían pu­ñales y para moverlas vendría mejor usar guantes de látex que Ja­vier tomaría de sus clases de prácticas en la facultad; las reglas, sin límite.
Félix contó a los psiquiatras: "Yo creo que todo empezó a pla­nearlo [Javier] con decisión a raíz de un libro concreto de Lovecraft: Ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter, y en especial el capí­tulo "A través de la llave de plata", pasaje en el que un hombre se cansó del mundo y empezó a dedicarse a sus sueños hasta que al fi­nal estos sueños invadieron su propia realidad».
Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. La realidad invadida puede ser la de un hombre casado como Carlos Moreno, con tres hijos y amigo de una viuda también con tres hijos, con la que había pasado la noche. Carlos visitaba desde hacía cinco años la casa de su amiga Modesta L., de 51 años, desde las diez hasta la una de la madrugada. Nunca pensó en separarse, ni Mo­desta se lo pidió, ni su mujer ni sus hijos, conscientes de la relación, lo obligaron. Los viernes Carlos salía más tarde de aquella casa y aquel viernes de abril salió a las tres. Si cobraba su nómina de 60.000 pesetas, montaba en taxi hasta la otra punta de la ciudad. Y si no, el búho, que es como se conoce en Madrid a la línea de autobuses nocturnos. La noche del crimen Carlos llevaba las 60.000 pe­setas en el bolsillo, pero optó por el autobús. Y en la parada encon­tró a los admiradores de Lovecraft dispuestos a soñar sus pesadillas.
El crimen perfecto exigía, según Henry, el psicópata de la pelícu­la Retrato de un asesino, un desconocimiento total de la víctima, ningún móvil, nada. Ya lo habían avanzado la novelista Patricia Highsmith y el director Alfred Hitchcock en Extraños en un tren: si un desconocido mata a mi esposa y yo a su madre, nadie ha de sos­pechar nada; en principio.
Así que ahí llegan los dos, Javier y Félix, en busca de una vícti­ma a la que nunca han visto. El escenario no podía ser más propi­cio. Un descampado de risco y pastizal, una casa desvencijada en medio de un llano, de esas que parecen existir sólo en días de vien­to, una luna de miedo y una parada de autobús, como un oasis sin nadie.
Para acercarse a los hechos valga el diario de Javier Rosado, un texto sin precedentes en la historia criminal de España:
«Salimos a la 1.30. Habíamos estado afilando cuchillos, preparán­donos los guantes y cambiándonos. Elegimos el lugar con precisión.»
«Yo memoricé el nombre de varias calles por si teníamos que sa­lir corriendo y en la huida teníamos que separarnos. Quedamos en que yo me abalanzaría por detrás mientras él [por Félix] le debilita­ba con el cuchillo de grandes dimensiones. Se suponía que yo era quien debía cortarle el cuello. Yo sería quien matara a la primera víctima. Era preferible atrapar a una mujer, joven y bonita (aunque esto último no era imprescindible pero sí saludable), a un viejo o a un niño. Llegamos al parque en que se debía cometer el crimen, no había absolutamente nadie. Sólo pasaron tres chicos, me pareció de­masiado peligroso empezar por ellos [...]. En la parada de autobús vimos a un hombre sentado. Era una víctima casi perfecta. Tenía ca­ra de idiota, apariencia feliz y unas orejas tapadas por un walkman.»
«Pero era un tío. Nos sentamos junto a él. Aquí la historia se tornó ca­si irreal. El tío comenzó a hablar con nosotros alegremente. Nos con­tó su vida. Nosotros le respondimos con paridas de andar por casa. Mi compañero me miró interrogativamente, pero yo me negué a ma­tarle.»
Félix no supo explicar después por qué Javier le perdonó la vida. Y el otro nunca lo contó.
«Llegó un búho y el tío se fue en él [...].»
«Una viejecita que salió a sacar la basura se nos escapó por un minuto, y dos parejitas de novios (¡maldita manía de acompañar a las mujeres a sus casas!).»
«Serían las cuatro y cuarto, a esa hora se abría la veda de los hombres [...]. Vi a un tío andar hacia la parada de autobuses. Era gordito y mayor, con cara de tonto. Se sentó en la parada.»
« [...] La víctima llevaba zapatos cutres y unos calcetines ridícu­los. Era gordito, rechoncho, con una cara de alucinado que apetecía golpeada, y una papeleta imaginaria que decía: "Quiero morir". Si hubiese sido a la 1.30 no le habría pasado nada, pero ¡así es la vida!»
«Nos plantamos ante él, sacamos los cuchillos. Él se asustó mirando el impresionante cuchillo de mi compañero. Mi compañero le mira­ba y de vez en cuando le sonreía (je, je, je).»
Félix alegó dos meses después ante la policía que se encontraba algo bebido y que le daba miedo desobedecer a su amigo.
«Le dijimos que le íbamos a registrar. ¿Le importa poner las ma­nos en la espalda?, le dije yo. Él dudó, pero mi compañero le cogió las manos y se las puso atrás. Yo comencé a enfadarme porque no le podía ver bien el cuello.»
«Me agaché para cachearle en una pésima actuación de chorizo vulgar. Entonces le dije que levantara la cabeza, lo hizo y le clavé el cuchillo en el cuello. Emitió un sonido estrangulado. Nos llamó hi­jos de puta. Yo vi que sólo le había abierto una brecha. Mi compañero ya había empezado a debilitarle el abdomen a puñaladas, pero ninguna era realmente importante. Yo tampoco acertaba a darle una buena puñalada en el cuello. Empezó a decir "no, no" una y otra vez. Me apartó de un empujón y empezó a correr. Yo corrí tras él y pude agarrarle. Le cogí por detrás e intenté seguir degollándole. Oí el desgarro de uno de mis guantes. Seguimos forcejeando y rodamos. "Tíralo al terraplén, hacia el parque, detrás de la parada de auto­bús. Allí podríamos matarle a gusto", dijo mi compañero. Al oír es­to, la presa se debatió con mucha más fuerza. Yo caí por el terraplén, quedé medio atontado por el golpe, pero mi compañero ya había ba­jado al terraplén y le seguía dando puñaladas. Le cogí por detrás pa­ra inmovilizarle y así mi compañero podía darle más puñaladas. Así lo hice. La presa redobló sus esfuerzos. Chilló un poquito más: "Jo­putas, no, no, no me matéis".»
«Ya comenzaba a molestarme el hecho de que ni moría ni se de­bilitaba, lo que me cabreaba bastante [...]. Mi compañero ya se ha­bía cansado de apuñalarle al azar [...].»
«Se me ocurrió una idea espantosa que jamás volveré a hacer y que saqué de la película Hellraiser. Cuando los cenobitas de la pelí­cula deseaban que alguien no gritara le metían los dedos en la boca. Gloriosa idea para ellos, pero qué pena, porque me mordió el pulgar. Cuando me mordió (tengo la cicatriz) le metí el dedo en el ojo [...].»
«Seguía vivo, sangraba por todos los sitios. Aquello no me impor­tó lo más mínimo. Es espantoso lo que tarda en morir un idiota [...].»
Carlos Moreno Fernández fue un idiota que trabajó desde los ocho años como aprendiz de relojero, un obrero que con el oficio más que aprendido se quedó en paro desde hacía nueve años y padeció de nervios hasta que su esposa lo colocó en la empresa de limpieza El Impecable Ibérico, probablemente un nombre estúpido también; Carlos Moreno Fernández fue un idiota que no consintió jamás la entrada de un fontanero, un albañil o un electricista en casa porque él solo se bastaba para arreglarlo todo, un hombre idiota que a fuer­za de trabajo había conseguido dinero para educar a sus tres hijos, que sabía cocinar y le encantaba cuidar flores, un hombre que huía de los televisivos «Quién sabe dónde», «Su media naranja» y «Códi­go Uno», porque le parecían «programas para marujas». Un hom­bre. Con sus aspiraciones a corto y largo plazo, sus pequeños y gran­des recuerdos, reducidos a un charco y un bulto entre las piedras.
«Vi una porquería blanquecina saliendo del abdomen y me dije: “Cómo me paso” [...].»
«A la luz de la luna contemplamos a nuestra primera víctima. Sonreímos y nos dimos la mano [...]»
«No salió información en los noticiarios, pero sí en la prensa, El País, concretamente. Decía que le habían dado seis puñaladas entre el cuello y el estómago (je, je, je). Decía también que era el segundo cadáver que se encontraba en la zona y que [el otro] tenía 70 puña­ladas (¡qué bestia es la gente!) [...]»
«¡Pobre hombre!, no merecía lo que le pasó. Fue una desgracia, ya que buscábamos adolescentes y no pobres obreros trabajadores. En fin, la vida es muy ruin. Calculo que hay un 30% de posibilida­des de que la policía me atrape. Si no es así, la próxima vez le toca­rá a una chica y lo haremos mucho mejor.»
Como no había nada que lamentar, sino todo lo contrario, la ha­zaña corrió de boca en boca entre la banda del rol. Así hasta que se enteró un amigo de ellos que se lo contó en confesión a un cura, des­pués al padre, y el padre lo puso en conocimiento de la policía.
Batallones de periodistas y psiquiatras comenzaron sus investiga­ciones. Nunca hasta este entonces se había dado en España un caso semejante.
Pascual Duarte, el genuino personaje de Camilo José Cela, co­menzó sus fecharías porque pensó que la perra le miraba mal. De un tiro la mató.
El ejecutivo rico, vacío y psicópata que protagoniza la novela del estadounidense Bret Easton Ellis narra con algunos años de antela­ción a Javier y con parecida frialdad su asesinato del mendigo: «Luego le corto el globo ocular... y él empieza a gritar cuando le cor­to la nariz en dos, lo que hace que la sangre me salpique un poco». El ejecutivo producto de la ficción contaba con el móvil filosófico de que los perdedores no cuentan en esta vida. El existencialista de El extranjero que inmortalizó Albert Camus en 1942 mató porque le atormentaba el calor, el resplandor insoportable del mar. A Javier y a Félix sólo les movió el juego.
Siete meses después del crimen, Félix Martínez, el compañero del autor del diario, declaró al psiquiatra José Cabreira, del Instituto Na­cional de Toxicología: «Después de leer todos los artículos de prensa que han hablado de nosotros, todo me parece basura periodística exagerada para distraer a la opinión pública de otras cosas más im­portantes. En particular se ha exagerado con el diario de Javier, en el que yo sé que lo que escribió estaba muy exagerado y fantaseado, es­cribió lo que él cree que pasó y en él es donde me inculpa. Además lo escribió muy deprisa, en dos o tres días, enseñándoselo luego a ami­gos comunes».
Javier también culpa a la prensa de su situación. Ninguno de los dos amigos ha hablado con rencor del otro. «Le llegué a idealizar», confesó Félix, «ése fue mi error y otro error, dejarme llevar demasiado». Para después añadir sin reparos: «Me dejé engañar, era cons­ciente de que me dejaba llevar, pero siempre aprendía algo».
Un monstruo
Félix sigue teniendo la impresión de que su amigo era un su­perdotado: «Javier es casi un inútil, alérgico, miope, con diarreas... Tiene de todo, incluso un estómago que es un caso único... Sin embargo en la parte mental es un monstruo... ».
Con un monstruo así era imposible que la policía los descubriese.
La banda confiaba en el Master, aunque no sabían que habían deja­do intactas las 60.000 pesetas en la chaqueta del idiota, con lo cual, la policía empezó a descartar el móvil del robo.
Nada más asesinarlo, Javier dedicó una ficha a Carlos con el nombre de Benito, el mismo que un profesor de Químicas. Lo dibu­jó con su bigote, con la bolsa donde guardaba su mono de trabajo, y puntuó sus cualidades: Fuerza 8, Poder 6, Carisma 4, Inteligencia 6, Tamaño 15, Voluntad 16.
Había que proseguir rellenando fichas, más cadáveres sobre la tumba del tablero, homicidios en serie, con la perseverancia de Jack el Destripador o sus secuaces anglosajones. Cuando fueron detenidos se disponían a salir de nuevo de cacería con los guantes de látex. Pe­ro a sus espaldas olvidaron una cosecha de pruebas. Restos de guan­tes en la cara del idiota, el reloj de Félix perdido en la pelea, el diario, el famoso diario en casa. Cuando la policía detuvo a Javier aún lleva­ba el dedo vendado que aseguró en el diario haberse herido al meter­lo en la boca del idiota. Se encaminaba a la casa de Félix, a veinte me­tros de la suya, con un paquete de guantes en la mano. Félix se derrotó enseguida, lo que en lenguaje policial significa ni más ni me­nos que reconoció todo. Entre sollozos declaró que el plan consistía en matar esa noche tórrida del 5 de junio a una chica y para eso los guantes. Pero Javier no se arredró ni por los agentes de la brigada de la Policía Judicial de Madrid, ni por las pruebas que le colocaban de­lante de su considerable nariz, ni por la lectura en vivo del diario.
–¡Dios mío, no puedo creer que yo haya hecho eso! Tengo la du­da de que sea verdad o ficticio.
–Si a las cuatro de la mañana –le preguntaba el policía– no esta­bas dando 20 puñaladas a un hombre, ¿qué hacías?
–Creo que estaba jugando al ordenador, no recuerdo bien. Después de los agentes llegó el batallón de psiquiatras a la cárcel.
Cada uno con sus entrevistas, con parecidas preguntas y distintas conclusiones. Si estaban locos, ningún crimen podría imputárseles; y si no, la condena sería por homicidio. Psicóticos o psicópatas, ése era el dilema.
Los psicóticos no son responsables de sus actos, los psicópatas, sí.
Los primeros se libran de cualquier condena, los segundos no. En el psicótico no existe conciencia del yo, en el otro, sí.
Los padres de Javier Rosado contrataron los servicios del profe­sor de Psiquiatría Forense de la Universidad Complutense de Ma­drid José Antonio García Andrade. El doctor se quedó extrañado de que su cliente declarase un cariño enorme por su padre, al tiempo que desconocía su edad y profesión. De la madre decía que trabaja­ba de ATS porque de vez en cuando le sanaba alguna herida.
Le confesó a García Andrade que de entre las razas, la que más le ha influido, la que más se asemeja a su persona es Cal, a quien de­finió como «un niño frágil, a veces una mujer rubia, que emana tal sufrimiento que es difícil acercarse a ella, aunque es peor cuando sonríe o tiene la cara machacada». Y aseguró: «Sin Cal yo no sería lo que soy. Con él aprendí a aprender. Lo conocí en 1988; Cal es do­lor; el bendito sufrimiento; ama los cuchillos, los objetos punzantes o cualquier cosa que pueda producir dolor, aunque lo que más le fas­cina es el dolor del alma».
De Cal aprendió Javier su simple teoría sobre la vida: «Aprender a usar el dolor es disfrutado como el placer. El dolor de los puntos de sutura que me dieron en la rodilla cuando tuve un accidente es mayor que el orgasmo con una mujer. El dolor es mejor que el pla­cer y más barato. La gente confunde al cenobita con el masoquista, pero no son lo mismo; éste disfruta siendo humillado y al someter­se, pero el cenobita disfruta al sufrir, porque con el dolor saca conocimiento. Cal dice que cometió el crimen del que se me acusa. Lo ha­ce para dañarme, para enseñarme, para causarme pena, desespera­ción, pero Cal no mata, sólo tortura».
¿Loco o actor? El 8 de octubre de 1994 le reveló a García Andra­de que el primer golpe a la víctima fue con un cuchillo pequeño de conchas naranjas. Le dio en el mentón y en la cara anterior del cue­llo y señaló el movimiento de su víctima bajando la cabeza hacia el tórax. García Andrade le hizo ver que este dato no venía en los pe­riódicos. Javier sintió miedo por primera vez, al menos, eso es lo que el forense contratado por su familia reseñó. «Estoy al borde de la lo­cura, necesito ayuda», cuenta el psiquiatra que dijo Javier, «es ver­dad, esto no venía en la prensa. Hay veces en que yo no miro, no veo, no siento, no huelo, no me fijo, no es una mente, es una máquina, tienes que hacer una cosa y la haces. Eso ocurrió».
En ese momento de la entrevista solicitó que se le sometiese al Suero de la Verdad, y se sumergió, según Andrade, en una gran an­gustia.
¿Loco o actor? Para el psiquiatra contratado por su familia, Ja­vier está loco, por tanto no se le podría imputar delito alguno. García Andrade sostiene que este chico de «inteligencia de tipo medio, con buena capacidad de abstracción y de síntesis» padece una «es­quizofrenia paranoide, además de personalidad múltiple psicótica y amnesia disociativa». Psicótico pues, sin lugar a la condena, además de esquizofrénico y con problemas de memoria.
Para el doctor, el juego no fue la causa de sus enfermedades, si­no precisamente la máscara. Dos años después del crimen, Javier se­guía jugando a Razas en la cárcel.
Pero el dictamen de García Andrade no era más, ni menos, que un estudio de parte, es decir, algo que había que contrastar necesa­riamente con otros estudios.
La titular del juzgado de instrucción número cinco de Madrid encargó otro informe a las psicólogas adscritas a la clínica médico-forense de Madrid Blanca Vázquez y Susana Esteban.
Cuando Javier les empieza a hablar de su perro Atila dice: «El pe­rro es una magnífica persona, cuando lea la prensa ya sabrá él a lo que me refiero».
Javier se declara ratón de bibliotecas, con más de 3.000 volúme­nes en su casa, y las psicólogas corroboran que el preso cuenta con cierto bagaje de cultura fantástica, pero no sabe quién es Martin Luther King, por no hablar de temas corrientes como ecología o Ter­cer Mundo, de los cuales asegura desconocer todo.
El dilema
¿Loco o actor? El informe de las psicólogas lo califica de psicópata pero... «este diagnóstico implica un trastorno de personalidad que no afecta en absoluto a su capacidad de entender y obrar [...]. El sujeto sabe lo que quiere hacer y quiere hacerlo cuando lo hace». Por tanto, susceptible de condena.
El informe de las psicólogas es bastante más duro que el del psi­quiatra contratado por la familia. Para ellas, Javier Rosado jamás se ha creído ser una de sus razas, sino que las conoce y controla a su voluntad y siempre desde una perspectiva de observador. Y conclu­yen: «Se trata de un sujeto altamente peligroso [...]. Bajo circuns­tancias favorables podría cometer cualquier crimen violento y sádi­co. Odia a la sociedad y a las personas, con las que no se siente implicado más que de forma racional. Busca activamente reconoci­miento social».
Blanca Vázquez y Susana Esteban concluyen su estudio de 21 pá­ginas el 7 de octubre de 1994. Doce días después Juan José Carras­co Gómez y Ramón Núñez Parras, especialista en psiquiatría el pri­mero y médicos forenses ambos adscritos a los juzgados de la plaza de Castilla, presentan a petición de la juez otro estudio sobre Javier de 51 páginas. Ambos análisis, el de ellas y el de ellos, se habían efectuado de forma paralela a petición de la juez y de eso se queja­rían por escrito Carrasco y Núñez al entender que «los retests practi­cados en fechas cercanas pierden fiabilidad».
Unos y otras se encierran con el preso, visitan a sus familiares, analizan sus escritos y, al emitir sus dictámenes, se contradicen. Ca­rrasco y Núñez sostienen que cualquiera de las múltiples personali­dades de Javier «pueden tomar el control absoluto de la conducta». O sea, exento de penas.
Aunque también hacen reseñar los doctores que tanto su madre como su hermano mayor no habían observado antes del crimen nin­gún comportamiento en Javier sospechoso de tratamiento psiquiátrico. Ni alteraciones de memoria, ni manifestaciones de las distintas personalidades, ni soliloquios. Siempre fue muy estudioso, introver­tido y lector infatigable. Nunca pensaron que precisase de psicólogos, aunque una vez en la cárcel comenzaron a verle con trastornos serios en sus visitas.
En una de sus entrevistas los dos psiquiatras llegan a plantearse si Javier actúa en plan estratega, porque alguna vez les había ad­vertido que durante su estancia en prisión iba a resucitar a Wul, el estratega que estaba adormecido, para defenderse así de funciona­rios, médicos y otros presos.
Tras varias horas de entrevistas con el recluso y su familia, tras consultar las más de 1.000 páginas que Javier escribió sobre su jue­go, además de bibliografía y jurisprudencia sobre personalidad múltiple en Estados Unidos, Carrasco y Núñez concluyen que sus tras­tornos no están buscados conscientemente como coartada porque sería muy difícil de simular un cuadro clínico de tanta riqueza, ex­presividad y contenidos. Resumen: enajenación mental completa. En cuanto a las posibilidades de cura, «no existe ninguna cuya indica­ción sea garantía de una evolución favorable».
Sin embargo, Javier Saavedra, el abogado de la familia de la víc­tima, asesorado por psiquiatras especialistas en casos de múltiple personalidad, sostiene que Javier es un psicópata dueño de todos sus actos. «Si hubiera encontrado junto a la víctima a un guardia civil, un psicótico habría cometido el crimen igualmente, pero Javier Ro­sado, no: él discernía el peligro. El psicótico puede ver perturbados sus sentidos afectivos, pero no es frío como el psicópata.»
Carlos Fernández Junquito, médico psiquiatra del Hospital Ge­neral Penitenciario, vio a Javier como una persona con la afectivi­dad prácticamente abolida. «Cierto día, estando presente en la en­trevista la psicóloga de la Unidad, le dijo: "Puede usted quedarse, es como el teléfono".»
Pero el psiquiatra Fernández Junquito le diagnosticó el 18 de oc­tubre de 1994, en el informe más breve de los tres elaborados, es­quizofrenia paranoide, algo que desecharon otros doctores.
Para el letrado Saavedra, Javier Rosado no sólo está exento de cualquier tipo de esquizofrenia sino que se trata de un psicópata res­ponsable y consciente de todo lo que hizo: «El lenguaje del psicópa­ta es estructurado, racional y lógico, como el de Javier; los psicópatas_ son seres racionales, muy manipuladores, engañan mucho, ambicio­nan el poder y para ello se valen del lenguaje, mientras que el psi­cótico pasa del poder. En el momento en que lo cogieron no es un psicótico, aunque después haya desarrollado una psicosis».
Javier se consideró impotente ante los psiquiatras para saber si él había cometido el crimen. Aseguró que si intentara averiguarlo se podía declarar dentro de su cabeza una guerra civil entre las razas, como la que sufrió con 17 años: «Hubo una rebelión en COU que fue la guerra de los Maras... fue cuando tuve el desengaño amoroso, mi depresión, Mara contra Fasein». Para investigar sobre aquel cri­men dijo que tendría que atravesar pasillos de su cerebro muy peli­grosos, porque hay razas que no dejan pasar a nadie por allí.
El 22 de junio de 1994 Javier salió esposado de la cárcel de Val­demoro para que lo examinara en los calabozos de la plaza de Cas­tilla un forense. En el trayecto del furgón a la cárcel, un redactor de El País le preguntó:
–Javier, ¿te arrepientes de lo que has hecho?
–Yo no he hecho nada –contestó con la cabeza gacha para eludir las fotos–, yo no he hecho nada.
Uno de los guardias civiles que lo custodiaban le levantó la cabe­za agarrándolo por la nuca y le dijo:
– ¿Que no has hecho nada, cabrón?
En la cárcel, algunos presos mucho más fornidos que él le respe­tan y le temen por el halo de inteligencia que le ha otorgado la pren­sa y sus partidas de ajedrez.
Pero su compañero Félix fue a parar a un pabellón de adultos donde los otros presos, en un alarde de originalidad, lo han bautiza­do con el alias de Niño.
Los psiquiatras Carrasco Gómez y Núñez Parra señalan que a pe­sar de todo Félix seguía admirando a Javier y se mostraba interesa­do por lo nuevo que podía estar escribiendo su amigo en prisión sobre Razas. «Ahora seguro que utiliza la raza 17, Wul, y la 18, la serpiente de lengua bífida, que intenta convencer haciendo daño a otros, implicar a otros para salvarse él mismo ... y es posible que Fa­sein pueda cortarse los dedos, Fasein es el que se automutila, que aprende con el sufrimiento, que se va cortando los dedos y va apren­diendo ... »
Félix a veces también duda de su personalidad: «No estoy seguro de haberlo hecho... pero quizás no fuera yo en ese momento... esta­ba muy identificado con Javier... me he metido en un lío... [sollozos], de una broma de matar a alguien nunca pensé que fuera a suceder lo que sucedió».
Mientras esperaban la sentencia del juez, Javier seguía jugando a sus Razas, inventando alguna de ellas basada en la persona de un policía que le interrogó, y Félix se entretenía con poemas como este que escribió antes del crimen:
Quiero romper las cadenas de la muerte
y volar por estepas infinitas
con un caballo de alas marchitas
cantando con el grito de un demente.
Pasarán estaciones pequeñitas
en el ritmo incesante de mi mente
con mi amargo recuerdo tan caliente
soñarán las mujeres más bonitas.
Mas te recuerdo y en mi memoria gritas.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2016.12.16 09:28 rafa-bl EL MÉTODO QUE ME AYUDÓ A ENCONTRAR MI CAMINO EN LA VIDA

Hace poco más de dos años que estaba totalmente perdido. No encontraba mi lugar en el mundo. Todo lo que “siempre había deseado” no se parecía ni de lejos a la realidad. Llegué a un punto en el que decidí que tenía que dar un giro a mi vida. Sin saberlo seguí una serie de pasos que me ayudaron a descubrir cómo quería que fuese mi vida, qué hacer para vivir la vida como realmente deseaba y así volver a ser feliz y estar a gusto conmigo mismo. Más abajo encontrarás el método exacto que me ayudó a mí y a otros a descubrir lo que realmente quieren y necesitan en la vida para ser felices o incluso a qué quieren dedicarse. No he ocultado nada, está todo detallado para ti, e incluso he hecho parte del trabajo por ti presentando muchos ejemplos y hasta un caso práctico. Todo lo que tienes que hacer es seguir leyendo y ponerlo en práctica.
Lo que la sociedad quiere no es lo que yo quiero
Desde fuera todo era diferente, sin embargo. Hacía sólo 3 meses que había terminado la universidad y ya había conseguido un trabajo indefinido, con muy buen sueldo, en la mayor empresa del mundo en ese campo. El sueño español (si no el sueño de gran parte de la gente de este planeta) dirían muchos. Supongo que te imaginarás todo lo demás, tus amigos y tu familia súper orgullosos de ti: “¡Enhorabuena, ya te has colocado!”
Al poco tiempo descubrí que YO no era feliz. Todos los días me despertaba con un agujero en el estómago, y no de hambre, si no de angustia. Perdí peso y me sentía culpable. Mis padres habían hecho un gran esfuerzo para que pudiese estudiar, había arrastrado a mi novia hasta allí conmigo… No podía rendirme, dale una oportunidad al trabajo me decían todos a mi alrededor. Yo también lo creía. Pero el trabajo no ayudaba y yo menos.
Aguanté así unos meses. Durante ese tiempo empezó a crecer en mí una vocecita que me decía la vida no puede ser así. No puede ser que a partir de los 20 y tantos todo se reduzca a trabajar y trabajar y vivir los fines de semana y cuando te dejan coger vacaciones…¡Y cuando te jubiles! Ja, ¿y si palmo antes? ¿O he cotizado en España? He tenido experiencias en mi joven vida como para saber que puedes palmar en cualquier momento…
Sentía que algo tenía que cambiar. No podía seguir así. Mi estado estaba afectando a mi relación de pareja y lo peor de todo es que me estaba convirtiendo en alguien que yo no era. Me miraba al espejo y no me reconocía, la pena y la ansiedad se reflejaban en mi rostro, cuando antes había ganas de vivir.
¿Qué hago para cambiar mi situación?
No sabía a quién ni a dónde acudir. No sabía qué quería hacer ni cómo dar un giro a mi vida. Empecé a leer blogs y a escuchar podcasts. Ayudaba, pero claro, estando perdido y con baja autoestima no sabía qué camino seguir, iba detrás de todo lo que relucía y la realidad es que así no solucioné nada. Seguía perdido, triste y además abrumado por tanta información. Y también estaba el miedo al fracaso, que si bien muchos a nuestro alrededor alimentan, somos nosotros los que más leña al fuego echamos con nuestro come come mental a todas horas.
Sin embargo, en aquel momento, fracaso para mí significaba quedarme inmóvil y aceptar mi estado y mi situación. Si no hacía nada por cambiar una situación que me estaba afectando emocionalmente, si no hacía nada por volver a ser yo mismo, sentirme bien conmigo mismo y ser feliz en mi día a día, ¿cómo voy a contribuir a la felicidad de las personas que me rodean y me quieren? Entonces vi clarísimo que permanecer así y no hacer nada por cambiarlo sí que sería un fracaso absoluto.
Así que no me quedó otra que apañármelas yo solito. Porque te guste o no, al que más le duele cuando estás mal es a ti mismo. Descubrí que primero tenía que arreglar las cosas conmigo mismo y averiguar hacia donde quería ir. Las estrategias, tácticas, modelos de negocio, cambio de trabajo, etc, vendría después. Primero tienes que saber a dónde vas para meter unas cosas u otras en la maleta.
Con el tiempo, he analizado desde fuera todo lo que hice para salir del pozo en el que me encontraba. Así he podido desarrollar un método, El Método Tórcar, para que otras personas también puedan dar ese cambio de rumbo a sus vidas.
El Método Tórcar
El objetivo principal es diseñar la situación perfecta para que puedas conectar contigo mismo (suena muy místico, pero no lo es), para que puedas ver claramente quién eres y qué quieres en la vida ahora mismo. Las personas cambiamos a lo largo de la vida y con ellos nuestras motivaciones y gustos, así que abraza el método y siéntete cómodo descubriéndote a ti mismo.
1. Elígete a ti mismo
Todos tenemos responsabilidades. Repito todos. Pero otra cosa que también tenemos todos son huecos en el día. Momentos en los que puedes elegir lo que haces. Mientras vas al trabajo, mientras haces ejercicio, etc. No pasa nada si cambias Facebook o Instagram durante unos días para realmente dedicarte a ti mismo. Uno de mis favoritos es mientras me ducho. El agua caliente es un gran estimulante de la mente pues ayuda a entrar en un estado de tranquilidad y seguridad, si aún no lo has probado te lo recomiendo. En esos huecos, elígete a ti mismo, sé egoísta. Si te lo puedes permitir, marca esos huecos en tu horario, para que nadie te moleste.
2. Diseña tu mundo
Aquí no se trata de pensar si queremos ir a un spa, a una playa paradisíaca o pasar un finde de maratón de tu serie favorita. Idealmente, ya sabrás en qué momento del día puedes ser egoísta y ELEGIRTE A TI MISMO. Ahora hay que ir un paso más allá para que esos momentos realmente sean tuyos. Para que a pesar de que lo hagas en público, como ir al trabajo en metro, tu mente no esté por completo en ese lugar, sino que esté en un camino de exploración hacia tu interior.
¿Te suena la expresión “estás en tu mundo”? Bien, pues ése es el estado que queremos conseguir. Pero queremos ir un poco más allá, queremos que nuestro mundo esté lo más aislado posible del resto. Para ello tienes que descubrir qué elemento o elementos tienes que añadir a tu momento de egoísmo para poder aislarte y concentrarte única y verdaderamente en ti mismo.
Por si estás un poco confundido o confundida, y no sabes claramente qué tienes que hacer. A continuación, te presento algunos ejemplos.
*Ejemplo #1. Piensa en una persona a la que le gusta correr y cuando corre escucha una música determinada. Una música que, por una razón u otra, le impulsa a seguir adelante a pesar del dolor en los músculos, el cansancio o la falta de oxígeno en los pulmones. A pesar de todas las señales de su cuerpo que activan esa voz que dice ¡párate, párate!, esa persona sigue adelante, incluso más rápido, porque lo que escucha ha conectado con su interior, con esa voz que grita más fuerte y que dice “sigue, corre más rápido”, esa voz que te ayuda a visualizar situaciones que aún no han sucedido, como en este caso, terminar tu carrera en menos de X minutos, o correr un tramo a una velocidad que no habías alcanzado hasta entonces. O simplemente te anima a no pararte.
*Ejemplo #2. Imagina una persona, sentada en una terraza o en el sofá de su casa. Pero su mente está volando mucho más lejos. Está pensando en sus cosas, o imaginando lo que podría o no podría haber sido, o simplemente soñando con las siguientes vacaciones. El entorno le proporciona los elementos visuales y auditivos necesarios para aislarse del mundo.
*Ejemplo #3 (mi favorito). Piensa en cualquier persona que está escuchando su música favorita. Puede ser cualquiera, las vemos por todas partes. La probabilidad de que esta persona esté en “su mundo” es muy alta. Es música que nos inspira mientras trabajamos o estudiamos, mientras nos duchamos o viajamos.
*Ejemplo #4. Una persona observa un cuadro (o una escultura, o el cartel de publicidad de la parada del bus) algo en esa imagen le hace recordar lo que hizo ayer a mediodía. Ese pensamiento le lleva a rememorar que fue lo que comió y así sigue viajando en su interior hasta que termina recordando lo mal que le habló a su madre y que además no tenía ningún motivo para hacerlo, tras lo cual la llama para pedirle perdón. Un bonito y necesario gesto que tal vez no habría sucedido sin la influencia del estímulo visual.
Espero que ahora entiendas mucho mejor el tipo de elementos/estímulos que estamos buscando.
Por si aún no caes en ningún estímulo que te pueda ayudar, aquí tienes unas pautas generales para buscarlos:
*Piensa cuando fue la última vez que te emocionaste por algo. No es necesario que llorases, pero sí que sintieras ese pellizco en el estómago, ya sea por alegría o tristeza. Una vez que lo hayas identificado, piensa qué fue lo que tocó tu fibra sentimental. Una foto, la banda sonora de una película, un recuerdo de la infancia, lo que sea.
*Igualmente sirve pensar en cuando te has sentido inspirado por algo o alguien, por ejemplo una persona que dedica su vida a salvar a los orangutanes en peligro por el comercio de la palma. Si leer este tipo de hechos te inspira, adelante, aquí tienes tu estímulo.
ÚLTIMO RECURSO: el olfato. También conocido como el sentido del recuerdo. Todo el mundo tiene alrededor múltiples fuentes aromáticas. Tan sólo tienes que probar hasta que alguna de ellas inicie el viaje hacia tu mundo.
No debemos perder de vista nuestro objetivo: encontrar estímulos externos que nos ayuden a aislarnos de nuestro entorno para concentrarnos en nosotros mismos. De esta manera podremos usarlos cada vez que queramos iniciar ese viaje de exploración hacia nuestro interior.
Llegados a este punto, deberías haber identificado:
A. El mejor momento para aislarte. B. Estímulos o elementos externos que te ayuden a meterte en “tu mundo”.
Si es así, continúa hasta el siguiente y último paso.
3. La Respuesta
Una vez que hayas conseguido aislarte y estés pensando en tus cosas debes recordar que esto es un ejercicio. Estás buscando la respuesta a la gran pregunta:
¿Qué es lo que de verdad quiero hacer en la vida?
O cualquier otra de las múltiples variantes que tiene esta pregunta. La realidad es que puede que no encuentres la respuesta, o que no haya respuesta.
No desesperes, no estás solo/a, yo no encontré respuesta a esa pregunta.
Pero lo que es seguro es que vas a encontrar muchas respuestas, si haces las preguntas adecuadas, y que esas respuestas te van a guiar por el camino que te va a ayudar a salir del estado de inmovilismo e incertidumbre en el que te encuentras.
Comienza con preguntas más genéricas y ve profundizando poco a poco con preguntas más específicas. Debes empezar por tu pasado más cercano e ir retrocediendo poco a poco hasta donde necesites llegar. Recuerda que lo que importa eres tú. Te has elegido a ti mismo. Sólo hazte preguntas relacionadas contigo mismo.
Aquí tienes una lista de algunas de las preguntas que puedes hacerte: -¿Cuándo fue la última vez que me sentí feliz? -¿Cuándo fue la última vez que me sentí útil? -¿Cuándo fue la última vez que disfruté de lo que estaba haciendo?
-Fue una sensación pasajera o duró varias horas, días,…,meses, etc. -¿Qué estaba haciendo? -¿Estaba solo/a? -¿Qué influencia tuvieron las personas a mi alrededor? -¿Cómo era mi vida en ese momento? -¿Era mi forma de vida la causa de esa sensación? - ¿He sentido esto más veces a lo largo de mi vida?
La lista es infinita pues cada persona es un mundo diferente. Lo importante es que vayas profundizando para detallar las respuestas lo máximo posible. Lo consideras necesario, apunta todas lo que vayas encontrando. Así irás creando una especie de mapa con ideas que te ayudará a retomar por donde te quedaste en la sesión anterior y a sacar ideas y conclusiones más claras.
Aquí tienes un caso real para que comprendas mejor el proceso completo.
Caso real: una amiga me contó que no le gustaba su trabajo, pero que ella había estudiado para eso. Pensaba que si cambiaba de trabajo volvería a ser igual pero con otros compañeros y un edificio diferente. Por otro lado si no hacía ese cambio natural, pasar de un trabajo a otro similar, no sabía que otra alternativa coger. Estaba perdida.
Le sugerí que siguiera mi método (en aquel momento sólo eran una serie de consejos prácticos). En su caso ella decidió dedicar su camino de ida y vuelta al trabajo para poner el método en práctica, pues tiene otras responsabilidades que le ocupan el resto del tiempo “libre”. Llenó su móvil de su música y podcasts favoritos.
A las dos semanas me comentó que se sentía un poco atascada, que no encontraba respuestas. Yo le dije que jugara con el tiempo. No te ciñas sólo a hace unos meses, vuela hasta tu infancia si lo ves necesario. El siguiente fin de semana me contó que había descubierto que el último periodo de tiempo que se sintió feliz con el trabajo y con su vida en general, fue cuando justo después de la carrera tuvo que trabajar un tiempo como camarera. Pero también me dijo que ella no quería estar trabajando de camarera toda la vida.
Mi respuesta fue: ¿Ves cómo estás avanzando? Has descubierto dos cosas: uno, cuando fue el último periodo largo en el que eras feliz con todos los aspectos de tu vida y dos, algo que no quieres hacer. Es tan importante tener claro la dirección que tomar como la que no tomar.
Le sugerí que analizase mejor ese periodo de tiempo, qué era lo que más le gustaba, con quien se juntaba en ese momento, que hacía en sus ratos libres…También le dije que buscase otros periodos en su vida en los que se hubiera sentido de manera similar.
A los diez días recibí una llamada suya. Estaba muy emocionada: “Rafa esto es increíble, ¡lo encontré! Ya sé lo que quiero”.
Ella descubrió que se había sentido de forma parecida durante sus años de universidad. Lo único que compartían esos dos periodos de tiempo era su pareja. Esos dos periodos sucedieron en años diferentes, en lugares diferentes, rodeada de personas diferentes y dedicándose a tareas muy diferentes. ¿Entonces? Ella descubrió que lo que le hacía feliz era la libertad. Poder ser dueña de sus días con sus horas y minutos. Poder estar en la puerta del cole recogiendo a sus hijos a medio día, o cogerse un puente largo con su marido sin tener que pedir permiso a nadie.
Esto es sólo un ejemplo sobre una persona concreta. Ella descubrió que lo que le faltaba a su vida era salir de la monotonía impuesta por su trabajo tradicional y recuperar su libertad y su capacidad de decidir.
No encontró una respuesta clara, del tipo: tienes que dedicarte a vender periódicos, por ejemplo. Se dio cuenta de que ella necesita sentirse libre y dueña de su tiempo para ser plenamente feliz. Este fue un gran paso hacia delante en su vida.
Tras esto se sentía llena de energía y dispuesta a seguir indagando. Usó el mismo método, lo único que cambió fueron las preguntas que se hizo a sí misma, y descubrió que quería ayudar a los demás. La forma, ya la averiguaría por el camino. Poco a poco. Después de aplicar los 3 pasos del método todo era diferente para ella, ya sabía lo que le faltaba para ser feliz, y eso lo cambiaba todo.
Ahora es TU turno. Ya sabes cómo puedes descubrir qué necesitas en tu vida para ser feliz o incluso a qué dedicarte. Las respuestas son únicas e impredecibles, pero lo que sí es seguro es que las vas a encontrar.
Deja el inmovilismo y ponte a ello, el camino sólo se hace al andar, así que…¡ANDA!
Lo más importante es que aproveches este método (o cualquier otro) y salgas de la situación en la que te encuentras, así que ponte en acción.
¿Qué has descubierto al aplicar este método? ¿Crees que le falta algo? ¿Por qué no lo has llevado a cabo?
Deja un comentario, los contesto todos personalmente.
submitted by rafa-bl to espanol [link] [comments]


2016.12.16 09:17 rafa-bl EL MÉTODO QUE ME AYUDÓ A ENCONTRAR MI CAMINO EN LA VIDA

Hace poco más de dos años que estaba totalmente perdido. No encontraba mi lugar en el mundo. Todo lo que “siempre había deseado” no se parecía ni de lejos a la realidad. Llegué a un punto en el que decidí que tenía que dar un giro a mi vida. Sin saberlo seguí una serie de pasos que me ayudaron a descubrir cómo quería que fuese mi vida, qué hacer para vivir la vida como realmente deseaba y así volver a ser feliz y estar a gusto conmigo mismo.
Más abajo encontrarás el método exacto que me ayudó a mí y a otros a descubrir lo que realmente quieren y necesitan en la vida para ser felices o incluso a qué quieren dedicarse.
No he ocultado nada, está todo detallado para ti, e incluso he hecho parte del trabajo por ti presentando muchos ejemplos y hasta un caso práctico. Todo lo que tienes que hacer es seguir leyendo y ponerlo en práctica.
Lo que la sociedad quiere no es lo que yo quiero
Desde fuera todo era diferente, sin embargo. Hacía sólo 3 meses que había terminado la universidad y ya había conseguido un trabajo indefinido, con muy buen sueldo, en la mayor empresa del mundo en ese campo. El sueño español (si no el sueño de gran parte de la gente de este planeta) dirían muchos. Supongo que te imaginarás todo lo demás, tus amigos y tu familia súper orgullosos de ti: “¡Enhorabuena, ya te has colocado!”
Al poco tiempo descubrí que YO no era feliz. Todos los días me despertaba con un agujero en el estómago, y no de hambre, si no de angustia. Perdí peso y me sentía culpable. Mis padres habían hecho un gran esfuerzo para que pudiese estudiar, había arrastrado a mi novia hasta allí conmigo… No podía rendirme, dale una oportunidad al trabajo me decían todos a mi alrededor. Yo también lo creía. Pero el trabajo no ayudaba y yo menos.
Aguanté así unos meses. Durante ese tiempo empezó a crecer en mí una vocecita que me decía la vida no puede ser así. No puede ser que a partir de los 20 y tantos todo se reduzca a trabajar y trabajar y vivir los fines de semana y cuando te dejan coger vacaciones…¡Y cuando te jubiles! Ja, ¿y si palmo antes? ¿O he cotizado en España? He tenido experiencias en mi joven vida como para saber que puedes palmar en cualquier momento…
Sentía que algo tenía que cambiar. No podía seguir así. Mi estado estaba afectando a mi relación de pareja y lo peor de todo es que me estaba convirtiendo en alguien que yo no era. Me miraba al espejo y no me reconocía, la pena y la ansiedad se reflejaban en mi rostro, cuando antes había ganas de vivir.
¿Qué hago para cambiar mi situación?
No sabía a quién ni a dónde acudir. No sabía qué quería hacer ni cómo dar un giro a mi vida. Empecé a leer blogs y a escuchar podcasts. Ayudaba, pero claro, estando perdido y con baja autoestima no sabía qué camino seguir, iba detrás de todo lo que relucía y la realidad es que así no solucioné nada. Seguía perdido, triste y además abrumado por tanta información. Y también estaba el miedo al fracaso, que si bien muchos a nuestro alrededor alimentan, somos nosotros los que más leña al fuego echamos con nuestro come come mental a todas horas.
Sin embargo, en aquel momento, fracaso para mí significaba quedarme inmóvil y aceptar mi estado y mi situación. Si no hacía nada por cambiar una situación que me estaba afectando emocionalmente, si no hacía nada por volver a ser yo mismo, sentirme bien conmigo mismo y ser feliz en mi día a día, ¿cómo voy a contribuir a la felicidad de las personas que me rodean y me quieren? Entonces vi clarísimo que permanecer así y no hacer nada por cambiarlo sí que sería un fracaso absoluto.
Así que no me quedó otra que apañármelas yo solito. Porque te guste o no, al que más le duele cuando estás mal es a ti mismo.
Descubrí que primero tenía que arreglar las cosas conmigo mismo y averiguar hacia donde quería ir. Las estrategias, tácticas, modelos de negocio, cambio de trabajo, etc, vendría después. Primero tienes que saber a dónde vas para meter unas cosas u otras en la maleta.
Con el tiempo, he analizado desde fuera todo lo que hice para salir del pozo en el que me encontraba. Así he podido desarrollar un método, El Método Tórcar, para que otras personas también puedan dar ese cambio de rumbo a sus vidas.
El Método Tórcar
El objetivo principal es diseñar la situación perfecta para que puedas conectar contigo mismo (suena muy místico, pero no lo es), para que puedas ver claramente quién eres y qué quieres en la vida ahora mismo. Las personas cambiamos a lo largo de la vida y con ellos nuestras motivaciones y gustos, así que abraza el método y siéntete cómodo descubriéndote a ti mismo.
1. Elígete a ti mismo
Todos tenemos responsabilidades. Repito todos. Pero otra cosa que también tenemos todos son huecos en el día. Momentos en los que puedes elegir lo que haces. Mientras vas al trabajo, mientras haces ejercicio, etc. No pasa nada si cambias Facebook o Instagram durante unos días para realmente dedicarte a ti mismo. Uno de mis favoritos es mientras me ducho. El agua caliente es un gran estimulante de la mente pues ayuda a entrar en un estado de tranquilidad y seguridad, si aún no lo has probado te lo recomiendo.
En esos huecos, elígete a ti mismo, sé egoísta. Si te lo puedes permitir, marca esos huecos en tu horario, para que nadie te moleste.
2. Diseña tu mundo
Aquí no se trata de pensar si queremos ir a un spa, a una playa paradisíaca o pasar un finde de maratón de tu serie favorita. Idealmente, ya sabrás en qué momento del día puedes ser egoísta y ELEGIRTE A TI MISMO. Ahora hay que ir un paso más allá para que esos momentos realmente sean tuyos. Para que a pesar de que lo hagas en público, como ir al trabajo en metro, tu mente no esté por completo en ese lugar, sino que esté en un camino de exploración hacia tu interior.
¿Te suena la expresión “estás en tu mundo”? Bien, pues ése es el estado que queremos conseguir. Pero queremos ir un poco más allá, queremos que nuestro mundo esté lo más aislado posible del resto. Para ello tienes que descubrir qué elemento o elementos tienes que añadir a tu momento de egoísmo para poder aislarte y concentrarte única y verdaderamente en ti mismo.
Por si estás un poco confundido o confundida, y no sabes claramente qué tienes que hacer. A continuación, te presento algunos ejemplos.
*Ejemplo #1. Piensa en una persona a la que le gusta correr y cuando corre escucha una música determinada. Una música que, por una razón u otra, le impulsa a seguir adelante a pesar del dolor en los músculos, el cansancio o la falta de oxígeno en los pulmones. A pesar de todas las señales de su cuerpo que activan esa voz que dice ¡párate, párate!, esa persona sigue adelante, incluso más rápido, porque lo que escucha ha conectado con su interior, con esa voz que grita más fuerte y que dice “sigue, corre más rápido”, esa voz que te ayuda a visualizar situaciones que aún no han sucedido, como en este caso, terminar tu carrera en menos de X minutos, o correr un tramo a una velocidad que no habías alcanzado hasta entonces. O simplemente te anima a no pararte.
*Ejemplo #2. Imagina una persona, sentada en una terraza o en el sofá de su casa. Pero su mente está volando mucho más lejos. Está pensando en sus cosas, o imaginando lo que podría o no podría haber sido, o simplemente soñando con las siguientes vacaciones. El entorno le proporciona los elementos visuales y auditivos necesarios para aislarse del mundo.
*Ejemplo #3 (mi favorito). Piensa en cualquier persona que está escuchando su música favorita. Puede ser cualquiera, las vemos por todas partes. La probabilidad de que esta persona esté en “su mundo” es muy alta. Es música que nos inspira mientras trabajamos o estudiamos, mientras nos duchamos o viajamos.
*Ejemplo #4. Una persona observa un cuadro (o una escultura, o el cartel de publicidad de la parada del bus) algo en esa imagen le hace recordar lo que hizo ayer a mediodía. Ese pensamiento le lleva a rememorar que fue lo que comió y así sigue viajando en su interior hasta que termina recordando lo mal que le habló a su madre y que además no tenía ningún motivo para hacerlo, tras lo cual la llama para pedirle perdón. Un bonito y necesario gesto que tal vez no habría sucedido sin la influencia del estímulo visual.
Espero que ahora entiendas mucho mejor el tipo de elementos/estímulos que estamos buscando.
Por si aún no caes en ningún estímulo que te pueda ayudar, aquí tienes unas pautas generales para buscarlos:
*Piensa cuando fue la última vez que te emocionaste por algo. No es necesario que llorases, pero sí que sintieras ese pellizco en el estómago, ya sea por alegría o tristeza. Una vez que lo hayas identificado, piensa qué fue lo que tocó tu fibra sentimental. Una foto, la banda sonora de una película, un recuerdo de la infancia, lo que sea.
*Igualmente sirve pensar en cuando te has sentido inspirado por algo o alguien, por ejemplo una persona que dedica su vida a salvar a los orangutanes en peligro por el comercio de la palma. Si leer este tipo de hechos te inspira, adelante, aquí tienes tu estímulo.
ÚLTIMO RECURSO: el olfato. También conocido como el sentido del recuerdo. Todo el mundo tiene alrededor múltiples fuentes aromáticas. Tan sólo tienes que probar hasta que alguna de ellas inicie el viaje hacia tu mundo.
No debemos perder de vista nuestro objetivo: encontrar estímulos externos que nos ayuden a aislarnos de nuestro entorno para concentrarnos en nosotros mismos. De esta manera podremos usarlos cada vez que queramos iniciar ese viaje de exploración hacia nuestro interior.
Llegados a este punto, deberías haber identificado:
A. El mejor momento para aislarte. B. Estímulos o elementos externos que te ayuden a meterte en “tu mundo”.
Si es así, continúa hasta el siguiente y último paso.
3. La Respuesta
Una vez que hayas conseguido aislarte y estés pensando en tus cosas debes recordar que esto es un ejercicio. Estás buscando la respuesta a la gran pregunta:
¿Qué es lo que de verdad quiero hacer en la vida?
O cualquier otra de las múltiples variantes que tiene esta pregunta. La realidad es que puede que no encuentres la respuesta, o que no haya respuesta.
No desesperes, no estás solo/a, yo no encontré respuesta a esa pregunta.
Pero lo que es seguro es que vas a encontrar muchas respuestas, si haces las preguntas adecuadas, y que esas respuestas te van a guiar por el camino que te va a ayudar a salir del estado de inmovilismo e incertidumbre en el que te encuentras.
Comienza con preguntas más genéricas y ve profundizando poco a poco con preguntas más específicas. Debes empezar por tu pasado más cercano e ir retrocediendo poco a poco hasta donde necesites llegar. Recuerda que lo que importa eres tú. Te has elegido a ti mismo. Sólo hazte preguntas relacionadas contigo mismo.
Aquí tienes una lista de algunas de las preguntas que puedes hacerte: -¿Cuándo fue la última vez que me sentí feliz? -¿Cuándo fue la última vez que me sentí útil? -¿Cuándo fue la última vez que disfruté de lo que estaba haciendo?
-Fue una sensación pasajera o duró varias horas, días,…,meses, etc. -¿Qué estaba haciendo? -¿Estaba solo/a? -¿Qué influencia tuvieron las personas a mi alrededor? -¿Cómo era mi vida en ese momento? -¿Era mi forma de vida la causa de esa sensación? - ¿He sentido esto más veces a lo largo de mi vida?
La lista es infinita pues cada persona es un mundo diferente. Lo importante es que vayas profundizando para detallar las respuestas lo máximo posible. Lo consideras necesario, apunta todas lo que vayas encontrando. Así irás creando una especie de mapa con ideas que te ayudará a retomar por donde te quedaste en la sesión anterior y a sacar ideas y conclusiones más claras.
Aquí tienes un caso real para que comprendas mejor el proceso completo.
Caso real: una amiga me contó que no le gustaba su trabajo, pero que ella había estudiado para eso. Pensaba que si cambiaba de trabajo volvería a ser igual pero con otros compañeros y un edificio diferente. Por otro lado si no hacía ese cambio natural, pasar de un trabajo a otro similar, no sabía que otra alternativa coger. Estaba perdida.
Le sugerí que siguiera mi método (en aquel momento sólo eran una serie de consejos prácticos). En su caso ella decidió dedicar su camino de ida y vuelta al trabajo para poner el método en práctica, pues tiene otras responsabilidades que le ocupan el resto del tiempo “libre”. Llenó su móvil de su música y podcasts favoritos.
A las dos semanas me comentó que se sentía un poco atascada, que no encontraba respuestas. Yo le dije que jugara con el tiempo. No te ciñas sólo a hace unos meses, vuela hasta tu infancia si lo ves necesario. El siguiente fin de semana me contó que había descubierto que el último periodo de tiempo que se sintió feliz con el trabajo y con su vida en general, fue cuando justo después de la carrera tuvo que trabajar un tiempo como camarera. Pero también me dijo que ella no quería estar trabajando de camarera toda la vida.
Mi respuesta fue: ¿Ves cómo estás avanzando? Has descubierto dos cosas: uno, cuando fue el último periodo largo en el que eras feliz con todos los aspectos de tu vida y dos, algo que no quieres hacer. Es tan importante tener claro la dirección que tomar como la que no tomar.
Le sugerí que analizase mejor ese periodo de tiempo, qué era lo que más le gustaba, con quien se juntaba en ese momento, que hacía en sus ratos libres…También le dije que buscase otros periodos en su vida en los que se hubiera sentido de manera similar. A los diez días recibí una llamada suya. Estaba muy emocionada: “Rafa esto es increíble, ¡lo encontré! Ya sé lo que quiero”.
Ella descubrió que se había sentido de forma parecida durante sus años de universidad. Lo único que compartían esos dos periodos de tiempo era su pareja. Esos dos periodos sucedieron en años diferentes, en lugares diferentes, rodeada de personas diferentes y dedicándose a tareas muy diferentes. ¿Entonces? Ella descubrió que lo que le hacía feliz era la libertad. Poder ser dueña de sus días con sus horas y minutos. Poder estar en la puerta del cole recogiendo a sus hijos a medio día, o cogerse un puente largo con su marido sin tener que pedir permiso a nadie.
Esto es sólo un ejemplo sobre una persona concreta. Ella descubrió que lo que le faltaba a su vida era salir de la monotonía impuesta por su trabajo tradicional y recuperar su libertad y su capacidad de decidir.
No encontró una respuesta clara, del tipo: tienes que dedicarte a vender periódicos, por ejemplo. Se dio cuenta de que ella necesita sentirse libre y dueña de su tiempo para ser plenamente feliz. Este fue un gran paso hacia delante en su vida.
Tras esto se sentía llena de energía y dispuesta seguir a indagando. Usó el mismo método, lo único que cambió fueron las preguntas que se hizo a sí misma, y descubrió que quería ayudar a los demás. La forma, ya la averiguaría por el camino. Poco a poco. Después de aplicar los 3 pasos del método todo era diferente para ella, ya sabía lo que le faltaba para ser feliz, y eso lo cambiaba todo.
Ahora es TU turno. Ya sabes cómo puedes descubrir qué necesitas en tu vida para ser feliz o incluso a qué dedicarte. Las respuestas son únicas e impredecibles, pero lo que sí es seguro es que las vas a encontrar.
Deja el inmovilismo y ponte a ello, el camino sólo se hace al andar, así que…¡ANDA!
Lo importante es que aproveches este método (o cualquier otro) y salgas de la situación en la que te encuentras, asi que ponte en acción.
¿Qué has descubierto al aplicar este método? ¿Crees que le falta algo? ¿Por qué no lo has llevado a cabo?
Deja un comentario, los contesto todos personalmente.
submitted by rafa-bl to redditores [link] [comments]


2016.06.30 20:04 Danteestrada Holders

Hola, seré breve en mis intenciones. Redacto mi testimonio aquí por si algo me llegara a pasar. Han escuchado esa vieja historia de "The Holders"? Espero que si, de lo contrario, procederé a redactar un poco acerca de lo que mi abuelo me contó, él me lo dijo antes de morir hace exactamente 7 meses y 5 días. Soy originario de un viejo pueblo en México, no diré la dirección, ni mi nombre por seguridad. Pero si diré -para que no llamen falso a mi testimonio a falta de pruebas- que el pueblo se llama "Santa Anna", sean libres de buscarlo al sur de México. Mi abuelo era un hombre de temperamento fuerte, pero casi no estaba en casa cuando vivía con el y mi abuela. Salia por varios meses y regresaba un par de días. Ya era normal para mi y mi abuela. Pero cuando le preguntaba por qué salia tanto, de niño me contó acerca de una especie de tradición que él seguía, una búsqueda inalcanzable que no solo él, si no varios seguían. Al principio pensé que era una simple historia de niños, yo actualmente tengo 37 años. Pero con lo que diré después, créanme que no es así. La historia que me contó el dice asi: -Tratare de narrarla como él me la narro a mi- <> Fue después de eso que mi abuelo murio. Lo velamos un día después. Es tradición que estemos toda la noche con él, rezando por su alma. Lo que me extraño en ese entonces, es que al velorio asistieron personas que yo no conocía, fue en el pueblo, al aire libre, asistieron familiares, pero había 9 personas hasta donde recuerdo, que jamás había visto, naturalmente vestían de negro, pues era un velorio, al principio no se me hizo raro. Ellos solo estaban en grupo a un lado al final observando el ataúd. Quise acercarme a ellos un par de veces, pero sentí terror recogiendo mis venas, sentí una tensión y un sentimiento de peligro. Al final de la noche ellos se habían ido, ni siquiera vi a donde ni como, Santa Anna es un pueblo pequeño y callado, a lo que voy, es que un carro, una camioneta se hubiera escuchado, pero no. Absolutamente nada, tal vez caminaron, pero es un pueblo apartado. Viví mi vida normalmente, tengo una esposa y un hijo de 9 años, vivo en la ciudad. Trabajaba en una conocida empresa de seguros. Pero a medida que pasaban los días, notaba algo raro, no "presencias", espíritus o cosas paranormales. No, a mi me seguían. Juro que al salir del trabajo, notaba que había gente esperándome al salir del trabajo, al salir de mi casa. Llamé a la policía, pero no pudieron hacer nada. No había pruebas de algo. Todo esto todo sentido semanas después. Esta no es la primera vez que hago un Post acerca de esto, ya antes lo había echo en una pagina, pero días después, me di en la sorpresa de que lo habían borrado, y bloqueado mi cuenta. Dos días después, alguien me contacto a mi correo electrónico: "Yo te creo, soy uno de ellos, estaba ahí esa noche" decía el mensaje. Al principio me asuste, no le creí, pensaba que era un bromista, y le pregunte "¿Como son? ¿Dime por que estaban ahí?" Tenia la esperanza de que efectivamente fuera un bromista, pero no fue así. "Tu abuelo se llamaba ****** Él fue uno de nosotros. Y nos dijo que tú serías el siguiente" Estaba en mi trabajo en ese momento, pero al terminar de leer el mensaje, entre en shock. Me recomendaron ir a casa a descansar. Mis compañeros en el trabajo me preguntaban que me había pasado. Pero estaba helado de miedo. Al llegar a casa, no quise contar esto a mi esposa. Inmediatamente fui a mi computadora y le conteste "¿Quien eres? ¿Quienes son ustedes?" Paso todo ese día y en la mañana siguiente al abrir mi teléfono, me llego un mensaje "Debes ser rápido, Ellos te están buscando" Rápidamente llame a la policía, pero de nuevo nada pudieron Hacer, no habla pruebas claras de algo. Decidí no hacer caso. Pero días después un nuevo mensaje me llego "Ellos saben donde vives, tú esposa se llama ****** Vives en ******. Déjalos y huye lo mas rápido que puedas". En ese momento supe que esto no era una broma. Así que decidí investigar los mi cuenta, que eran los Holders. Y al finalizar mi búsqueda, quede aterrado. Efectivamente era eso que mi abuelo me contaba desde niño, esas historias de terror acerca de centros de salud mental, cosas aterradoras, objetos mágicos. No era una coincidencia. Era real! Fue una dirá decisión, pero era lo mejor, deje una nota en mi casa diciéndoles a mi familia que me iría, que no estaban seguros sí yo estaba ahí. Fui a mi pueblo natal, a la casa de mi abuelo, ahí no había nadie. Mis padres murieron cuando era niño, vivía con mi abuelo y mi abuela. Según mi abuelo, mi padre había muerto en un accidente de carros. Pero una noche que él estaba tomando, me dijo algo acerca de que me había mentido todo este tiempo, decía "A él lo mataron" tenia 21 años en ese entonces, nunca quise hablar de eso de nuevo. Al llegar a la casa de mi abuelo, lo primero que note, es que la habían saqueado, los muebles estaban destrozados, la cama incluso estaba echa pedazos, todo estaba como si fuese un asalto, pero todo lo de valor aun estaba ahí, la televisión, la radio, incluso los sartenes y sillones. Pregunte a algunos vecinos acerca de esto, ellos estaban tan sorprendidos como yo, puesto que no tenían idea de eso. Llamamos a la policía que de inmediato hicieron pruebas de todo, me comunicaron que no habían encontrado huellas de nadie, ni una sola pista, que era como si un tornado pasará y simplemente habla acabado con todo. Fui al Solar, recordaba que de niño, mi abuela me decía que ahí mi abuelo había aterrado sus tesoros. Y en el momento que decidí ir, fue cuando mi búsqueda, sin querer, había empezado. Me tomó cerca de un día entero excavar con pala y pico los 10x15 metros cuadrados del Solar, son casas de pueblo, es normal que sean grandes. Pero lo encontré, era una caja de madera sellada, a pesar de estar bajo tierra, se notaba que era reciente. Al abrirlo, me esperaba joyas, o incluso fotografías antiguas de la familia. Pero no, no fue así. Había algo extraño, eran hojas, eran cerca de mas de 300 hojas, escritas en letra cursiva con una tonta que ya se notaba antigua. Lo empecé a leer, y en la primer página venia escrita una frase con tinta roja "Luego de obtener un objeto, inmediatamente después, rompe la hoja de dicho objeto, desaste de ella, quemala, sí tú no pudiste mantenerlo contigo, no dejes que nadie más se apodere de el" Se me hizo extraño todo esto, pero cada hoja venían con una especie de números, mas tarde me di cuenta que eran coordenadas, e instrucciones. Todas empezaban con el mismo texto "En cualquier ciudad, en cualquier lugar, donde sea que haya una institución mental o un centro de reinserción social donde puedes intentar ir por un Objeto, pero cuidado, una vez que tienes uno de ellos, los demás intentarán ir por ti y matarte para tenerlo" Fue cuando supe que todo tenía sentido. Tenia que seguir con aquello con lo que mi abuelo le hablaba. Recogí esas hojas, tome mi carro y me fui lo mas rápido que pude de ese lugar. Intente dormir en un motel de paso, ya era noche. Pero cuando iba a dormir, al asomarme por la ventana, pude ver a alguien cerca de la carretera, solo estaba ahí, observando, esperando. El miedo me invadió, salí de la habitación, y me largué de ese lugar. Desde entonces no puedo pasar mas de un día en el mismo sitio, debo ir de un lugar a otro sin descanso, o ellos me encontrarán. Claro que fui por un objeto, con la esperanza de que así todo esto termine, seguía las coordenadas que tenia en aquellas hojas, nunca me aparto de ellas. La primera vez que fui por un objeto, fue en el Hospital Estatal Austin ubicado en Texas, según las hojas, aquí podía encontrar un objeto llamado El Holder of Brutality, seguí al pie de la letra cada instrucción que venia en las hojas, ahí advertía que un castigo peor que la muerte vendría de fallar. Entre, creí que el recepcionista me tacharía de loco, pero me observa con detenimiento, y me invito a pasar. A medida que seguía caminando, sentí una presencia de peligro, me sentí en el interior aterrado, pero no podía parar, ya había seguido mi camino. El recepcionista checaba el numero de camilla de todos los pacientes, era una locura, pero pude observar que aquel pasillo era casi infinito. Las hojas me advirtieron que jamás debía tocar nada, no debía hacer preguntas, hablar, no si no se me permitía. Al final llegamos con un hombre, que de la nada grito con todas sus fuerzas "Corre! Sálvate! Están aquí!" derrepente se escuchaba como una guerra, explosiones y balazos, las hojas me advirtieron que no me moviera, que estuviera calmado y con los ojos cerrados, que nada me iba a pasar de tener valor, no sabia que estaba pasando, solo escuchaba gritos de dolor y explosiones sentí terror, pero confíe en que nada malo me pasaría. Cuando eso termino, escuche un llanto y palabras "No, detenganse" abrí los ojos, y casi lloraba de miedo. Habla cuerpos destrozados por donde sea que viera, paredes destrozadas, cuerpos que aun se movían muriendo, pero ningún sonido, mas que el llanto, era de mujer, una joven adolescente, era bella, era muy hermosa, pero de nuevo recuerde que la hojas me advirtieron que no me dejara manipular y que tenia permitido preguntar algo "¿Quienes son peores? ¿Por que lo hacen?" Luego de terminar mi pregunta, 4 personas con aspecto de muertos, llegaron conmigo y sin poder oponer resistencia, me clavaron una estaca de madera en la mano derecha, otra en la izquierda, y dos mas en los pies, el dolor era inenarrable, después me clavaron una estaca en el cuello, pero no moría, sentía ese dolor y la sangre corriendo por mis brazos. Luego, vi como tomaron a aquella bella joven y la violaban, le cortaban sus extremidades, hacían cosas que no quiero recordar. La cara de aquella niña pronto se cambio, pude ver a mi esposa, pude ver a mi hijo, a algunos amigos, lloraba al no poder hacer nada, solo quedarme ahí esperando. Quise rendirme, quise suplicar que me mataran, rogaba por que todo esto acabara, pero no, yo quería un mundo mejor para mi familia, así como mi abuelo me protegió a mi y a mi abuela, yo debía ser fuerte. Después de lo que parecían eran días de dolor, uno de ellos le saco el corazón a aquella joven, se acercó a mi con el en la mano, me lo enseño y me pregunto "Que es lo que quieres?" Solo le respondí "Soy una víctima más, todos lo somos" Aquel hombre se trago a mordidas el corazón de la joven, y con lo que parecía ser un arma, la apunto en mi cabeza y jalo el gatillo. Desperté, estaba en mi carro, frente a aquel hospital, pensé que todo era un sueño, pero en el asiento del copiloto, estaba lo que parecía ser una lata de aluminio, la abrí y solo veía clavos oxidados ahí. Revise rápidamente las hojas y note que encontré lo que buscaba. De inmediato arranque la hoja y con un encendedor la quemé, hice lo que me decía. Mi búsqueda comenzó, pero falta mucho para que acabe. He sentido que no estoy a salvo, que me iré al infierno por esto, que Ellos me encontrarán. Pero sigo adelante. Llevo 2 objetos, no es nada fácil. Mi cordura poco a poco a ido disminuyendo. No veo la vida como antes, nada tiene sentido. Cuento esto, no con la finalidad de hacerme famoso, de que esto se haga público, aunque es algo que seria bueno. Hago esto para contar mi historia, para si algo me llegara a pasar. Quiero pedirle una disculpa a mi esposa e hijo, ustedes deben saber quien soy yo, les haré llegar una nota explicando todo. Esto es lo que tengo que hacer, perdónenme. Si algo me pasa, Te Amo a ti y a mi hijo, son lo mejor que me ha pasado. Quiero un mundo mejor para ustedes y no dejare que estos objetos de junten. Que le hagan a todos lo que a mi me han echo. Quiero que sirva de advertencia, NO VAYAN EN BUSCA DE ELLOS! no por favor. Muy pocos van en su búsqueda, y muy pocos regresan. Hay quienes siguen a aquellos que ya tienen un objeto, si es que tienes ya uno, te quiero advertir que no te quedes en un solo lugar ni un solo día. Vete, vete lejos de las personas que quieres, no te relaciones. Y ayuden a que nadie más quiera buscar los objetos. No sean "Valientes". Eh encontrado historias de los Holders, pero no son muy confiables, hay guías, pero no les hagas mucho caso. Y no en todos los centros mentales puedes encontrar un objeto, hay uno para cada uno. Según las hojas, solo quedan 384. He notado que algunas veces hay menos, sin que yo las hubiera arrancado. Cuando obtuve estas hojas, hablan 396 y ya solo hay las 384. Hay mas aparte de mi, buscando los objetos. POR FAVOR NO VAYAN TRAS DE LOS OBJETOS. vivan su vida normal, valorenla. Debo parar aquí, me gustaría contarles mas, y contar mas advertencias, pero se me acaba el tiempo. Amor, si lees esto... Perdón por irme, te amo.
submitted by Danteestrada to creepypasta [link] [comments]


2016.06.30 19:53 Danteestrada Holders

Hola. seré breve en mis intenciones. Redacto mi testimonio aquí por si algo me llegara a pasar. Han escuchado esa vieja historia de "The Holders"? Espero que si, de lo contrario, procederé a redactar un poco acerca de lo que mi abuelo me contó, él me lo dijo antes de morir hace exactamente 7 meses y 5 días. Soy originario de un viejo pueblo en México, no diré la dirección, ni mi nombre por seguridad. Pero si diré -para que no llamen falso a mi testimonio a falta de pruebas- que el pueblo se llama "Santa Anna", sean libres de buscarlo al sur de México. Mi abuelo era un hombre de temperamento fuerte, pero casi no estaba en casa cuando vivía con el y mi abuela. Salia por varios meses y regresaba un par de días. Ya era normal para mi y mi abuela. Pero cuando le preguntaba por qué salia tanto, de niño me contó acerca de una especie de tradición que él seguía, una búsqueda inalcanzable que no solo él, si no varios seguían. Al principio pensé que era una simple historia de niños, yo actualmente tengo 37 años. Pero con lo que diré después, créanme que no es así. La historia que me contó el dice asi: -Tratare de narrarla como él me la narro a mi- <> Fue después de eso que mi abuelo murio. Lo velamos un día después. Es tradición que estemos toda la noche con él, rezando por su alma. Lo que me extraño en ese entonces, es que al velorio asistieron personas que yo no conocía, fue en el pueblo, al aire libre, asistieron familiares, pero había 9 personas hasta donde recuerdo, que jamás había visto, naturalmente vestían de negro, pues era un velorio, al principio no se me hizo raro. Ellos solo estaban en grupo a un lado al final observando el ataúd. Quise acercarme a ellos un par de veces, pero sentí terror recogiendo mis venas, sentí una tensión y un sentimiento de peligro. Al final de la noche ellos se habían ido, ni siquiera vi a donde ni como, Santa Anna es un pueblo pequeño y callado, a lo que voy, es que un carro, una camioneta se hubiera escuchado, pero no. Absolutamente nada, tal vez caminaron, pero es un pueblo apartado. Viví mi vida normalmente, tengo una esposa y un hijo de 9 años, vivo en la ciudad. Trabajaba en una conocida empresa de seguros. Pero a medida que pasaban los días, notaba algo raro, no "presencias", espíritus o cosas paranormales. No, a mi me seguían. Juro que al salir del trabajo, notaba que había gente esperándome al salir del trabajo, al salir de mi casa. Llamé a la policía, pero no pudieron hacer nada. No había pruebas de algo. Todo esto todo sentido semanas después. Esta no es la primera vez que hago un Post acerca de esto, ya antes lo había echo en una pagina, pero días después, me di en la sorpresa de que lo habían borrado, y bloqueado mi cuenta. Dos días después, alguien me contacto a mi correo electrónico: "Yo te creo, soy uno de ellos, estaba ahí esa noche" decía el mensaje. Al principio me asuste, no le creí, pensaba que era un bromista, y le pregunte "¿Como son? ¿Dime por que estaban ahí?" Tenia la esperanza de que efectivamente fuera un bromista, pero no fue así. "Tu abuelo se llamaba ****** Él fue uno de nosotros. Y nos dijo que tú serías el siguiente" Estaba en mi trabajo en ese momento, pero al terminar de leer el mensaje, entre en shock. Me recomendaron ir a casa a descansar. Mis compañeros en el trabajo me preguntaban que me había pasado. Pero estaba helado de miedo. Al llegar a casa, no quise contar esto a mi esposa. Inmediatamente fui a mi computadora y le conteste "¿Quien eres? ¿Quienes son ustedes?" Paso todo ese día y en la mañana siguiente al abrir mi teléfono, me llego un mensaje "Debes ser rápido, Ellos te están buscando" Rápidamente llame a la policía, pero de nuevo nada pudieron Hacer, no habla pruebas claras de algo. Decidí no hacer caso. Pero días después un nuevo mensaje me llego "Ellos saben donde vives, tú esposa se llama ****** Vives en ******. Déjalos y huye lo mas rápido que puedas". En ese momento supe que esto no era una broma. Así que decidí investigar los mi cuenta, que eran los Holders. Y al finalizar mi búsqueda, quede aterrado. Efectivamente era eso que mi abuelo me contaba desde niño, esas historias de terror acerca de centros de salud mental, cosas aterradoras, objetos mágicos. No era una coincidencia. Era real! Fue una dirá decisión, pero era lo mejor, deje una nota en mi casa diciéndoles a mi familia que me iría, que no estaban seguros sí yo estaba ahí. Fui a mi pueblo natal, a la casa de mi abuelo, ahí no había nadie. Mis padres murieron cuando era niño, vivía con mi abuelo y mi abuela. Según mi abuelo, mi padre había muerto en un accidente de carros. Pero una noche que él estaba tomando, me dijo algo acerca de que me había mentido todo este tiempo, decía "A él lo mataron" tenia 21 años en ese entonces, nunca quise hablar de eso de nuevo. Al llegar a la casa de mi abuelo, lo primero que note, es que la habían saqueado, los muebles estaban destrozados, la cama incluso estaba echa pedazos, todo estaba como si fuese un asalto, pero todo lo de valor aun estaba ahí, la televisión, la radio, incluso los sartenes y sillones. Pregunte a algunos vecinos acerca de esto, ellos estaban tan sorprendidos como yo, puesto que no tenían idea de eso. Llamamos a la policía que de inmediato hicieron pruebas de todo, me comunicaron que no habían encontrado huellas de nadie, ni una sola pista, que era como si un tornado pasará y simplemente habla acabado con todo. Fui al Solar, recordaba que de niño, mi abuela me decía que ahí mi abuelo había aterrado sus tesoros. Y en el momento que decidí ir, fue cuando mi búsqueda, sin querer, había empezado. Me tomó cerca de un día entero excavar con pala y pico los 10x15 metros cuadrados del Solar, son casas de pueblo, es normal que sean grandes. Pero lo encontré, era una caja de madera sellada, a pesar de estar bajo tierra, se notaba que era reciente. Al abrirlo, me esperaba joyas, o incluso fotografías antiguas de la familia. Pero no, no fue así. Había algo extraño, eran hojas, eran cerca de mas de 300 hojas, escritas en letra cursiva con una tonta que ya se notaba antigua. Lo empecé a leer, y en la primer página venia escrita una frase con tinta roja "Luego de obtener un objeto, inmediatamente después, rompe la hoja de dicho objeto, desaste de ella, quemala, sí tú no pudiste mantenerlo contigo, no dejes que nadie más se apodere de el" Se me hizo extraño todo esto, pero cada hoja venían con una especie de números, mas tarde me di cuenta que eran coordenadas, e instrucciones. Todas empezaban con el mismo texto "En cualquier ciudad, en cualquier lugar, donde sea que haya una institución mental o un centro de reinserción social donde puedes intentar ir por un Objeto, pero cuidado, una vez que tienes uno de ellos, los demás intentarán ir por ti y matarte para tenerlo" Fue cuando supe que todo tenía sentido. Tenia que seguir con aquello con lo que mi abuelo le hablaba. Recogí esas hojas, tome mi carro y me fui lo mas rápido que pude de ese lugar. Intente dormir en un motel de paso, ya era noche. Pero cuando iba a dormir, al asomarme por la ventana, pude ver a alguien cerca de la carretera, solo estaba ahí, observando, esperando. El miedo me invadió, salí de la habitación, y me largué de ese lugar. Desde entonces no puedo pasar mas de un día en el mismo sitio, debo ir de un lugar a otro sin descanso, o ellos me encontrarán. Claro que fui por un objeto, con la esperanza de que así todo esto termine, seguía las coordenadas que tenia en aquellas hojas, nunca me aparto de ellas. La primera vez que fui por un objeto, fue en el Hospital Estatal Austin ubicado en Texas, según las hojas, aquí podía encontrar un objeto llamado El Holder of Brutality, seguí al pie de la letra cada instrucción que venia en las hojas, ahí advertía que un castigo peor que la muerte vendría de fallar. Entre, creí que el recepcionista me tacharía de loco, pero me observa con detenimiento, y me invito a pasar. A medida que seguía caminando, sentí una presencia de peligro, me sentí en el interior aterrado, pero no podía parar, ya había seguido mi camino. El recepcionista checaba el numero de camilla de todos los pacientes, era una locura, pero pude observar que aquel pasillo era casi infinito. Las hojas me advirtieron que jamás debía tocar nada, no debía hacer preguntas, hablar, no si no se me permitía. Al final llegamos con un hombre, que de la nada grito con todas sus fuerzas "Corre! Sálvate! Están aquí!" derrepente se escuchaba como una guerra, explosiones y balazos, las hojas me advirtieron que no me moviera, que estuviera calmado y con los ojos cerrados, que nada me iba a pasar de tener valor, no sabia que estaba pasando, solo escuchaba gritos de dolor y explosiones sentí terror, pero confíe en que nada malo me pasaría. Cuando eso termino, escuche un llanto y palabras "No, detenganse" abrí los ojos, y casi lloraba de miedo. Habla cuerpos destrozados por donde sea que viera, paredes destrozadas, cuerpos que aun se movían muriendo, pero ningún sonido, mas que el llanto, era de mujer, una joven adolescente, era bella, era muy hermosa, pero de nuevo recuerde que la hojas me advirtieron que no me dejara manipular y que tenia permitido preguntar algo "¿Quienes son peores? ¿Por que lo hacen?" Luego de terminar mi pregunta, 4 personas con aspecto de muertos, llegaron conmigo y sin poder oponer resistencia, me clavaron una estaca de madera en la mano derecha, otra en la izquierda, y dos mas en los pies, el dolor era inenarrable, después me clavaron una estaca en el cuello, pero no moría, sentía ese dolor y la sangre corriendo por mis brazos. Luego, vi como tomaron a aquella bella joven y la violaban, le cortaban sus extremidades, hacían cosas que no quiero recordar. La cara de aquella niña pronto se cambio, pude ver a mi esposa, pude ver a mi hijo, a algunos amigos, lloraba al no poder hacer nada, solo quedarme ahí esperando. Quise rendirme, quise suplicar que me mataran, rogaba por que todo esto acabara, pero no, yo quería un mundo mejor para mi familia, así como mi abuelo me protegió a mi y a mi abuela, yo debía ser fuerte. Después de lo que parecían eran días de dolor, uno de ellos le saco el corazón a aquella joven, se acercó a mi con el en la mano, me lo enseño y me pregunto "Que es lo que quieres?" Solo le respondí "Soy una víctima más, todos lo somos" Aquel hombre se trago a mordidas el corazón de la joven, y con lo que parecía ser un arma, la apunto en mi cabeza y jalo el gatillo. Desperté, estaba en mi carro, frente a aquel hospital, pensé que todo era un sueño, pero en el asiento del copiloto, estaba lo que parecía ser una lata de aluminio, la abrí y solo veía clavos oxidados ahí. Revise rápidamente las hojas y note que encontré lo que buscaba. De inmediato arranque la hoja y con un encendedor la quemé, hice lo que me decía. Mi búsqueda comenzó, pero falta mucho para que acabe. He sentido que no estoy a salvo, que me iré al infierno por esto, que Ellos me encontrarán. Pero sigo adelante. Llevo 2 objetos, no es nada fácil. Mi cordura poco a poco a ido disminuyendo. No veo la vida como antes, nada tiene sentido. Cuento esto, no con la finalidad de hacerme famoso, de que esto se haga público, aunque es algo que seria bueno. Hago esto para contar mi historia, para si algo me llegara a pasar. Quiero pedirle una disculpa a mi esposa e hijo, ustedes deben saber quien soy yo, les haré llegar una nota explicando todo. Esto es lo que tengo que hacer, perdónenme. Si algo me pasa, Te Amo a ti y a mi hijo, son lo mejor que me ha pasado. Quiero un mundo mejor para ustedes y no dejare que estos objetos de junten. Que le hagan a todos lo que a mi me han echo. Quiero que sirva de advertencia, NO VAYAN EN BUSCA DE ELLOS! no por favor. Muy pocos van en su búsqueda, y muy pocos regresan. Hay quienes siguen a aquellos que ya tienen un objeto, si es que tienes ya uno, te quiero advertir que no te quedes en un solo lugar ni un solo día. Vete, vete lejos de las personas que quieres, no te relaciones. Y ayuden a que nadie más quiera buscar los objetos. No sean "Valientes". Eh encontrado historias de los Holders, pero no son muy confiables, hay guías, pero no les hagas mucho caso. Y no en todos los centros mentales puedes encontrar un objeto, hay uno para cada uno. Según las hojas, solo quedan 384. He notado que algunas veces hay menos, sin que yo las hubiera arrancado. Cuando obtuve estas hojas, hablan 396 y ya solo hay las 384. Hay mas aparte de mi, buscando los objetos. POR FAVOR NO VAYAN TRAS DE LOS OBJETOS. vivan su vida normal, valorenla. Debo parar aquí, me gustaría contarles mas, y contar mas advertencias, pero se me acaba el tiempo. Adiós Amor, si lees esto... Perdón por irme, te amo.
submitted by Danteestrada to Miedo [link] [comments]


2016.06.05 19:48 ShaunaDorothy EE.UU.: Cacería de brujas asesina “Delincuentes sexuales” marcados por el estado: Parias de por vida (Febrero de 2014)

https://archive.is/HdHvI
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
Durante las últimas décadas, la policía sexual de este país ha capturado a cerca de un millón de personas. Se les encarcela, se les humilla públicamente y se les pone en peligro mediante los registros de “delincuentes sexuales” en Internet, se les rastrea con tobilleras de GPS, se les expulsa de sus propias comunidades y se les obliga a vivir bajo los puentes o en los bosques. Se han convertido en parias sociales, en los leprosos de la actualidad.
Incluso mientras el matrimonio gay —y los boy scouts (abiertamente) gays— son cada vez más aceptados, el esfuerzo de los gobernantes por legislar el sexo y la “moralidad” parece no tener fin. Su más reciente expresión es el frenesí azuzado contra un supuesto brote de incorregibles “depredadores sexuales”, especialmente los que supuestamente tienen como blanco a niños en Internet (es decir, un mundo fantástico) o a través de la pornografía (también pura fantasía). No hay tal epidemia; sin embargo, parece haber un gran número de policías infiltrados al acecho en los chat rooms. Se ha victimizado a miles sólo por mirar pornografía o por intentar comunicarse con otros, por no hablar del sexo consensual con menores, nada de lo cual sería un crimen en una sociedad racional.
Tal como ocurrió con la histeria de los años ochenta y noventa sobre las supuestas redes satánicas de abuso de menores en las guarderías, el depredador de Internet es un mito manufacturado por el gobierno y los medios. Incitando y manipulando el miedo y las actitudes sociales atrasadas, su finalidad subyacente es legitimar y fortalecer los poderes del estado capitalista. Mientras los políticos demócratas y republicanos sermonean sobre “proteger a nuestra niñez”, los imperialistas estadounidenses bombardean a niños en todo el mundo y millones pasan hambre incluso en este país, donde la tasa de mortalidad infantil llega al lugar 51 del mundo.
Entre las innovaciones legales más perniciosas, diseñadas para aumentar el control del gobierno, están las leyes federales que firmó el presidente demócrata Bill Clinton a mediados de los noventa y que le exigen a los delincuentes sexuales liberados que se registren en Internet y notifiquen a la comunidad su paradero. Otro estatuto le exige a las autoridades estatales que transmitan sus datos y huellas digitales al FBI para que éste forme una base de datos nacional. También está el “confinamiento civil”, que permite mantener a los prisioneros recluidos más allá del término de sus sentencias. Con estas leyes, los convictos de delitos sexuales se ven inmersos en un laberinto kafkiano de presunta culpabilidad, ostracismo social, castigos preventivos, miedo y violencia, frecuentemente de por vida.
Para Charles Parker de Jonesville, Carolina del Sur, y para su esposa, registrarse como delincuente sexual fue una sentencia de muerte. En julio, Jeremy Moody halló el nombre de Parker en el registro y ubicó su hogar en un mapa, se dirigió ahí y disparó y apuñaló a la pareja. “No he venido a robarte. He venido a matarte porque eres un abusador de niños”, dijo Moody, quien tiene la palabra “skinhead” [cabeza rapada] tatuada en el cuello. (Parker no había sido convicto por abuso de menores.) Posteriormente, Moody admitió que se preparaba para matar a otra persona que figuraba en el registro.
Un caso de estudio: Los Friedman
Hace poco volvió a las noticias el caso de Arnold Friedman y su hijo adolescente Jesse, documentado en la escalofriante película nominada al Oscar de 2003 Capturando a los Friedman. La película muestra cómo los dos hombres de Long Island, víctimas del abuso policiaco, la histeria de la comunidad y el sesgo judicial, fueron obligados a confesar en falso decenas de casos de abuso de menores que supuestamente ocurrieron en las clases de computación de Arnold, con la ayuda de Jesse. Un amigo adolescente de éste, Ross Goldstein, también fue condenado a trece meses de prisión tras ser obligado a confesar y a hacer acusaciones falsas contra Jesse.
Los cargos de esa cacería de brujas iban desde lo inverosímil hasta lo imposible. Como lo puso Jesse Friedman, un niño de diez años que asistía a las clases semanalmente alegó que había sido forzado a tener sexo anal u oral 30 veces en un periodo de diez semanas y —tras reinscribirse— fue violado 41 veces a lo largo del siguiente año. Entre lo que un cargo describía como abusos en grupo se incluía el “salto de rana”, en el cual Arnold y Jesse supuestamente sodomizaban a toda la clase de niños desnudos saltando de uno al otro. Pese a las historias de violencia física, abuso verbal y sexo forzado frente a toda la clase, no se presentó una sola evidencia: ni moretones ni ropa manchada de sangre. Ni uno solo de los padres expresó la menor sospecha hasta que la policía llegó a sus casas a interrogar a sus hijos.
El único hecho incuestionable es que en 1987 los agentes aduanales interceptaron un paquete dirigido a Arnold Friedman que contenía pornografía infantil, lo que llevó a la policía a allanar el hogar de los Friedman en el suburbio de Nueva York de Great Neck. La policía confiscó unas 20 revistas de pornografía infantil tomadas de varias partes de la casa y una lista de los niños que asistían a las clases de Arnold.
¡Al poseer pornografía infantil, Arnold Friedman no cometió crimen alguno! Fotografías, sexo de fantasía, entretenimiento: la pornografía no hace daño a nadie. ¿Cuántos de nosotros podríamos librarnos de la prisión si los “pensamientos desviados” se castigaran con cárcel? Al contrario de ciertos feministas y de los maoístas del Revolutionary Communist Party [Partido Comunista Revolucionario], quienes quisieran prohibir la pornografía sobre la espuria base de que provoca violencia contra la mujer, nosotros reconocemos que las leyes antipornografía dañan a todos al legitimar la censura y desatar la interferencia estatal en la vida privada. Nos oponemos a las leyes contra la pornografía y a las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, las drogas y las apuestas. ¡El gobierno debería sacar los ojos, oídos y narices de las alcobas y de las vidas privadas de la gente!
Según la retorcida lógica que esta sociedad promueve, Arnold Friedman, espectador de pornografía, debía ser por lo tanto un abusador de menores, por lo que fue condenado a una sentencia de diez a 30 años de prisión y murió en la cárcel en 1995, aparentemente por suicidio. Jesse recibió una sentencia de seis a 18 años tras las rejas. Lo liberaron en 2001 después de trece años, sólo para que comenzara una cadena perpetua de persecución legal y social.
Ya antes de que comenzara el juicio, las autoridades promovieron la noción de que cada uno de los estudiantes de Arnold debía ser considerado una víctima. Cientos de padres de familia histéricos se apiñaron en reuniones comunitarias exigiendo asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos. Se les dijo que fueran a terapia. Años después, muchas supuestas víctimas testificaron respecto al terrible daño que sufrieron ellos y sus familias cuando el estado los obligó a inventar historias, y luego por la subsiguiente “terapia” basada en esas ficciones.
En 2013, la oficina del mismo fiscal que condenó a los Friedman revisó el caso en respuesta a una acusación de calumnia que el Tribunal de Apelaciones del II Distrito emitió en 2010. El tribunal escribió: “Aquí las actas indican una ‘probabilidad razonable’ de que Jesse Friedman fuera injustamente sentenciado”. Para la revisión de la fiscalía, Ross Goldstein (a quien los documentos legales se refieren como Kenneth Doe) habló por primera vez en 23 años. En un documento de nueve páginas dirigido al fiscal de distrito, afirmó: “Ninguno de los sucesos que Kenneth Doe supuestamente describió o que se atribuyen a él tuvo lugar en realidad”. Goldstein reunió a numerosos ex alumnos que hoy afirman que en las clases no ocurrió absolutamente nada y que la policía los intimidó para que rindieran falsos testimonios. Sin embargo (predeciblemente), el resultado del autoexamen fue que la oficina del fiscal se absolvió a sí misma de cualquier falta en el proceso.
La sexualidad infantil y el estado
El caso Friedman, una tragedia incesante para toda una familia, subraya varias cuestiones políticas importantes. El enfoque de la Spartacist League deriva de nuestra concepción marxista del mundo y nos enfrenta con el moralismo burgués y con frecuencia también con muchos grupos autodenominados socialistas. La sexualidad humana es muy amplia, pero su práctica está condicionada por cada sociedad particular. La sociedad burguesa estadounidense, con su componente de fanatismo religioso, destina una cantidad considerable de energía a delimitar los apetitos sexuales en nombre del orden social. Con sus policías, jueces y prisiones, la intervención del estado en las relaciones sexuales privadas tiene como fin imponer la moralidad que profesa la burguesía, y con frecuencia transforma una experiencia inofensiva y muchas veces positiva en una pesadilla. El estado burgués no es ni un árbitro neutral ni un protector de la ciudadanía; existe para asegurar la conservación del dominio capitalista.
La premisa de muchas leyes contra el sexo es que los niños son seres asexuales. De manera absurda, los púberes y los adolescentes con las hormonas desbocadas son considerados niños. De hecho, la sexualidad es parte de la constitución humana desde la infancia. Como discutimos con amplitud en el artículo “Unholy Alliance of Feminists and Christian Right—Satan, the State and Anti-Sex Hysteria” (La impía alianza de los feministas y la derecha cristiana—Satanás, el estado y la histeria antisexo, Women and Revolution No. 45, invierno-primavera de 1996), los niños son pequeños animales inquisitivos que en su camino a la madurez llevan a cabo experiencias y observaciones sexuales y de todo tipo. Tal como ocurre con otras especies de primates, el sexo entre los humanos tiene un amplio componente de aprendizaje. Hoy, en gran parte del país se le niega a la juventud el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos y a la educación sexual, dejándola vulnerable a los embarazos no deseados y a las enfermedades de transmisión sexual. Si intenta actuar como la televisión e Internet le enseña, se mete en problemas.
Las leyes contra el estupro varían mucho de un estado a otro, pero todas criminalizan toda actividad que un tribunal considere sexual por el solo hecho de que un menor (alguien que no haya llegado a la “edad de consentimiento”) participe en ella, independientemente de si lo que suceda sea o no consensual. La ley mezcla deliberadamente el sexo consensual con el ataque sexual violento y con la violación. Cualquiera que sea hallado culpable de haber tenido sexo con un menor, o cualquier cosa considerada contacto sexual, se considera automáticamente un delincuente violento. La designación “depredador” puede aplicarse cuando un tribunal decide que una relación fue establecida o promovida con fines de “victimización”.
El único lineamiento para cualquier relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el entendimiento mutuo de las partes participantes— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual. Sin duda, determinar incluso lo más básico —por ejemplo, si un acto tuvo lugar realmente y si fue consensual— puede ser problemático a veces. Y ciertamente hay muchos casos en que la víctima de una violación o de un abuso violento puede recurrir a la ley. Al mismo tiempo, como alguna vez comentó el dramaturgo irlandés Brendan Behan en un contexto diferente: “Nunca he visto una situación tan terrible que un policía no pueda empeorar”. Además, desentrañar las cuestiones de la sexualidad humana del entramado de prejuicios sociales es casi imposible en esta sociedad dividida en clases y razas. Libre de la crueldad y la fría indiferencia que resultan de la búsqueda de ganancia, una sociedad socialista buscaría un enfoque científico a estas cuestiones difíciles.
Enciérrenlos...
Las leyes antisexo han creado una enorme masa de blancos potenciales, alimentando pesquisas con vastas sumas de dinero para trabajo encubierto y alentando procesos fraudulentos mediante el uso de oscuras invenciones siquiátricas y “testigos expertos”. En consecuencia, cada vez más víctimas caen en las fauces del sistema carcelario estadounidense, que ya es el mayor del mundo. Las cifras de la guerra contra los “depravados” sexuales se suman a las de la anterior “guerra contra el crimen” y a la continua “guerra contra las drogas”, eufemismos para nombrar la persecución legal racista que ha cuadruplicado la población carcelaria a cerca de 2.2 millones de personas al día de hoy, de las cuales casi la mitad son negras.
Desde los años setenta hasta hoy, el número de personas encarceladas como delincuentes sexuales se ha multiplicado. El libro Sex Panic and the Punitive State (Pánico sexual y el estado punitivo, University of California Press, 2011), de Roger N. Lancaster, aporta una investigación útil que describe el desarrollo de estos pánicos y muestra con precisión cuán vasto es el archipiélago de víctimas de la persecución sexual estatal. Lancaster escribe: “Nacionalmente, los casos reportados de abuso infantil saltaron de seis mil en 1976 a 113 mil en 1985 y a 350 mil en 1988: la cifra se multiplicó 58 veces en doce años”. Apuntando al terror irracional al “desconocido que acecha”, en un artículo publicado en el New York Times del 20 de agosto de 2011 titulado “Sex Offenders: The Last Pariahs” [Delincuentes sexuales: Los últimos parias], señaló: “El riesgo de que un niño sea asesinado por un depredador sexual desconocido es comparable al de morir fulminado por un rayo”. Lancaster también señala que “la mayoría de los perpetradores de abusos sexuales son miembros de la familia, parientes cercanos, amigos o conocidos de la familia de la víctima”.
Las cacerías de brujas antisexo han sido usadas para deshacerse de elementos básicos que los estadounidenses habían aprendido a considerar inherentes a la democracia, así como la “guerra contra el terrorismo” ha destripado toda una gama de derechos constitucionales. Como puede verse en el caso Friedman, lo primero que se pierde es la privacidad, seguida de la presunción de inocencia, cuando los acusados son satanizados. Luego se marca a los convictos de por vida. Hoy, cerca de 750 mil personas están en el registro de Internet que instituyó la “Ley Megan” de la era Clinton, promulgada tras el brutal asesinato de la pequeña Megan Kanka de siete años en un ataque sexual en 1994.
Al salir de la cárcel, Jesse Friedman —quien para empezar no había hecho nada— fue clasificado como “depredador sexual violento nivel III”, es decir, como alguien en alto riesgo de reincidir y como una amenaza a la seguridad pública. Como tal, tuvo que abandonar su casa tres veces. Con respecto a las restricciones de residencia, que le prohíben la proximidad con niños, escribió en su página web: “Si miras un mapa, te darás cuenta de que eso significa prácticamente cualquier parte. En algunos estados y ciudades se me prohibiría estar en cualquier lugar ‘donde se sabe que los niños se congregan’, incluyendo bibliotecas, museos, acuarios, playas e incluso eventos deportivos públicos”. “La Ley Megan”, escribió, “es el exilio social”.
Otros miles han sido convertidos en parias de manera similar. En Southampton, un destino vacacional para las celebridades neoyorquinas y los tiburones de Wall Street, unos 40 hombres convictos de diversos delitos sexuales se ven obligados a vivir en dos tráilers alejados de los centros habitados. Sólo uno de los tráilers tiene regadera y los que viven en el otro tienen que tomar el autobús dos veces por semana para ducharse.
La novela agudamente realista de Russell Banks, Lost Memory of Skin (La memoria perdida de la piel, HarperCollins, 2011), explora el horrendo mundo de los nuevos parias. El héroe es un joven tímido e ingenuo al que se le llama “el Chico”, cuyo fiel compañero y único amigo es su iguana Iggy. El Chico va a conocer a “brandi18”, con quien había tratado sólo por Internet, sólo para encontrarse con que en casa de ella lo esperan el padre de Brandi y cinco policías. Tras ser arrestado y condenado, se halla a sí mismo sin hogar, viviendo bajo un puente junto a otros “delincuentes sexuales”, pepenando comida de los basureros. En nombre de políticos que buscan un encabezado de prensa, la policía allana incluso ese lugar diminuto, sucio y semioculto, con resultados trágicos. A estos hombres del puente se les obliga implacablemente a recargar constantemente sus tobilleras de monitoreo:
“Toma media hora cargar completamente la batería del monitor, y durante esa media hora el Chico se siente íntimamente conectado a los demás millones de delincuentes sexuales, jóvenes, viejos y de otras edades...todos los cuales han conectado sus tobilleras electrónicas a contactos y están sentados en alcobas, salas y sótanos de casas, apartamentos y remolques, en estacionamientos, refugios de indigentes, parques públicos, aeropuertos, estaciones de tren, salas de espera, oficinas, en las trastiendas de restaurantes de comida rápida, bajo pasos a desnivel y puentes peatonales —como si todos ellos fueran hojas temblorosas en las ramas grandes y pequeñas de un vasto árbol eléctrico cuya sombra cubriera todo el país—”.
...y tiren la llave
Las diversas leyes estatales y federales de “confinamiento civil” que se han aprobado desde 1990 son una burla de la noción de “cumplir tu sentencia” y de la pretendida rehabilitación. Por ejemplo, la “Ley Adam Walsh de Protección y Seguridad de los Niños” de 2006 posibilita la detención indefinida de cualquier prisionero federal —incluso si nunca ha sido convicto de ningún delito sexual— que haya cumplido su sentencia pero sea considerado mentalmente “anormal” y se crea probable que cometa algún delito sexual en el futuro.
En el artículo “When the Feds Decide Who’s Sexually Dangerous” [Cuando los federales deciden quién es sexualmente peligroso], publicado en The Atlantic (20 de mayo de 2010), Wendy Kaminer señala: “Quienes confían en la burocracia federal y creen que los funcionarios usarán su poder adecuadamente, con imparcialidad y buena fe, pueden sentirse protegidos por él; a los demás debe preocuparles que el gobierno pueda detener ciudadanos indefinidamente, sin juicios con jurado, basándose en especulaciones sobre su futura peligrosidad”. Díganselo a los prisioneros de Guantánamo.
Bajo algunas leyes estatales, los sometidos a confinamiento civil pueden tener derecho a un proceso ante un juez, pero no a un juicio con la posibilidad de preparar una defensa. La mayoría no recibe “tratamiento” y prácticamente nadie obtiene algo de él. ¡Incluso se dio el caso de un hombre de Wisconsin de 102 años que no pudo someterse a tratamiento por fallas en la memoria y problemas de oído!
Hasta 2007, dos mil 700 hombres estaban recluidos en centros de confinamiento civil. Para escapar de las garras de estas instituciones penales/“terapéuticas” en las que se encuentran sepultados, algunos prisioneros incluso solicitan ser castrados, como lo relata el artículo “The Science of Sex Abuse” [La ciencia del abuso sexual] de Rachel Aviv (The New Yorker, 14 de enero de 2013). La primera persona detenida bajo la Ley Adam Walsh, Graydon Comstock, cuestionó la legislación en un caso ante la Suprema Corte en 2010. Aviv observa: “Para cuando el caso fue atendido, cuatro años después de que la sentencia criminal de Comstock expirara, él tenía ya 67 años y padecía del corazón, de diabetes e incontinencia. Ya dos veces había solicitado ser castrado, creyendo que la operación ayudaría en su caso, pero se le dijo que no estaba médicamente justificada”. En años recientes, la Suprema Corte ha refrendado diversos estatutos del confinamiento civil.
El poderoso análisis de Aviv de los horrores del confinamiento civil gira en torno al caso real de un soldado solitario llamado John, que se hizo amigo en un chat room de “Indy-Girl”. Sí, era un policía encubierto. El soldado, invitado a un tentador picnic al aire libre, rápidamente fue capturado por la Unidad Militar de Investigaciones y el FBI. John fue sentenciado a 53 meses en una prisión federal por poseer pornografía infantil y por “usar Internet para inducir a un menor a tener sexo”. Pero entonces fue cuando empezaron sus verdaderos problemas.
Tras salir en libertad condicional, John recayó y volvió a mirar pornografía con menores, por lo que rápidamente fue sentenciado a otros dos años en prisión. Seguía preso cuando el Congreso aprobó la Ley Adam Walsh, por lo que se le transfirió a una prisión médica de Massachusetts y, sin audiencia legal, se determinó que era de “alto riesgo”. Así pasaron cuatro años. En 2011 comenzó su audiencia de confinamiento civil. Al año siguiente, un juez dictaminó que John era demasiado peligroso para ser liberado y lo condenó a un “confinamiento terapéutico” indefinido en el sistema carcelario federal. Desde entonces sigue en ese limbo, donde una “terapia” diaria lo alienta a declarar cada vez más historias fantasiosas para ganarse la aprobación de los siquiatras, historias que sólo contribuyen a incriminarlo. Vivir en una tienda de campaña bajo un puente parece un destino preferible.
Nuevas brujas, nuevos inquisidores
En Estados Unidos, con su vena profundamente puritana y su insidioso racismo, la combinación de sexo y raza siempre ha sido usada como medio de control social. El mito del hombre negro depredador acosando a mujeres y niños blancos se conjuró para mantener aterrorizada a la población negra cuando la ley linchadora imperaba en el Sur de Jim Crow. Con frecuencia se ha recurrido a leyes antisexo para poner a hombres negros tras las rejas, incluyendo a celebridades como el boxeador Jack Johnson en 1912 y a Michael Jackson en 1994 y de nuevo diez años después.
Las cruzadas antisexo fueron una de las armas que se usaron para revertir las conquistas de las luchas por los derechos civiles y para apagar el descontento social de los años sesenta y principios de los setenta, especialmente el provocado por la Guerra de Vietnam. Tras tomar posesión en 1977, el gobierno demócrata de Jimmy Carter desató un asalto de reacción social interna mientras llevaba a la Casa Blanca el fundamentalismo religioso de los “renacidos”. Bajo el lema de los “derechos humanos” lanzó también la Segunda Guerra Fría del imperialismo estadounidense con el objetivo de destruir a la Unión Soviética.
La siguiente década presenció una de las cacerías de brujas más terribles y peculiares de la historia estadounidense: la histeria respecto al “abuso satánico” en las guarderías, que le arruinó la vida a cientos de hombres, mujeres y niños. El auge de esta cacería de brujas, que se extendió hasta principios de los años noventa, coincidió con la reacción reaganista —la cual, entre otras cosas, intentó enviar a las mujeres de vuelta a los hogares—. Se recortaron los fondos para el bienestar social y otros programas sociales, como las guarderías y preescolares para madres trabajadoras, provocando enormes dificultades y daños a las mujeres y los niños. El pánico del “abuso satánico” sirvió para encubrir un abuso real por parte del gobierno.
En el juicio más largo de la historia estadounidense, que se extendió de 1986 a 1990, el caso de la escuela preescolar McMartin, los niños testigos contaron historias de sacrificios animales, orgías, pasadizos secretos, mutilación de cadáveres y otras ficciones. El caso comenzó en 1983, y para el año siguiente el gran jurado había reunido 354 declaraciones que implicaban hasta 369 supuestas víctimas, mientras la policía anunciaba una enorme conspiración criminal. Más de 70 personas fueron condenadas injustamente. Mientras tanto, decenas de otros casos de “satanismo” barrieron el país, desde el condado de Kern en California, hasta Fells Acres en Massachusetts y la guardería Little Rascals de Carolina del Norte. En estos casos no se encontró evidencia alguna. Los acusados eran completamente inocentes, como señalamos entonces (a diferencia de prácticamente todo el resto de la izquierda) al defender a los trabajadores de las guarderías. Los Friedman fueron arrestados en medio de esa cacería de brujas.
Los liberales y feministas burgueses ayudaron a impulsar esa locura. Aunque se presentan como protectores de las mujeres y los niños, su remedio es pedirle al estado leyes más numerosas y más duras, así como más vigilancia policiaca. La versión más extrema de esa misma política fue el libro de 1975 de Susan Brownmiller, Against Our Will [Contra nuestra voluntad], famoso por su aseveración de que la violación es la principal forma en que todos los hombres controlan a todas las mujeres. Su propuesta: más mujeres policías.
En los años setenta y ochenta, los florecientes escuadrones de dios, dirigidos por gente como el fundamentalista católico Patrick Buchanan y el líder de la Mayoría Moral Jerry Falwell, se movilizaban contra el aborto y declaraban que el sida era un castigo de dios a los gays. Mientras los fanáticos de derecha sitiaban las clínicas de aborto, los feministas apuntaban contra la pornografía y un imaginario abuso satánico. Al impulsar este programa antisexo, los “progresistas” entablaron una alianza temporal con los evangélicos.
El estado respondió gustoso. En 1974, el demócrata Walter Mondale promovió la Ley de Prevención y Tratamiento del Abuso Infantil, que obligaba a los terapeutas, maestros y trabajadores sociales a informar a la policía de cualquier indicación de abuso. Así, se suponía que cientos de miles de educadores y trabajadores sociales actuarían como auxiliares de la maquinaria de represión del estado capitalista. En los años ochenta, el procurador general de Reagan, Edwin Meese, lanzó una gran campaña contra la pornografía, con bastante ayuda de sus aliados liberales. Con Internet, las cosas no hicieron sino empeorar. En los últimos quince años, las sentencias federales por posesión de pornografía infantil han aumentado en extensión más de 500 por ciento y pueden ameritar hasta cadena perpetua, la sentencia que suele darse al homicidio en primer grado.
Entre las feministas más prominentes que impulsaban las reaccionarias campañas antiporno estaba la fundadora de la revista Ms., Gloria Steinem, quien empezó su carrera como informante de la CIA. La despreciable Steinem también se subió con furor al tren del ritual satánico y la memoria reprimida. A mediados de los ochenta financió una excavación que los padres de familia de la escuela preescolar McMartin realizaron en busca de los (inexistentes) túneles y calabozos de los que habían hablado sus hijos bajo coerción. En 1993, Ms. salió con el encabezado: “El abuso ritual de las sectas existe —¡Créanlo!”.
En 1995, Steinem narró el documental de HBO The Search for Deadly Memories. Los apócrifos “recuerdos recuperados” de abuso cumplieron una función perniciosa en numerosos casos. Estos “recuerdos reprimidos”, como los llaman los trabajadores sociales fraudulentos, son la versión secular liberal de la histeria religiosa. Como materialistas convencidos, no nos lo creímos. Como señalamos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”, las técnicas que supuestamente revelan traumas reprimidos han demostrado ser excelentes para inducir recuerdos falsos, especialmente en niños pequeños y susceptibles. En ocasiones, es la policía quien implanta los supuestos recuerdos en el curso de los interrogatorios, como ocurrió en el caso Friedman. Los traumas verdaderos realmente trauman a la gente, que tiende a recordarlos.
El sexo, el matrimonio y la familia
¿Cómo es que la expansión de la tolerancia (salvo en reaccionarios endurecidos y fanáticos religiosos) respecto al matrimonio gay puede coexistir con una implacable cacería de brujas antisexo? Esto se debe a que el matrimonio, un contrato legal, es uno de los principales sostenes sociales del estado burgués. En una presentación el pasado mayo, David Thorstad, quien en 1978 estuvo entre los fundadores de la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), señaló la desbandada del movimiento radical gay:
“El anterior desafío a la heterosupremacía, dirigido a liberar la sexualidad reprimida de todos, ha sido remplazado por un enfoque conservador y convencional por la aceptación de la sociedad capitalista heterosupremacista. Donde esto es más obvio es en la búsqueda del matrimonio y la participación abierta en instituciones opresivas como el ejército, así como los llamados a fortalecer las fuerzas represivas del estado mediante las leyes contra los llamados crímenes de odio”.
Así, en la búsqueda de la respetabilidad burguesa, las marchas del orgullo gay acogen contingentes de policías gays, cuyo trabajo incluye el arresto de “delincuentes sexuales”. Mientras tanto, los organizadores de las marchas vetan a organizaciones como NAMBLA, que llama por la despenalización de las relaciones consensuales entre hombres adultos y menores de edad.
A diferencia de los feministas, el establishment gay y, asquerosamente, la mayor parte de la izquierda “socialista”, nosotros siempre hemos defendido a NAMBLA y a sus miembros tanto de la represión estatal como de la victimización por parte de los patrones. Se trata de algo más que una cuestión de “libertad de expresión”. Muchísimos jóvenes, torturados y confundidos por sus propios sentimientos, en conflicto con la severidad represiva de esta sociedad, encontrarían reconfortante hablar de estas cosas con personas más experimentadas, como lo han hecho generaciones anteriores. En esta época, sin embargo, tener cualquier tipo de intimidad intergeneracional es jugar con fuego.
En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [Juventud, sexualidad y la izquierda], Sherry Wolf de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se sumó al linchamiento de Thorstad acusándolo de ser “el más constante y sonoro defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Conservando la premisa reaccionaria de las leyes de la edad de consentimiento, Wolf cita su libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation [Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT]: “Es incongruente que un niño dé verdadero consentimiento, libre de la desigualdad de poder, a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, los adultos y los niños no se enfrentan como iguales en lo emocional, lo físico, lo social o lo económico. Los niños y los adolescentes más jóvenes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder necesarios para tomar decisiones verdaderamente libres en sus relaciones con los adultos. Sin ello, no puede haber verdadero consentimiento”.
No importa que la mayoría de las relaciones entre adultos no cumpla con este criterio de consentimiento. En cuanto a la afirmación de Wolf de que “los adolescentes maduran a distintas edades”, ¿quién debe determinar la edad adecuada para la actividad sexual en una especie en la que esta edad ha estado, durante el 99 por ciento de su existencia, muy por debajo de la supuesta “edad de consentimiento” de la actualidad? Bajo el inhumano status quo capitalista, se asume que es el estado. Para los comunistas, es el ABC el oponernos a la intervención del gobierno en la vida privada de la gente y defender a cualquier grupo que luche por aumentar la libertad en las relaciones sexuales. Esto es una expresión del ideal de la vanguardia leninista como tribuno del pueblo. La ISO y cía. bailan a un son diferente, acomodándose a los valores burgueses y a la cacería de brujas contra aquéllos cuyas proclividades sexuales se consideran verboten [prohibido, en alemán en el original].
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels rastreó el surgimiento simultáneo de la familia y el estado como medios que la clase propietaria usó para consolidar y reproducir su poder cuando emergió de la sociedad humana primitiva. La monogamia de la esposa era necesaria para asegurar la paternidad para la transmisión hereditaria de la propiedad. Actualmente, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer. A los niños, la familia debe imbuirles la sumisión y el respeto por la autoridad, lo que frecuentemente engendra frustración y violencia. Como escribimos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”: “Las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos, como la nuestra, claramente no encajan con la rígida monogamia heterosexual que constituye el fundamento ideológico de la institución de la familia, reforzada por la religión organizada”.
La mayor parte del terrible daño que se inflige a los jóvenes y las mujeres tiene lugar en el seno de la familia. Sin embargo, en esta sociedad capitalista, la familia suele ser lo único que le queda a uno. Son escasos los servicios alternativos que la sociedad provee para criar a los hijos o cuidar a los enfermos y a los ancianos.
El fanatismo antisexo y la perversa persecución estatal persistirán mientras imperen la propiedad privada y la producción por ganancias. El estado capitalista no puede ser reformado para que sirva a los intereses de los explotados y los oprimidos. Debe ser barrido y sobre sus ruinas debe erigirse un estado obrero basado en la expropiación de los medios de producción. Para erradicar la opresión de la mujer y de los homosexuales, se requiere construir una sociedad socialista donde las funciones de la familia sean colectivizadas —guarderías y cocinas comunales, atención médica gratuita y de calidad, etcétera— liberando a la mujer de la carga de la crianza de los niños y de la esclavitud doméstica. En cuanto a lo que una sociedad racional conservaría de las relaciones sexuales, y de las relaciones sociales en general, los marxistas compartimos la amplitud de la visión que expresó el fallecido Gore Vidal (a quien tanto echamos de menos) en su artículo “Pink Triangle and Yellow Star” (Triángulo rosa y estrella amarilla, The Nation, 14 de noviembre de 1981):
“Cualquiera que sea el arreglo al que llegue la sociedad del futuro, debe reconocerse que los niños que lo necesiten serán criados con bastante más cuidado que hoy, y que a los adultos que no deseen ser padres ni madres debe dejárseles en paz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/delincuentes.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.13 10:22 EDUARDOMOLINA A Pedro le va a dejar hasta Heidi. Los partidos de izquierdas, han constatado un hecho que claramente la ciudadanía conocía desde hace muchos años, han comprobado que el Partido Socialista Obrero Español, ni es socialista, ni es obrero. Ni es laico ni es republicano.

http://alcantarillasocial.com/pedro-le-va-dejar-heidi/
"El día 26 de junio, los españoles tendremos que volver a enfrentarnos a ese hecho tan democrático como son unas elecciones generales. Hemos sido testigos de la legislatura más corta de nuestra historia y contando con que ésta vez los números políticos cuadren, habremos tenido un gobierno en funciones con más de seis meses de vida. Existen, en el terreno político, muchas formas de leer las
mismas circunstancias. Los partidos de izquierdas, han constatado un hecho que claramente la ciudadanía conocía desde hace muchos años, han comprobado que el Partido Socialista Obrero Español, ni es socialista, ni es obrero. Ni es laico ni es republicano. Su nuevo líder y candidato a la presidencia del gobierno, ha demostrado en poco más de una semana que sus buenas palabras de la campaña electoral, no eran tan buenas y no eran palabra. En medio de unas negociaciones para formalizar un gobierno apoyado en los partidos que se sitúan a su izquierda (es decir, a la izquierda, así en general) sus colaboradores andaban “quedando” con la joven derecha de los amiguetes que todos tienen y que forman el IBEX 35 y firmaban un acuerdo que quisieron vender a los demás poniendo ojitos de carnero degollado. Como se les recordó en el Congreso, no se puede hacer política social de izquierdas con políticas económicas de derechas. Es verdad que no se puede porque además los veinte años de gobiernos socialistas lo han demostrado.
El PSOE y sus líderes, así como los ingenuos votantes que les quedan han vendido durante toda su vida, hechos de política social de relevancia para demostrar su profundidad izquierdista. Pero los que tenemos cierta edad y sobre todo cierta memoria no se nos puede olvidar que las políticas económicas neoliberales comenzaron, continuaron y se afianzaron, gracias a ellos. Vivir toda la vida de la ley del aborto, del divorcio o del matrimonio homosexual, no es suficiente para esconder una política económica desastrosa que abrió el camino para que los gobiernos del PP terminasen de afianzar. La clarísima venta de nuestro sector primario para poder entrar en el club de neoliberales más exclusivo del mundo como es la hoy UE, la reconversión industrial, que llevó la cota de paro cerca del 20%, el inicio de la privatización de empresas públicas que terminó nuestro amigo Aznar o una ley de educación que permitió a las confederaciones religiosas asegurar un dinero público y una permanencia casi infinita en el adoctrinamiento de niños y jóvenes. Como olvidar la entrada en el OTAN, sus fotos con los mayores dictadores del planeta, una política fiscal sin progresividad, casos de corrupción política abrumadores, el artículo 135 de la Constitución y su reforma cargada de nocturnidad y alevosía, y un etcétera tan largo que se nos va de las manos. Sin olvidar, qué en sus años de gobierno, sus propios muertos continuaron en sus tumbas-cuneta de las que ahora están empezando a salir gracias a una presión popular que lleva incontables años de lucha.
Pedro Sánchez es el heredero de unos políticos que en sucesivas ocasiones han tenido en su mano la llave para convertir éste país en un país digno y moderno. Pero el peso de sus terribles y nefastas políticas es una mochila qué en vez de aligerarse con los años, se ha ido llenando hasta hacer de su portador una marioneta a la qué para caminar, hay que ponerle una cruceta y unas cuerdas. Pedro Sánchez es el político que tiene las manos más atadas de todos los que hoy se sientan en el Congreso. La propia estructura de gobierno de su partido es una traba para él.
En España, la mayoría de la gente cuando habla del PSOE habla de Felipe González, el héroe que llegó para salvarnos de los políticos y militares franquistas y de las bandas de rojos que flotaban por el ambiente, allá por 1982. Pero ese héroe y sus hazañas, junto con las de José Luis Rodríguez Zapatero, pesan en la espalda de Pedro haciendo inútiles sus movimientos. Quiero pensar qué en su casa, con Begoña, Pedro es socialista incluso con su participación en Caja Madrid, que no es moco de pavo. Pero en el Congreso, de la mano de Albert Rivera, su imagen es totalmente la contraria. Intentar que los partidos de izquierda tradicional o los nuevos partidos, que han ido recogiendo a ese votante que está hasta los mismísimos de las viejas y de las nuevas mentiras del PSOE, no se lo tragan. Al inicio de la brevísima legislatura, todos hemos leído, escuchado o entendido a los grandes dinosaurios psoeístas, vender la cordura de futuros pactos con el PP y C´s que dejasen fuera a las hordas de rojos comunistas proetarras que están al otro lado. Sin embargo, los números no le dan, o puede que después del 26J si le den, nunca se sabe. La política hace extraños compañeros de cama y a veces no tan extraños.
Pero si el fiasco que anuncian las encuestan hacen del PSOE la tercera fuerza política, Pedro Sánchez deberá buscar trabajo. No solo porque su conciencia, si es que le queda algo después de mentirse tanto a sí mismo, se lo pida. Es que su partido sacrificará su cabeza sin ningún pudor para colocar a otro candidato o candidata cuyo perfil sea más ajustado a ese margen de movimientos que le permitiría gobernar de la mano de sus amigos del PP y C´s. Ese fue desde el principio el posible y verdadero acuerdo socialista. Quizá han dejado que Pedro vendiera una moto que no arranca, para salvar a los pocos votantes fieles que le quedan y qué al parecer, no van a perder, porque la venda que se pusieron en los años ochenta delante de los ojos, sigue sin caer por mucha mierda que acumule encima. Una venda que se deshilachará definitivamente ya sin ningún pudor, el día que el PSOE pierda la S y pierda la O."
Artículo de @Belentejuelas para Alcantarilla Soc
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]